SANTA FE

Leegstra se fue de la policía ovacionado y aplaudido por la tropa

La asunción del nuevo jefe de Policía, Ricardo Daniel Cáceres, se convirtió en una clara expresión de apoyo a Leegstra y en un síntoma del malestar que el ministro de Gobierno Rosúa se encargó de negar en público.

La decisión de Jorge Obeid de echar al jefe de Policía de la provincia, Gabriel Leegstra por criticar a un protegido de la jueza federal Laura Cosidoy, el comisario Alejandro Franganillo, podría tener un efecto dominó. El jefe de la Unidad Regional I de La Capital, comisario Juan Faustino Ruiz, ya pidió su pase a retiro y otros jefes regionales podrían imitarlo, en un gesto de solidaridad con el desplazado. El malestar que provocó la cesantía de Leegstra obligó ayer al ministro de Gobierno, Roberto Rosúa, a salir al cruce. "Yo hablé con todos los jefes de las unidades regionales que son los que tienen (tropas) a su mando y como dirían en la época de los militares, respondían a los mandos naturales", ironizó Rosúa. Sin embargo, la asunción del nuevo jefe de Policía, Ricardo Daniel Cáceres, se convirtió en una clara expresión de apoyo a Leegstra y en un síntoma del malestar que Rosúa se encargó de negar en público. "Me voy con la frente en alto y las convicciones intactas", dijo el desplazado. Y desató el aplauso de sus subalternos que lo ovacionaron durante varios minutos.

Cáceres asumió su cargo en el salón Blanco de la Jefatura de Santa Fe. Fue un acto atípico, tenso y emotivo, en la que un oficial llegó a romper filas para abrazar a Leegstra, quien tuvo que hacer un esfuerzo para contener la emoción. El único enviado de la Casa Gris fue el subsecretario de Seguridad Pública, Gustavo Peters, que puso en funciones a Cáceres y después, también se abrazó con Leegstra.

Cáceres tampoco habló en la ceremonia, el único orador fue Leegstra. "Mis palabras son sólo de agradecimiento. Me siento orgulloso de haber sido jefe de Policía de la provincia de Santa Fe. Me voy con la frente en alto, con mis convicciones intactas, con el convencimiento de haber hecho lo mejor posible en esta función, de haber dado todo y de haber hablado con la verdad cada vez que he tenido que dar alguna explicación pública", aseguró.

Leegstra agradeció "al personal policial en todas sus jerarquías" y los convocó a apoyar "la conducción de Cáceres que ha sido parte de mi equipo para que queden en claro cuáles son nuestros objetivo y adónde queremos llegar". Y siguió una ovación de varios minutos, en que un oficial hizo caer el protocolo cuando rompió filas para abrazar a Leegstra.

Leegstra volvió a ratificar las expresiones llevaron a Obeid a echarlo del cargo. "Como funcionario, es una decisión justa, el gobernador la puede tomar tranquilamente. Pero, como hombre, ya tendré oportunidad en algún momento de hablar con el señor gobernador y ver estas cuestiones", advirtió.

El propio ex jefe de Policía admitió que su desplazamiento provocó desagrado en la fuerza. "Siempre hay un debate interno en la fuerza, sea quien sea el dirigente, sobre todo en este momento que hay una transición muy fuerte en la Policía por el cambio de leyes". De todas maneras, y pese a la decisión de Obeid, Leesgra aseguró que "hoy la Policía está tranquila. Puede haber disgustado la determinación, pero de ninguna manera hay alguna reacción".

Pero Leegstra no pudo negar que varios jefes de unidades regionales están dispuestos a renunciar a sus cargos y acompañarlo en su paso al costado. Ayer, trascendió que uno de los que pidió el pase a retiro es el jefe de la Unidad Regional I, comisario Juan Faustino Ruiz. "Hay muchos jefes que me plantearon la decisión de retirarse conmigo por entender que se acababa una gestión. Pero les pedí que continúen, porque esta gestión termina el 10 de diciembre", explicó.

-¿Y cómo toma estas expresiones de apoyo?

-Con orgullo porque demuestran que se identifican con una conducción -dijo Leegstra.

-¿Esperaba otro tipo de respuestas del gobernador Obeid?

-Lo que tenemos que rescatar es que al menos se me dio una explicación, puedo estar de acuerdo o no, pero se me dio una explicación sobre los motivos por los cuales se me relevó del cargo.

-Y si sabía que éste era el resultado, ¿hubiera actuado de la misma manera?

-Sí, hubiera actuado igual, de la misma manera. Soy firme en mis convicciones. Y cada vez que tuve que dar una explicación pública lo hice.

-El ministro de Gobierno dijo que usted realizaba una gestión prolija y que sus declaraciones sobre Franganillo eran desafortunadas pero ciertas.

-Sí, así es. En esto, el gobierno ha sido claro: el relevo no se produce por un cuestionamiento a mi gestión, sino por que al señor gobernador le disgustaron mis expresiones en los medios con respecto al sumario al jefe de Drogas Peligrosas de Rosario. Pero yo sólo dije la verdad y fundado en ley.

-Entonces, ¿no se arrepiente en nada de lo que dijo y cómo lo dijo?

-No, me arrepiento de nada. Además, entiendo que la medida del gobernador fue política.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.