SANTA FE › SILVIA SIMONCINI EN EL MINISTERIO QUE CONDUCE OCAÑA

Premiada con cargo nacional

 Por Sonia Tessa

La ex ministra de Salud de la provincia, Silvia Simoncini, fue designada como Subsecretaria de Prevención y Control de Riesgos del Ministerio de Salud de la Nación, a cargo de Graciela Ocaña. Su llegada a la gestión central, pocos días después de dejar la cartera provincial, se debió a sus buenas relaciones con el viceministro del área, Juan Carlos Nadalich, y la ponderación positiva que hizo la propia Ocaña. Simoncini tendrá a su cargo las áreas de Epidemiología, así como las direcciones nacionales de Emergencia Sanitaria, de Sida, de Control de Tabaco, de prevención de Enfermedades y Riesgos y de Protección de la Salud. La funcionaria, que hoy ocupa un cargo de segunda línea en el gobierno nacional, fue una de las más cuestionadas durante el gobierno de Jorge Obeid.

En agosto de 2006 fue la única ministra de Salud provincial de todo el país que se negó a firmar un documento del Consejo Federal de Salud (Cofesa) respaldando la garantía del aborto no punible a las dos jóvenes discapacitadas, de Mendoza y Guernica (provincia de Buenos Aires), que habían sido violadas. Entonces, la funcionaria argumentó que había considerado ese documento "poco oportuno" porque el tema no se había tratado en el gabinete provincial. Aunque sus colegas lo firmaron sin haber cumplido con ese requisito.

En diciembre de 2005, la llegada de Simoncini resultó contrastante con la gestión que había realizado Juan Héctor Sylvestre Begnis, quien impulsó la puesta en marcha del programa de salud sexual y reproductiva, la despenalización del aborto y un programa de prevención del tabaco que fue pionero en todo el país. Cuando el funcionario fue electo diputado nacional, en diciembre de 2005, Simoncini fue elegida por Obeid para ocupar el cargo. Hasta ese momento se desempeñaba como directora del hospital Provincial de Rosario. Su experiencia en la salud pública es vasta, ya que fue directora provincial de Entes Comunitarios del Ministerio de Salud en 1991, durante los dos primeros años del primer gobierno de Carlos Reutemann y Secretaria de Salud de la Municipalidad de Puerto General San Martín, entre 1995 y 2001.

Sin embargo, durante la gestión de Simoncini como ministra, las organizaciones no gubernamentales que trabajan en salud sexual y reproductiva cuestionaron la aplicación del programa provincial, con deficiencias en la distribución de insumos enviados por el gobierno nacional y la ausencia de planes de prevención y difusión.

El caso más emblemático durante la gestión de Simoncini fue el de Ana María Acevedo, la joven que murió el 17 de mayo pasado en el hospital Iturraspe de Santa Fe porque no recibió tratamiento para el cáncer de maxilar que sufría, debido a que estaba embarazada. Los responsables del centro de salud se negaron a practicar un aborto terapéutico, aún cuando el Código Penal determina claramente que se trata de una práctica no punible si está en riesgo la salud de la madre. El entonces director del hospital, Andrés Ellena, indicó que el Ministerio de Salud recomendaba recurrir a la Justicia en esos casos. Todo lo contrario de lo indicado por los médicos sanitaristas de todo el país, inlcuido el ex ministro nacional, Ginés González García.

La magnitud de lo ocurrido determinó que Simoncini debiera brindar informes ante la Legislatura provincial. Sus explicaciones resultaron insatisfactorias incluso para los legisladores oficialistas. De hecho, la diputada socialista Lucrecia Aranda la acorraló con sus preguntas. Y luego pidió su renuncia, aunque Obeid la sostuvo hasta el último día. Incluso, la ministra fue candidata a senadora provincial por el departamento Rosario en la lista que presentó el Frente para la Victoria el 2 de septiembre.

La despedida de Simoncini de la gestión tampoco fue apacible. Pocos días antes del término de su mandato, las abogadas de la familia de Ana María Acevedo iniciaron un recurso administrativo, como paso previo a un juicio civil, para que se determine la responsabilidad del Estado en la muerte de la joven. "Queremos que queda claro que Obeid y Simoncini dejan muchas deudas en cuanto a la salud de las mujeres. Se llevan la muerte de Ana María Acevedo", puntualizó la abogada Lucila Puyol.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.