SANTA FE

El liquidador de Aguas se despidió con críticas al gobernador Obeid

Gregorini dijo que la concesión de Suez en Santa Fe termina "con toda dignidad y transparencia". "Creo que hice todo lo que pude para que las cosas salieran lo mejor posible", explicó.

La concesión de Suez en Santa Fe termina "con toda dignidad y transparencia", dijo ayer el gerente de la empresa Aguas Provinciales (hoy en liquidación), Alberto Gregorini. Una clara respuesta al gobernador Jorge Obeid, quien a mediados del año pasado advirtió que el grupo internacional se iría de la provincia "en calzoncillos" si abandonaba la prestación del servicio de aguas y cloacas en quince ciudades santafesinas. "Cada uno tiene que hacerse cargo de sus expresiones e investidura. Siempre he sido muy respetuoso y lo voy a seguir siendo. Creo que hice todo lo que pude para que las cosas salieran lo mejor posible", agregó Gregorini con un toque irónico.

Unas horas antes, el grupo Suez había criticado "la falta de voluntad" negociadora del gobierno de Obeid. "La empresa trató en numerosas ocasiones de abrir un diálogo con las autoridades provinciales", pero no hubo respuesta. "Ante esa situación decidimos disolver la sociedad porque no podíamos operar", explicó.

Gregorini se despidió ayer de la prensa santafesina y entre otras cosas dijo que Aguas Provinciales arrancó hace una década con un capital de 60 millones de dólares y hoy cierra con un patrimonio negativo de 135 millones de pesos.

Según el liquidador de la empresa, el fracaso no tiene nada que ver con la gestión privada de los servicios sanitarios: "A esta página hay que darla vuelta. Se va un proceso muy angustiante, y no se logró acordar. A esa etapa hay que cerrarla y buscar un nuevo horizonte, tanto para la provincia como para la empresa que se está yendo".

Aseguró que Aguas Santafesinas SA -que se hará cargo del sistema el 8 de febrero﷓ "tendrá a su alcance todos los medios necesarios para prestar el servicio. En estos diez años, se trajeron equipos, tecnología, sistemas de avanzada, que verán las personas y la empresa que nos continúa. Ellos van a evaluar lo que se ha hecho. Se les presentará un desafío, porque hay mucha expectativa, y seguramente ésta es una oportunidad para que muchas cosas que se dijeron ahora se lleven a la práctica".

Gregorini evitó la polémica directa con el gobierno de Obeid, a pesar de la ironía que dedicó unos minutos antes al mandatario. "De ninguna manera voy a juzgar su actitud, no hago ningún juicio de valor", expresó sobre la venta de la compañía al grupo que integraban Cerámica Alberdi y el Banco de Galicia.

El pase de facturas siguió después con el aumento de tarifas del 35 por ciento que el gobernador negó a Aguas Provinciales, pero ya concedió a su sucesora, la empresa estatal Aguas Santafesinas. "Los clientes deberán evaluarlo. Nosotros habíamos planteado la necesidad de recomponer los ingresos. Leí en los medios que ahora habrá un aumento. No voy a hacer ninguna declaración al respecto. Los que tomaron la decisión, tendrán que explicarla", disparó Gregorini.

"Siempre tratamos que se pudiera resolver el contrato -apuntó-. Nunca recibí una instrucción del operador (el grupo Suez) que no fuera hacer todo lo posible a mi alcance para que el contrato avanzara y se solucionara el problema". Y puso como ejemplo lo que sucedió en la provincia de Córdoba, donde Suez sigue con el contrato de concesión Después del desplome de la convertibilidad y la pesificación asimétrica, Gregorini recordó: "En su momento se planteó la necesidad recuperar mínimamente el equilibrio del contrato y las propuestas que se le hacían al gobierno contemplaban una pérdida sobre el tiempo transcurrido y, a futuro, un contrato sustentable. Cuando vinieron las contrapropuestas, se evaluó que el negocio no iba a ser sustentable", explicó.

﷓Entonces, si existía la voluntad de acordar, ¿Por qué no se renovaron las garantías del contrato antes de que el gobierno tomara esos fondos?

-preguntó el periodista Lucho Rodrigo.

﷓La cuestión de las garantías fue muy delicada, muy discutida. Había básicamente serias dificultades para lograr una garantía para un contrato que estaba en esas condiciones y la provincia ejecutó esos fondos en mayo -contestó Gregorini.

﷓¿Pero por qué no renovaron el depósito de las garantías? ¿Los fondos

estaban y parece que no los habrían perdido si cumplían con esto? ¿Hubo una directiva de Suez? -insistió el colega.

﷓El tema de las garantías tiene un tratamiento específico que en su momento se va a discutir, digamos, en otro ámbito, y sobre el que ahora no me gustaría incursionar.

Gregorini también se defendió sobre las acusaciones que pesan sobre la empresa por la falta de inversiones en los últimos años y los incumplimientos denunciados por el gobierno, el Ente Regulador de Servicios Sanitarios (Enress) y las organizaciones que contienen a los usuarios. "Hay visiones contrapuestas sobre por qué el contrato no llega a buen término, pero no es el momento de discutirlo". Sostuvo que lo prioritario "es que el servicio se siga prestando y que el usuario no note ninguna diferencia en estos días: que no tengan problemas los clientes, empleados y proveedores", finalizó.

Compartir: 

Twitter
 

El gerente de la empresa Aguas Provinciales (hoy en liquidación), Alberto Gregorini. "A esta página hay que darla vuelta. Se va un proceso muy angustiante", dijo.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.