SANTA FE › REUTEMANN REITERO EL NO A SU CANDIDATURA Y HASTA DEJARIA LA POLITICA

Puede ser la hora de emprender la retirada

El senador nacional fue a Nueva York porque no pudo eludir la invitación personal que le hizo el Presidente. Lo que sí eludió fue aceptar la candidatura a la Casa Gris. Su futuro, en dudas.

 Por Pablo Feldman

¿Para qué viajó Carlos Reutemann a Estados Unidos? Más que eso, algunos se preguntan, ¿por qué aceptó la invitación? En rigor, el "por qué" y el "para qué" tienen distintas explicaciones aunque un hilo conductor: forzar la candidatura del ex piloto de Fórmula Uno para las elecciones del año que viene. Al parecer -y no solo por los dichos del Lole- las cosas no cambiaron. Desde New York, el senador bonaerense José Pampuro -que se reconoció aspirante a la gobernación de su provincia- le dijo a este cronista que "traemos el no de Reutemann". A los dichos de quien pasó de la cocina de los Duhalde -era el cebador oficial de mate- a las alcobas de El Calafate, hay que agregar el silencio presidencial y de toda la "pingüinera". Nadie nombró a Reutemann, no apareció en los reportes de los enviados especiales y fue poco visible en fotos, excepto la tomada por un reportero gráfico de la agencia Télam en el aeropuerto neoyorquino y que ilustra hoy la tapa de este diario. Apenas tuvo algunos "off" con la prensa y pasó la mayor parte de la gira en su habitación del hotel. "De no haber sido porque el Presidente ordenó que fuéramos todos a la reunión con los representantes de la comunidad judía, Lole no hubiera participado de nada más después del lunes", dijo a Rosario/12, a través del teléfono, un integrante de la comitiva.

En efecto, el lunes pasado Reutemann mantuvo una segunda reunión con Kirchner -la primera había sido en la sobremesa de la cena del domingo pasado- en la que despejó la últimas dudas que pudieran haberle cabido al Presidente. Más aun, en el lobby del hotel donde se alojaba el grueso de los viajeros, los vieron llegar a Reutemann y pasar de largo a su habitación sin detenerse a hablar con nadie. Allí estaban José María Díaz Bancalari, Alberto Balestrini y Miguel Picchetto entre otros legisladores oficialistas. El Lole volvia del Four Seasons, allí había conversado con el matrimonio presidencial y con Alberto Fernández.

¿Para qué vino? se preuntaron varios de los integrantes del elenco estable de las giras. El "para qué" se explica después del "porqué". Y el "porqué" tiene una explicación tan sencilla que resulta difícil de aceptar: no tuvo forma de evitar el viaje, después de que el Presidente en persona le formulara la invitación horas antes de emprender el viaje a EE.UU. "El había sido invitado con antelación y avisó que no viajaría para evitar suspicacias en torno a una eventual candidatura", dijo a este diario un estrecho colaborador del senador. "Pero el día anterior Kirchner le pidió que viajara", sostuvo para agregar "no podía negarse, es el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado", concluyó.

En los bunkers de algunos de los candidatos ya lanzados, la cosa no cayó del todo bien, pero evitaron el encontronazo "por si el Lole cambiaba de opinión" y además porque "es una operación del Presidente". Pero tanto Agustín Rossi -que viajaba casi siempre- como Rafael Bielsa -que lo hizo dos años como canciller- estaban "on-line" con NYC para saber cómo marchaba la cosa. Omar Perotti, en tanto, se mantenía en contacto con los colaboradores más cercanos del ex piloto, que en todo momento sostuvieron que la decisión de Reutemann "no se modificó".

El "para qué" del viaje explicado el "porqué" no era lo mismo para Kirchner que para Reutemann. El Presidente lo subió al avión para convencerlo de que sea candidato.

Reutemann aprovechó el periplo para profundizar las razones de su negativa, e inclusive ir más allá en torno a su futuro, que no sería definitivamente seguir en política.

No es que se retire, pero el Lole -más allá de la consideración ajena- cree que "pasó su momento" y aquella figura de "te golpean la puerta una vez..." el ex piloto la tomó al pie de la letra. Sin embargo, Reutemann no permanecerá ajeno a la elección, y si bien es conocido en Santa Fe que una cosa es con Reutemann en la boleta y otra muy distinta es sin que figure su nombre, el Lole va a incidir en la definición del nombre del candidato, aun si no hay interna. Una señal en ese sentido es el documento que sus senadores y diputados proviniciales han firmando dando cuenta de la "prescindencia" que observan frente a los nombres que están en carrera. Por otra parte, Roxana Latorre -una de las dirigentes que más tiempo pasa con Reutemann- se ha manifestado públicamente en favor de Omar Perotti. Llama la atención también que en las últimas horas el gobernador Jorge Obeid -a quien le atribuye el "rossismo" el lanzamiento de la candidatura de Bielsa- haya prodigado al intendente rafaelino el mismo elogio que le hiciera semanas atrás a Bielsa: "Sería un excelente gobernador", dijo Obeid al término de una reunión de cortesía con Perotti.

Sin dudas la presencia de Reutemann en la comitiva presidencial no se agoto en el "tanteo" personal. Pampuro dijo "esta recibiendo presiones" (sic) pero nadie cree que lo que no se consiguió "por las buenas" pueda lograrse de otro modo. Por eso mismo las conversaciones en el viaje de regreso a la Argentina podrían girar entorno a la estrategia -y obviamente al nombre- de quien deberá enfrentar a Hermes Binner en nombre del Frente para la Victoria. Y si bien en Santa Fe "todos son kirchneristas", ese sentimiento -muchas veces oportunista- no tiene estructura. Y tanto Rossi como Bielsa -más allá de sus contactos y adherentes- tampoco la tienen. Solo en reutemismo tiene entidad en ese sentido, ni siquiera puede hablarse de "obeidismo" mucho más allá de la capital provincial y algo en Rosario. Es por eso que si no hay interna -y el Presidente insistía en eso tal vez pensando en un cambio de opinión del Lole-, el candidato lo va a elegir Néstor Kirchner. La pregunta que encierra como respuesta el nombre del favorecido es ¿con quién va a discutir el Presidente este tema?

No hace falta mucha imaginación para sostener que "K" no va a echar en saco roto la opinión del hombre que el hubiera querido que fuera, y que se comprometió "a trabajar para un nuevo triunfo del PJ".

Lo que viene de ahora en más es una pulseada entre candidatos que saben que lo mas difícil no es esta partida sino la que se juegue mano a mano con el candidato socialista. Habrá que ver hasta qué punto inciden sobre la opinión pública la operación de prensa, analizar el desarrollo territorial, y también estar atentos a los gestos que se puedan hacer fundamentalmente desde la Casa Rosada.

"Esto se estira hasta marzo" dicen en el entorno de uno de los candidatos. Sin embargo desde el otro rincón apuran diciendo "en Balcarce 50 quieren el nombre para fin de año". En cualquier caso lo que parece seguro es que no será Reutemann y lo que empieza a aparecer es que tampoco lo será aquel que no cuente con su aval, aunque esto tal vez no llegue a plantearse de fornma explicita. Porque, como se sabe, "no puede haber dos gallos en un gallinero" y, aun en Santa Fe, el gallo se llama Néstor.

Compartir: 

Twitter
 

Reutemann, a la izquierda, bien atrás de la escena principal. La reunión con la comunidad judía, el único acto al que asistió.
Imagen: Gustavo Amarelle (Télam)
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.