SANTA FE › TRAS LA NUEVA LEY DE QUIEBRAS LAS EMPRESAS RECUPERADAS VAN POR MáS

Un fondo provincial específico

Ya lanzaron una ronda de consultas con candidatos a gobernador para lograr la conformación de un fondo de casi 15 millones de pesos anuales que otorgue créditos blandos a las empresas recuperadas en toda la provincia.

 Por Leo Ricciardino

Tras la sanción de la nueva Ley de Quiebras -que pone a los trabajadores en un lugar de privilegio entre los acreedores-; las cooperativas y empresas recuperadas que celebraron esta nueva legislación, irán por más en Santa Fe. Ya lanzaron una ronda de consultas con candidatos y el gobierno provincial para crear un fondo concreto "para dar créditos a tasa pasiva a las empresas recuperadas para financiar capital de trabajo", dijo a Rosario/12 José Avelli, responsable de INDACO América Latina y orientador de muchas de las empresas recuperadas en la ciudad y la provincia. Se calcula que este fondo integrado por el aporte que hacen las propias cooperativas y que, durante el gobierno de Carlos Reutemann "su ministro (Juan Carlos) Mercier dispuso que se licúe en Rentas Generales; sumaría unos 15 millones de pesos por año", estimó Avelli.

La propuesta que se hará a los candidatos a gobernador de Santa Fe, por ejemplo, "ya se aplica en Italia a través de una ley específica", explicó Avelli. Y graficó que en estos momentos Mil Hojas (una de las principales empresas recuperadas en la provincia) "está construyendo una planta nueva a un costo de 2 millones de dólares sin créditos. La Cabaña está terminando su planta nueva con una inversión de 1,5 millones de dólares y tampoco tiene crédito. Entonces esto significaría en el término de tres años duplicar los 900 puestos de trabajo que hay en la provincia en autogestión. Esto sería un Estado presente y no ausente. Un Estado activo en materia productiva".

Avelli afirmó que en la provincia de Santa Fe, "si bien nosotros tenemos una buena relación con el gobierno provincial, hay que decir que no se ha hecho nada en materia de ayuda para el proceso de recuperación de empresas. No lo ha hecho Binner, no lo ha hecho Obeid y mucho menos Reutemann. Hay un fondo conformado por los aportes de todas las cooperativas y mutuales de la provincia. Desde las más grandes como SanCor hasta la más humilde cooperativa aportamos el 5 por ciento de nuestro excedente, esto lo recauda el Estado a través del INAES y lo coparticipa a las provincias. En la época de Reutemann el ministro Mercier determinó que ese fondo vaya a parar a Rentas Generales, con lo cual no vuelve de ninguna manera a las cooperativas".

Sobre la nueva ley de Quiebras, Avelli explicó que "cuando comenzamos el proceso de recuperación de las empresas, allá por el año '98-'99, rápidamente nos dimos cuenta de que las empresas estaban endeudadas varias veces su patrimonio real. Porque hay que recordar que en esa época con el 1 a 1, no convenía producir, había un modelo internacional en el que la Argentina no figuraba como productor de materias industriales. En ese contexto cerraron cerca de 80 mil empresas en todo el país afectando a casi un millón de trabajadores".

El dirigente cooperativo recuerda que los empresarios "captaron que era más conveniente endeudarse con el fisco y los bancos del Estado, sacar ese dinero afuera que producir. Entonces lo que hubo también es una fenomenal transferencia de los trabajadores hacia estos intereses. Fue un modus operandi al amparo de la Ley de Quiebras que fue sancionada por Menem y Cavallo y que consagraba al mercado como el dios regulador de toda la actividad. Rápidamente nos dimos cuenta de que esta ley privilegiaba a quienes tuviesen prendas e hipotecas, en definitiva, a los bancos que eran los principales privilegiados. Primero entonces cobraban los bancos, luego los profesionales de la quiebra y recién después los trabajadores".

Pero cuando una empresa quiebra, la empresa si en funcionamiento valía cien, cuando deja de funcionar después de un tiempo no vale más cien, sino que vale veinte. "Entonces cuando le tocaba cobrar a los trabajadores ya no quedaba nada. El ejemplo más contundente acá en Rosario fue la textil Extesa que después 14 años del cierre los trabajadores llegaron a cobrar 400 pesos cada uno", dijo Avelli.

Ahora, esta nueva ley lo que permite es que el crédito que tienen los trabajadores de una empresa en proceso de quiebra, "encabece el privilegio a través de la conformación distinta del comité de acreedores. Y a eso se suman los créditos que tenga el Estado. Entonces eso nos da a los trabajadores una potencia de resolver el conflicto en el corto plazo. Porque es muy importante que apenas la empresa declare la quiebra, pueda continuar con su producción para no perder los mercados".

Compartir: 

Twitter
 

José Avelli, dijo que en tres años se pueden duplicar los 900 empleos que hoy tiene el sector.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.