CIUDAD › LOS HINCHAS QUE YA NO PUEDEN IR A VER JUGAR AL PLANTEL DE ÑULS

Hay que actualizar la lista

La reestricción tuvo exitosos antecedentes y por eso el juez que investiga la emboscada del sábado en Alice y Lamadrid, donde resultó herido un comisario, dispuso emular la medida. Pero la lista de barras está hecha por la policía a semejanza de la anterior.

 Por Alejo Diz

Al activarse un nuevo foco de conflicto entre facciones antagónicas de la barra de Ñuls, la Justicia actuó con celeridad y repitió una experiencia que buenos resultados arrojó el año pasado: aplicar restricción judicial a los violentos, para, al menos, excluir como escenario de enfrentamientos el Coloso del Parque. Fue así como se logró desarticular el feroz encono abierto entre el líder de la barra, Diego "El Panadero" Ochoa, y quienes se le rebelaron a su mando a golpes de puño en septiembre pasado. El juez que entiende en el ataque a balazos a la barra de los hermanos Camino optó también por alejar a los barras de la cancha. Pero esta vez los efectos de la medida judicial pueden no ser los esperados. Es que la lista hinchas con impedimento de ver jugar a la lepra por los próximos 60 días es la misma del año pasado, es decir que no está compuesta por los barras ahora en conflicto. Hay solo un hincha que responde a Alberto "Tato" Camino, y tres que estrechan filas detrás del "Panadero".

En la edición de 13 de febrero Rosario/12 dio cuenta del pacto de convivencia acordado en la barrabrava de Ñuls para así dar por superado el ataque Matías Pera y Maximiliano "El hijo el Quemado" Rodríguez a Ochoa en plena popular del Coloso, agresión por la cual ambos hinchas están procesados por la Justicia.

Detrás del frustrado golpe se escondían los hermanos Vázquez y la familia Cantero, que desde que Ochoa fue ungido como capo de la popular urden su caída en desgracia. La Justicia detectó las facciones enfrentadas y aplicó restricción judicial, medida que aventó la violencia en la popular y sedujo a los bandos en disputa a disciplinarse.

Con esos exitosos antecedentes, el juez Javier Beltramone, que investiga la emboscada del sábado 4 en Alice y Lamadrid, donde resultó herido el comisario Máximo Alegre, dispuso emular la medida. Aunque la lista de barras que desde el viernes no pueden ver jugar a la lepra está hecha por la policía a semejanza de la anterior, cuando en esta oportunidad en las pesquisas no conducen a los hermanos Vázquez ni la familia Cantero, sino los hermanos Camino.

De los 111 nombres que componen la nómina de violentos con prohibición a ir al Coloso --el juez se retractó en seis casos y levantó la medida para ellos-- solo hay un referente de la ex barra de Roberto "Pimpi" Camino. Se trata del ex policía Horacio Aspiroz, quien participó del ataque a Ochoa del año pasado y se lo vio en la movilización convocada por Alberto "Tato" Camino que terminó con el ataque con armas de fuego. Ningún otro adláter de los Camino en la zona sur está en la actual nómina.

El bando investigado por ser responsable de la emboscada en los Fonavi de Alice y Lamadrid está su líder, el Panadero Ochoa, y los hermanos Bassi, Maximiliano, Leandro, Luis (detenido bajo imputación de "partícipe necesario" de la balacera). La policía no incluyó a ningún otro barra cercano al líder de la hinchada leprosa. A Ochoa responden medio millar de hinchas. De ese círculo de confianza salió el centenar de barras que el viernes estuvo en cancha de Olimpo en Bahía Blanca y colgó en el alambrado perimetral del Roberto Carminatti la bandera que reza "La hinchada más popular".

En la nueva lista de violentos sin acceso al Coloso figura Juan Carlos Obregón, asesinado el 19 de octubre a balazos cuando se transportaba en moto por San Martín, antes de llegar a Circunvalación. Obregón, que se mostró próximo a Pera el día de la golpiza al Panadero, fue acribillado por, se sospecha, una banda de jóvenes de Las Flores que se dedica al cobro de "peajes" a repartidores y comercios.

Gabriel "Virus" Sottomano fue uno de los hinchas que aparece en el video tomado por las cámaras del Coloso golpeando a Ochoa por la espalda el último 4 de septiembre. Aquella misma noche Sottomano fue herido de bala en la pierna derecha, lesión que lo mantuvo con muletas por meses y por la cual aún muestras secuelas al caminar.

Virus Sottomano ganó jerarquía en la barra rojinegra por ser el representante de la "zona norte". Tras el fallido intento de bajar a Ochoa del paraavalancha no volvió a la cancha, como así tampoco sus hombres de confianza. De igual modo, todos ellos están en la actual lista impuesta por la Justicia: Brian Aguirre, Manuel Alvarez, Juan Blanco, Jonatan Cuenca, Walter y Miguel Flores, Carlos Hazel, Brian Kalirof, Juan Giménez, Hernán Ludueña y Sergio Muñóz Fiori, por citar algunos.

Quienes formaron fila detrás de Pera tampoco retornaron a la barra de Ñuls. Pero sobre ellos pesa la nueva disposición judicial ordenada por Beltramone. Los nombres más conocidos en la tribuna leprosa que quedaron pegados a Pera son, entre otros, Adrián Arricheta, Lucas Brest, Angel Broin, José Brunetti, Lira Cáceres, Cristian Cettaro, Emiliano Gargano, Ramón Machuca (hijo adoptivo de los Cantero), Juan Mena, Alberto Noguera, Leonardo Pinarello, Ricardo Sánchez, Matías Solís, Carlos Tolosa y Facundo Vallejos.

José Luis "Tarta" Carlino también tiene su nombre en el padrón elevado por la policía a la Justicia. Tarta no formó parte de la traición a Ochoa y era la cara representativa de "Saladillo". Junto a sus hombres, Valeriano Artigas, los hermanos Gigena, Diego y Oscar y Nahuel Fernández, quedaron fuera de la hinchada por "robar plata" a un hombre próximo al Panadero.

Compartir: 

Twitter
 

La policía vigila el Coloso del Parque pero igual hay violentos que podrán ingresar.
Imagen: Sebastián Granata
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.