SOCIEDAD › A MAS CUATRO AÑOS DE INAUGURACION DEL PUENTE QUE LA UNE A ROSARIO

Victoria vive su propio boom

La población creció un 5 por ciento y la economía de la ciudad incorporó al turismo como una de sus principales actividades.

 Por Guillermo Lanfranco

Desde Victoria

A cuatro años y medio de la habilitación de la obra, la ciudad de Victoria aparece como la principal beneficiaria del enlace vial que la une a Rosario, con un balance provisorio donde las ganancias son superiores a las pérdidas para los habitantes de esa ciudad, superando las amenazas para su calidad de vida que se temieron a fines de los `90, antes de la inauguración del puente. "Estamos teniendo un crecimiento anual entre el 5 y el 6 por ciento y estimamos que en diez años se duplicará la población", evalúa el intendente César Gracilazo. La economía de la ciudad ha ido incorporando al turismo como una de sus principales actividades y muestra altos indicadores de empleo. La metrópoli rosarina aparece como la gran tributaria del boom que vive Victoria, aunque cada vez más se hace presente el aporte de otras regiones, como la provincia de Buenos Aires.

Quien haya recorrido los 60 kilómetros del enlace vial ni bien se habilitó, el 23 de mayo de 2003, y lo haga nuevamente ahora, notará cambios importantes en el extremo este de la ruta. Al mayor movimiento comercial y de vehículos que se hace evidente en el centro de la ciudad, se suman numerosas obras en construcción en distintas zonas del radio urbano de Victoria. Y un ambiente general de actividad que contrasta con la calma pueblerina de cinco años atrás. "Estamos viviendo una crisis de crecimiento", asegura el intendente Garcilazo, confiado más en los efectos positivos que negativos del presente.

El crecimiento tiene al turismo como uno de sus principales motores. De las 1200 plazas de alojamiento disponibles cuatro años atrás (incluido un hotel cinco estrellas), actualmente se alcanzaron las 2500. Y de 1200 cubiertos en locales de comida, se llega ahora a 4500. Los atractivos turísticos, que se centran en la costanera, la abadía, el casino y el turismo rural, se ampliarán este año con la inauguración de un parque termal, al estilo de otras localidades de Entre Ríos, como Colón, La Paz o Federación.

El principal imán de la ciudad es el hotel-casino, con un promedio de 4000 apostadores diarios. Si bien los jugadores no son asimilables a la categoría de turistas, Gracilazo asegura que "más de dos millones de personas visitaron Victoria gracias al casino" y descarta que la futura apertura de un centro de juego en la ciudad de Rosario pueda afectar la actividad de Victoria porque "el 85 por ciento de la gente es adicta al juego, lo hemos comprobado con estadísticas (sic)". Del total de visitantes a Victoria, el 65 por ciento proviene de Rosario y el resto se distribuye entre bonaerenses y cordobeses.

Gracia Jarovlasky tuvo un período como intendenta radical de Victoria a fines de los `90, en plena construcción del puente. Ahora desde la actividad privada se sumó a la ola turística restaurando una casa antigua, donde ofrece arte, cultura, historia y terapias alternativas. "Ni bien se inauguró el puente hubo un caos importante en todo sentido -recuerda-; aunque se demandaba el vínculo, la afluencia violenta de gente provocó una situación de inestabilidad emocional y pública, porque nada estaba adecuado. Es como en la vida, uno cree que se prepara para determinadas situaciones, pero cuando ocurren, se da cuenta que no estaba listo".

La hija del recordado dirigente radical César Jarovlasky agrega que "al principio no había servicios, la gente no estaba adaptada psicológicamente, pero de a poco toda ha ido encauzándose" y reconoce que algunas características de pueblo chico se van perdiendo: "Yo me crié aquí pero algunas veces por la calle no conozco a nadie. Todos los fines de semana ves mucha gente de afuera. Y aunque no sufrimos grandes problemas de seguridad, eso de dejar la puerta de calle abierta ya no se ve como antes. Aunque yo he dejado la llave puesta en el auto toda una noche y no pasó nada".

La seguridad propia de una ciudad de pequeña escala del interior está alentando un extraño fenómeno migratorio, según indica Miguel Guridi, titular de una de las principales inmobiliarias de Victoria. "En los últimos dos años registramos 50 casos de personas del Gran Buenos Aires que decidieron venirse a radicar acá para mejorar su calidad de vida, cansados de estar encerrados en su casa por los problemas de seguridad. Muchos son jubilados que se vienen solos, sin tener parentela en Victoria", señala.

Por otro lado, el boom ha modificado exponencialmente los valores de tierras e inmuebles. Una hectárea de campo que a mediados de los `90 rondaba los mil dólares, hoy se cotiza a 5000. Incluso algunos proyectos de inversión están frenados porque no encuentran terrenos a valores convenientes. Y más de 500 casas entraron al mercado después que sus propietarios resolvieron a los apurones cuestiones de sucesión o herencia, para montarse rápidamente en la ola.

La actividad económica en crecimiento es el principal atractivo para la llegada de nuevos habitantes -se estima que la población pasó de 28.000 a 37.000 personas en los últimos tres años-. Y la puesta en marcha de una planta de biodiesel donde antes había un ingenio azucarero, más la habilitación del centro termal, prometen generar cerca de un millar de nuevos puestos de trabajo dentro de este año. "Acá no trabaja el que no quiere", apela a un lugar común Guridi, destacando que "los carpinteros, electricistas y albañiles te dan turnos para dentro de tres meses".

Tanto cambio ha llevado al intendente a ingresar al mundo de los planes estratégicos. "Encaramos un master plan de la costa, con un frente de 7 kilómetros, previendo un desarrollo planificado para los próximos doce años -señala Garcilazo-. Estamos a 60 kilómetros de una ciudad como Rosario que con su puerto está al pie del mar. Y las vías de comunicación, como este enlace vial, son las que hacen crecer a los pueblos".

Aunque, vaya paradoja, las rutas siguen siendo el principal déficit de la región, como de toda la provincia entrerriana. Por eso en esta semana el intendente, junto al gobernador, tienen previsto entrevistarse con el ministro de Planificación nacional, Julio De Vido, para solicitarle inversiones destinadas a mejorar los caminos de acceso a Victoria.

Compartir: 

Twitter
 

Miles de rosarinos han recorrido los 60 kilómetros del enlace vial desde mayo de 2003. La metrópoli rosarina aparece como la gran tributaria del gran momento que pasa Victoria.
SUBNOTAS
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.