SANTA FE

"Hoy empezamos a cumplir algunas de las cosas que habíamos propuesto"

"Podemos exponer algo de política de fondo que no sea más de lo mismo", dijo ayer el ministro de Seguridad al anunciar que Santa Fe se suma al Programa nacional de Desarme Voluntario.

 Por Juan Carlos Tizziani

Ya es un secreto a voces en la Casa Gris que el ministro de Seguridad, Daniel Cuenca, está en la cuerda floja desde que asumió el cargo. Ayer, volvió al centro de la escena oficial ﷓el salón Blanco﷓, pero para firmar un convenio con el director del Registro Nacional de Armas (Renar), Andrés Meizner, que convirtió a Santa Fe en la primera provincia del país que llevará el Programa de Desarme Voluntario hasta el último rincón santafesino. "Hoy podemos decir que empezamos a cumplir algunas de las cosas que habíamos propuesto (en la campaña). Podemos exponer algo de política de fondo que no sea más de lo mismo", sorprendió el ministro. Una confesión cruda de que en los primeros 100 días de gobierno sólo hubo "mas de los mismo", en su área. El acuerdo con el Renar significará multiplicar las bocas de entrega de armas, sobre todo con puestos móviles en Santa Fe y Rosario, que podría elevar ﷓y mucho﷓ las 7.700 que se recuperaron hasta ahora en la provincia. "No queremos al ciudadano armado. No queremos que los conflictos se solucionen por mano propia. Queremos una sociedad pacífica, donde el arma sólo la tiene quién está entrenado para ello y pueda cuidar nuestras vidas e intereses. Este es el planteo político de fondo de este gobierno", afirmó Cuenca.

El acto preanunciaba otro duelo político entre Cuenca y el intendente de Santa Fe, Mario Barletta, quien participó desde la primera fila. Pero ﷓al final﷓ no hubo ni amagues. El primer round se produjo hace diez días, en medio de una ola de crímenes y robos, cuando Barletta reclamó en público que Santa Fe "debe recuperar el orden y la tranquilidad". Y 24 horas después, el gobernador Hermes Binner utilizó el elogio para respaldar al ministro. "Quiero encontrarme con el doctor Cuenca para felicitarlo porque hay hechos auspiciosos en los que la policía de Santa Fe demostró su idoneidad y su trabajo sin pausa para mejorar la seguridad que es una de las grandes deudas y demandas de la población", dijo el mandatario. Nadie explicó cuál eran los supuestos logros de su ministro.

Ayer, poco antes del acto, había trascendido una encuesta de la Universidad del Litoral ﷓que Barletta gobernó hasta diciembre﷓ con un resultado sorprendente: la mayor parte de los policías de Santa Fe y Rosario no están en las calles sino en las oficinas. De cada diez uniformados, cuatro de ellos cumplen tareas burocráticas, según un trabajo de investigación que realizó el programa Delito y Sociedad de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la UNL. Barletta esquivó el tema y Cuenca admitió que era "mucha la gente asignada a tareas administrativas" y prometió un reordenamiento de personal en el futuro. En el acto no estuvo Binner para respaldar a su ministro.

Tras la firma del convenio, el director del Renar tiró algunas flores. "Para mi es una satisfacción haber encontrado en el gobierno de Santa Fe la voluntad política para llegar con este Programa de Desarme a toda la provincia. Es una expectativa y nos pone muy contento que Santa Fe sea la primer provincia que nos da la posibilidad de trabajar en forma mancomunada con el tema educativo", dijo Meizner. Y después reveló que hasta ahora se habían recuperado casi 78 mil armas en el país y más de 7 mil 100 en la provincia. "Es menos materia prima para los delincuentes. Esa es la realidad. Porque muchas de esas armas son frutos de robos y hurtos en las casas de familias que terminan en manos de delincuentes".

Después le tocó a Cuenca, quien sorprendió con una confesión. "Hoy es un día en que uno puede decir que empezamos a cumplir muchas de las cosas que habíamos propuesto", dijo el ministro. "Estoy satisfecho porque hoy podemos exponer algo de política de fondo que no sea más de lo mismo. Este compromiso con el Renar apunta específicamente al tratamiento de la no violencia. No queremos una sociedad armada, aún contra todos estos pronósticos agoreros que escuchamos todos los días, nuestra política es de no violencia", insistió.

"El uso de la violencia estatal lo tiene la institución estatal que está reglada y limitada por la ley. Sólo ella tiene el depósito de la violencia pública. El ciudadano no tiene que tener el uso de la violencia. Por ello, es muy importante transmitir qué política de seguridad queremos en el tema armas. No queremos al ciudadano armado. No queremos que los conflictos se solucionen por mano propia. Queremos una sociedad pacífica, donde sólo el arma la tiene quién está entrenado para ello y pueda cuidar nuestras vidas e intereses. Este es el planteo político de fondo de este gobierno", señaló Cuenca.

"Vamos a estar en toda la provincia con el Renar, buscando un desarme voluntario, transmitiendo el mensaje de que no debe haber armas en las casas, transmitiendo la idea de la solución pacífica de los conflictos. La tarea no fácil y más, en los momentos difíciles que nos toca en materia de seguridad. Pero debemos diseñar políticas de fondo que aunque puedan ser a mediano y largo plazo muestran la voluntad política en el uso de la violencia: no queremos ciudadanos armados. Sabemos los nefastos resultados de la proliferación de armas en el ciudadano común, sea por su ineptitud, sea por su nerviosismo, sea por el uso delictivo. Todo es negativo en el uso del arma en el ciudadano", concluyó el ministro de Seguridad.

Compartir: 

Twitter
 

Cuenca firmó un convenio con el director del Registro Nacional de Armas (Renar). "La tarea no fácil y más, en los momentos difíciles que nos toca en materia de seguridad".
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.