SANTA FE › SANTA FE CON CALLES Y VIVIENDAS INUNDADAS Y SIN TRANSPORTE

Llovió y volvió el temor

Desde Santa Fe

Una temporal que superó los 200 milímetros convirtió ayer a Santa Fe en una gran laguna que paralizó a los santafesinos hasta la tarde, cuando asomó el sol y media ciudad volvió a ser transitable. La otra mitad seguía inundada y podrá recuperarse a medida que mejore el clima y escurra el agua que invadió calles y viviendas, lo que demandará su tiempo. Durante la mañana no hubo transporte urbano, ni taxis ni remises, excepto aquellos que desafiaron el riesgo de quedar varados en puntos bajos. Los más sufridos fueron los barrios del norte que se inundan con una masa líquida que baja desde los campos, los del cordón oeste que bordean el río Salado y los distritos costeros, como Alto Verde y Colastiné, en el valle de inundación de la Setúbal, que dependen de bombas extractoras. Al cierre había más de 50 familias evacuadas unas 200 personas , muchas de La Ranita, un barrio muy vulnerable, donde los vecinos armaron un piquete para reclamar asistencia y colchones. En el microcentro, quedó la postal del parque Alberdi, el mismo que el intendente José Corral cedió a una empresa privada para la construcción de 300 cocheras semisoterradas y ayer era un inmenso pozo de agua de tres metros de profundidad.

Desde las 9, el gobierno de Corral comenzó a pedir a los santafesinos que evitaran salir de sus casas y "circular por la vía pública, debido a los anegamientos temporarios", según el informe oficial. Ya había ocho líneas de colectivos fuera de servicio y con el correr de las horas se agregaron las otras cinco. El transporte urbano quedó paralizado y al caer la noche aún continuaban fuera de servicio siete líneas (1, 3, 9, 11, 13, 15 y 18), todas las que recorren el norte de la ciudad.

Corral informó que en la calle operaban "25 cuadrillas municipales y maquinarias pesadas". Una de las tareas era cortar el tránsito en los "lugares críticos" y esquinas conocidas, con bocas de tormentas que colapsan.

Santa Fe tiene una nueva división: la avenida Estanislao Zeballos y su cruce con Facundo Zuviría. "Un río", lo llaman los vecinos. Desde allí, hacia el norte, la planta urbana es una laguna, profunda en muchos lugares, por los que es difícil transitar. El agua supera los tobillos, las rodillas y puede llegar más arriba. Hay que caminar si se puede o apelar a la bicicleta.

Los registros de lluvia fueron distintos: 201 mm. en una estación meteorológica municipal en la zona norte (Facundo Zuviría al 8000), poco menos de la mitad: 108 mm. en el hospital de Niños, en el cordón oeste y 127 mm. en el Palacio Municipal, en el microcentro, con una "intensidad máxima de 177 mm. por hora, a las 9 de la mañana", cuando arreciaba la tormenta. En una hora, entre las 9 y las 10, llovió hasta 70 mm. en algunos puntos de la ciudad.

Corral se calzó el piloto amarillo y documentó con fotos y videos sus recorridas por estaciones de bombeo y sectores afectados, entre ellos la zona norte, con más problemas. "Falta infraestructura clave, y por eso hay dificultades en barrios de ese distrito", se justificó. Y explicó que había puesto en marcha los protocolos internos para estas contingencias y que "la infraestructura funcione adecuadamente, los canales destapados y las bombas en actividad".

Entre otras cosas, el intendente relató su recorrida por los diferentes desagües y estaciones de bombeo. "La infraestructura está funcionando a pleno en todo el sur. Recorrí las obras nuevas, como el desagüe de calle Entre Ríos, aún sin terminar porque le faltan 150 metros, pero que funcionó excelentemente y eso permitió que en barrios como Chalet, San Lorenzo y el norte de Santa Rosa de Lima, el agua escurra razonablemente bien. También estuvimos en la alcantarilla 1, debajo de la avenida de Circunvalación, que también trabaja muy bien", contó.

Luego dijo que "en todo el cordón oeste los reservorios y las estaciones de bombeo están funcionando a pleno. De hecho se observaron menos problemas que antes, cuando no estaban estas obras. Y en el norte, funcionó bien la obra que hicimos en Estado de Israel. El Lavaisse, con excepción de una esquina (Lavaisse y San Lorenzo) donde había una alcantarilla tapada, funcionó correctamente al igual que todos los aliviadores secundarios. Pero en el Norte de la ciudad falta infraestructura clave. Por eso en este momento hay muchas dificultades en barrios de ese distrito", admitió.

Compartir: 

Twitter
 

La ruta 11 en la zona norte de la ciudad capital.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.