SANTA FE › EL SENADOR GIUSTINIANI HABLO CON ROSARIO/12 DESPUES DE SU DERROTA EN LAS ELECCIONES DE MAYO.

"Yo no me siento herido por la interna"

Aseguró que el resultado electoral "fortaleció al candidato del Frente Progresista" Antonio Bonfatti. Admite que no ha tenido diálogo con Hermes Binner, pero sí con el candidato a gobernador. Está convencido de que no hay ruptura ni heridas que restañar.

 Por Leo Ricciardino

Si bien fue desafiado verbalmente por Hermes Binner varias veces durante la campaña electoral de cara a las primarias, y también después del rotundo triunfo de Antonio Bonfatti en esos comicios; Rubén Giustiniani mantiene la calma y no se arrepiente de haber enfrentado internamente al mayor elector de la provincia de Santa Fe. Asegura que "la primaria fue un hecho positivo porque fue la ciudadanía la que expresó a través de su voluntad, quien representaba al Frente Progresista". También dió por concluida la situación por la que su sector pegó un portazo y se bajó de la lista de candidatos a diputados nacionales del socialismo, después de que les ofrecieran el quinto lugar en la nómina. "Ahora lo importante es garantizar el triunfo del Frente Progresista en la provincia y en Rosario, y fortalecer la propuesta nacional que encabeza la candidatura a presidente de Hermes Binner", aseguró.

El senador nacional del socialismo explicó que ve "como un hecho muy positivo que podamos ofrecer una alternativa nacional, amplia y progresista. Y además que esa alternativa nacional esté encabezada por el socialismo con la candidatura a presidente de Hermes Binner que es lo todos nosotros veníamos sosteniendo desde hace mucho tiempo". Giustiniani afirmó que "hace más de dos años que yo vengo manifestando que el país necesitaba una alternativa de estas características, porque hay un sector muy amplio de la sociedad que lo venía demandando y por lo tanto tengo cifradas expectativas en que esto pueda tener un desarrollo muy importante y ocupar un espacio central en la política argentina de cara a las primarias nacionales de agosto y las generales de octubre".

-Personalmente, ¿hubiese manejado diferente el armado nacional?

-No, el partido estuvo involucrado absolutamente en todo el proceso de lo que fue el armado del Frente Amplio Progresista. Compartimos, en carácter de presidente del partido, las decisiones centrales sobre este proyecto que tenía para nosotros como cuestión principal el impulso a la candidatura de Binner para este espacio.

-¿Cómo queda la situación entre ambos sectores del socialismo tras la decisión de ustedes de no integrar la lista de candidatos a diputados nacionales?

-Para mí el tema está concluido. Lo que ahora nos compete es el triunfo el 24 julio en la provincia de Santa Fe, en la ciudad de Rosario, a nivel nacional el 14 de agosto y el 23 de octubre. O sea que mí función principal es poner el hombro para todo este proceso positivo de crecimiento y desarrollo del socialismo en la ciudad, en la provincia y en el país. Vamos a mirar hacia adelante con los desafíos que tenemos hacia el futuro.

-¿Como sigue su sector interno después de las primarias de mayo, cree que se sostendrá como expresión dentro del PS?

-El partido tiene muchas expresiones y esto se ha construido con un trabajo de muchísimos años. Hay muchos liderazgos dentro del partido y eso es bueno porque enriquece la vida de nuestra fuerza política y por lo tanto la sociedad nos apoya en un conjunto de cosas que hacen a la escencia del partido socialista y que todos los dirigentes expresamos: La lucha por la liberta y la igualdad, y una práctica de decencia y solidaridad en las gestión pública que venimos desarrollando desde hace más de 20 años, en Rosario y ahora en Santa Fe. Eso es patrimonio de todos y forma parte de un trabajo colectivo de toda la militancia socialista.

-Pero como sector, ¿se termina o no después de una elección como la que pasó en la provincia el socialismo?

-No. La primaria fue un hecho positivo porque fue la ciudadanía la que expresó a través de su voluntad, quien representaba al Frente Progresista. Y los resultados fueron positivos en el sentido de que salieron muy fortalecidos los candidatos que salieron electos. Y antes de los comicios dijimos -y es nuestro compromiso- que a partir del 22 de mayo, como lo estamos haciendo desde ese momento, ponemos el hombre para el triunfo de Antonio (Bonfatti) en la gobernación, de Mónica (Fein) en la intendencia, y de Hermes (Binner) a nivel nacional. Esta es nuestra tarea principal en el marco de un proceso electoral que se está desarrollando.

-Bonfatti dijo que en el caso de ganar, el sector que usted encabeza podría aportar cuadros para la administración. ¿La idea es ir restañando cualquier herida que haya quedado?

-Desde mí punto de vista no hay ninguna herida que restañar. Yo no me siento herido para nada porque lo que pasó aquí es que la gente votó y esto fortaleció al partido y al Frente Progresista. Y no tengo ninguna duda de que los resultados electorales del 24 de julio van a ser un triunfo de nuestros candidatos y que vamos a hacer una gran elección a nivel nacional también. Y las integraciones de los distintos gobiernos se van a hacer dentro del marco de lo que siempre han sido las gestiones del socialismo y del Frente Progresista, integrada a los valores y a los principios del partido que venimos sosteniendo. Siempre ha habido y no tengo dudas de que la habrá, una integración plena de partido y gobierno en el desarrollo de las futuras gestiones.

-Binner dijo que se puede gobernar de una manera distinta el partido, que puede haber un partido más amplio. ¿Cree que es una crítica a cómo maneja usted el PS a nivel nacional?

-Yo encabezo el partido desde el año 1994, después de Guillermo Estévez Boero. Desde aquel momento hasta hoy soy parte de una construcción política que nunca puso en tensión la cuestión de un partido de masas o un partido de cuadros; siempre miramos con mucha apertura los nuevos tiempos y las nuevas posibilidades. Y la prueba está en que fue una de las pocas organizaciones políticas que en las últimas décadas sobrevivió a una realidad en la que prácticamente muchos partidos aparecieron y desaparecieron. El PS no sólo no desapareció sino que tuvo un permanente crecimiento inclusive con procesos muy importantes que me tocó protagonizar, como la unidad del socialismo con Alfredo Bravo, con el Socialismo Popular y el Socialismo Democrático. Yo estoy orgulloso de haber encabezado las últimas dos décadas, un partido que llega a la actualidad con grandes perspectivas de futuro.

-Usted dice no tener heridas después de la interna. ¿Qué pasa en el otro sector, hay diálogo?

-El partido funciona a pleno y todas las decisiones que hemos venido tomando en estos últimos tiempo, como las que se tomaron en el Congreso Nacional del PS que determinaron la candidatura de Binner, así lo demuestran. Mi actitud va a ser la de siempre: La del diálogo, la del consenso, la de la participación y la del funcionamiento democrático del partido.

-¿Por qué no estuvo en el lanzamiento nacional de la fórmula Binner-Morandini?

-Lo que pasó es que tuve obligaciones como presidente de la Comisión de Educación y Cultura del Senado y no pude asistir. Pero como se lo he manifestado a todos los que son nuestros candidatos principales que estoy para poner el hombro y que cada vez que me convoquen, que consideren importante mi presencia, ahí estaré- concluyó.

Compartir: 

Twitter
 

Giustiniani: "Estoy para poner el hombro y que cada vez que consideren importante mi presencia, ahí estaré".
Imagen: Andrés Macera
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.