CULTURA / ESPECTACULOS › "SABADO DE VINO Y GLORIA", LA OBRA DE DRAGO DE 1976 ESTRENA VERSION.

La familia que cuenta aquel oprobio

El director del grupo Sinapsis, Gustavo Medaglia eligió este famoso texto convencido de que -con variantes históricas- aún queda mucho por decir de aquella dictadura que marcó a los argentinos tan profundamente. En el estreno estará presente el autor.

 Por Julio Cejas

Un texto escrito en 1976 por el prestigioso dramaturgo argentino Alberto Drago, se estrena la semana que viene en la Sala Empleados de Comercio (Corrientes 450) según la versión del grupo local Sinapsis, dirigido por Gustavo Medaglia. Se trata de "Sábado de Vino y Gloria", una exitosa obra que tuvo una gran repercusión en los años de plomo en la que fuera estrenada y que sirvió de caballito de batalla para muchos directores que vieron en ese texto, algo más que un simple dilema familiar. En una entrevista especial para Rosario/12, Alberto Drago y Gustavo Medaglia, autor y director respectivamente, se refirieron a esta propuesta que se estrena el 9 de julio a las 21, con la presencia del autor.

Consultado acerca de la vigencia de este texto que tuvo sus resonancias políticas en épocas de la dictadura, Drago considera que su texto trata el tema de "la mentira histórica", eso que se sabe pero de lo que no se habla, teniendo en cuenta a la familia como célula imprescindible en la conformación de una sociedad.

"Se trata de el acostumbramiento a la dirigencia dictatorial con tal que nos resuelva y nos de respuesta (aunque sea calafateada) a todas las necesidades, varios grupos de psicólogos, descubrieron en el personaje de Stella, la síntesis del autoritarismo, y sus manejos del poder: miente, acusa, intriga, acusa, esconde, acusa, y destruye, siempre destruye", plantea este autor, que tiene más de 80 obras escritas y que se inició como actor, guionista de televisión ,siendo socio fundador de Club de Autores, premio Argentores'78, por su participación en el programa División Homicidios (Canal 9), entre otras actividades relacionadas con el espectáculo.

Por su parte Medaglia, director y creador del grupo Sinapsis, nacido en Villa Mercedes (San Luis), comienza su actividad teatral en Rosario en 1994, tomando clases con el actor y docente Oscar Medina a quien reconoce como uno de sus grandes maestros.

En los últimos años la dramaturgia argentina ha recalado con abundante y rica producción, sobre el tema de las familias como espejo de los quiebres a niveles sociales, a la hora de seleccionar material para desandar esos mismos caminos, Medaglia prefiere recurrir a un texto que para él tiene múltiples lecturas y va más allá de la época en que fue escrito.

"Elegí este libreto porque cuando lo leí me impactó mucho las varias lecturas que se pueden hacer desde una sola realidad y es rico para abordarlo, no me fue fácil decidir desde el "dónde", porque si bien hoy los tiempos políticos han cambiado, no debo dejar de reconocer que aun sufrimos las esquirlas de los 90' y dudaba tomarlo desde lo político, pero algo de su vigencia estaría en que hoy, ya no queremos un orden único sino una comprensión desde las diferentes realidades, se trata de quitarnos la hipocresía, comprender los límites del otro, el mirar de frente sin juzgar a los demás", plantea a este diario, este nobel director.

Drago a su vez, confesó que no conocía al director ni al elenco y solamente pidió que se respetaran los tiempos: "Cuando un personaje habla metafóricamente sobre los habitantes de Malvinas, hay que aclarar que eso era antes del 82', porque el entorno de la pieza tiene que ver con el clima de aquel 1976", dice el autor.

-¿Cómo se resuelven a nivel de dirección, cuestiones que tienen que ver con aggiornar algunos personajes como Stella claramente identificado en el texto original, como el paradigma de la dictadura militar?

-Es verdad. El papel de esa hermana-madre simboliza la "reorganización nacional", pero hoy podemos leer este personaje desde aquella lucha ideológica que se construyó en los 90 y que aún intenta intervenir todo, imponiendo un sistema que nos hace creer que todo se puede controlar y vigilar, después de todo no se puede negar que en cada uno hay una mundo en sí mismo y no lo debemos soslayar porque desde cada una de nuestras realidades, diferencias y empatías, es donde se vive y se conforma un mundo más grande﷓ aclara el director de "Sábado de vino y gloria".

"Detrás de toda puerta, de cada ventana bajo algún techo, siempre se esconde alguna historia por contar, siempre hay algo que rescatar

y de alguna u otra forma se entretejen esas tramas de relaciones que al fin y al cabo siempre se titula "familia", dice la promoción de esta particular versión de la obra de Drago.

El grupo actoral que subirá a escena el sábado próximo, está integrado por Jorgelina Farioli, Mariano Rey, Quique Marin, Julieta Hemmerling y Javier Ottaño, mientras que los roles técnicos serán ocupados por Alejandro Marchessa en la realización escenográfica, Gonzalo Dieguez, en la asistencia de escenografía y Maria Rosa Dariozzi en la asistencia de dirección.

La elección de la sala puede tener que ver con la mirada que haces de la obra y del sector de público al que querés llegar...

"Elegir el Teatro de Empleados de Comercio formó parte también de los desafíos que queremos proponernos, pensamos que este tipo de obra requería de un lugar con estas características tanto escenográficas como de capacidad en la concurrencia de público y estoy seguro que los rosarinos y los que visiten esta ciudad deberían apoyarnos para que Sinapsis Teatro, siga adelante y se convierta en un sello para la ciudad", afirma entusiastamente el director Gustavo Medaglia.

Compartir: 

Twitter
 

En la obra reaparece la familia como espejo de los quiebres a niveles sociales.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.