SANTA FE › PARA EL GOBIERNO DE BINNER SE DILAPIDARON 1.000 MILLONES DE DóLARES

Debacle y liquidación de un Banco

El ministro Sciara y su secretario de Hacienda presentaron ayer en la Casa Gris el resultado de una investigación sobre la venta del Banco de Santa Fe en 1998, durante el segundo turno de Obeid, a los hermanos José y Carlos Rohm.

El gobierno de Hermes Binner reveló ayer que la privatización del Banco de Santa Fe durante la gestión de su antecesor, Jorge Obeid, le costó a la provincia cerca de 1.000 millones de dólares. "La historia del despojo", la llamó el ministro de Economía, Angel Sciara, aunque después aclaró que no habrá acciones judiciales contra los privatizadores. "Esto no significa ningún ilícito. Nadie está diciendo que es un desfalco o un robo, en absoluto. Sólo estamos haciendo memoria y balance de lo acontecido en una larga historia que tiene que ver con el crecimiento, la debacle y la liquidación del Banco. Eso es todo. Una simple rendición de cuentas", precisó. "La paradoja es que la provincia haya debido gastar, perder, dilapidar cerca de 1000 millones de dólares a precios de hoy para quedarse sin su banco", insistió.

Sciara y su secretario de Hacienda presentaron ayer en la Casa Gris el resultado de una investigación sobre la venta del Banco de Santa Fe, en 1998, durante el segundo turno de Obeid, que le demandó al Estado 4.120 millones de pesos. "Es una paradoja que la provincia haya debido gastar, perder, dilapidar, cerca de 1.000 millones de dólares a precios de hoy, para quedarse sin su Banco", tiró el ministro. Y explicó que el informe salía a la luz porque el viernes pasado 30 de julio, se canceló "la última cuota del préstamo que la provincia tomó con el Fondo Fiduciario (por 163,7 millones de dólares) para privatizar la entidad".

Esta "memoria y el balance resume lo acontecido para que Santa Fe se quede sin su banco público. Pero no sólo se quedó sin Banco, sino que tuvo que erogar y dejar de percibir una enorme cantidad de recursos para venderlo. La investigación estuvo a cargo de un equipo que coordinó el secretario Fernández que produjo una trabajo "meticuloso, detallado y documentado".

El ministro arriesgó una hipótesis: "Nosotros no hubiéramos privatizado el Banco de Santa Fe". "Primero, no lo hubiéramos dejado (llegar) a la situación que llegó". Y después, "lo habríamos tratado de preservar, recurriendo a la capitalización y tratando recomponer los niveles de actividad y de préstamo que permitieran recuperar el patrimonio neto y las pérdidas del Banco", agregó. Y ofreció como "experiencia" el caso del Banco Municipal de Rosario, "tan criticada por muchos porque se capitalizaba un Banco que supuestamente era ineficiente y daba pérdidas. Pero hoy es un banco que está gratamente conceptuado por el Banco Central. La ciudad de Rosario capitalizó el Banco Municipal, no lo perdió y hoy sigue teniendo un banco público", sacó pecho.

El secretario de Hacienda le puso cifras a la operación diseñada por Obeid, a fines de los '90. "El proceso de privatización del Banco tuvo un costo total de 4.120 millones de pesos: 3.036 millones en las etapas de saneamiento, 780 millones en la liquidación y 304 millones en los juicios que deberá asumir la provincia", dijo Fernández. Y contrapuso esa cifra con los 57 millones de dólares que la provincia cobró por vender el Banco. "Ese había sido el precio de venta", dijo.

Según el secretario de Hacienda los 4.120 millones de pesos que demandó la privatización equivale a "la construcción de 2.653 centros de salud o 337 escuelas", "el 85 por ciento del pavimento de todas las rutas provinciales primarias" o "35 hospitales de alta complejidad", explicó.

Fernández recordó que el Banco de Santa Fe fue entregado el 12 de mayo de 1998 al grupo comprador que integraban los hermanos José y Carlos Rohm, que terminaron uno preso y el otro prófugo. "Se entregó un total de activos por 1014 millones de pesos, pasivos por 954 millones y un patrimonio neto de 60 millones". Y la provincia se quedó con el 80 por ciento de la cartera que era "irregular e incobrable", es decir "créditos a cobrar por 900 millones de pesos", pero que en estos doce años sólo recuperó 120 millones.

Por último, citó las fuentes de la investigación. "Los balances del Banco de Santa Fe Sapem en liquidación, los informes de la comisión liquidadora y de la Dirección Provincial de Control del Agente Financiero; la auditoría de Deloitte Argentina (que audita los estados contables); información de la Contaduría de la provincia y las conclusiones de la comisión investigadora del año 1997, llamada Comisión Nogueras" porque la presidió un dirigente histórico de la Democracia Cristina, Alfredo Nogueras, acompañado por legisladores de la UCR y el PDP porque los del PJ se negaron a integrarla.

Compartir: 

Twitter
 

Sciara y Fernández dijeron que se trata de "una simple rendición de cuentas".
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.