DEPORTES › ÑULS PERDIó 1 A 0 CON OLIMPO Y LE EXPULSARON A DOS JUGADORES

Un equipo sin muchas ideas

Durante todo el partido, el equipo de Caruso apeló siempre a lo mismo: tirar la pelota al área rival para ir a la búsqueda de un cabezazo salvador. Demasiado poco para un conjunto que aspira a salvarse de la zona de promoción. Gaitán y Bernardello, expulsados.

 Por Alejo Diz

0 Ñuls: Villar (6); Ré (5), Gaitán (5), Spolli (6), Quiroga (4); Cabrera (4), Bernardello (5), Zapata (4), Vangioni (4); Da Silva (4), Salcedo. DT: Ricardo Caruso Lombardi.

1 Olimpo: Ramírez (7); Jorge Martínez (5), Villavicencio (6), Mancinelli (6), Tavio (6); Barrado (6), Perugini (5), Pinto (6), Leandro González (6); Morales (4); Ulloa (6). DT: Daniel Florit.

Gol: ST: 14m Olivi (O)

Cambios: ST 33m Olivi por Morales (O). ST: Desde el inicio Aguilar por Vangioni (Ñ), 18m Leandro Torres por Zapata (Ñ), 34m Ferreyra por Cabrera (Ñ) y Páez por Barrado (O) y 43m Mariano Martínez por Ulloa (O).

Arbitro: Rafael Furchi

Cancha: Coloso del Parque.

Expulsados: ST: 29m Gaitán (Ñ) y 46m Bernardello (Ñ).


Ñuls sabe a lo que juega y no hay accidente deportivo que lo aparte de sus elecciones. Pero no tiene una sola idea que lo lleve a lo que busca, que no es más que puntos para despegarse de la zona de riesgo en la tabla de los promedios. Del primero al último segundo del partido de ayer, ante Olimpo, los rojinegros hicieron lo mismo: tirar la pelota al área rival para ir a la búsqueda de un cabezazo como quien espera la sortija. Mucho mejor suerte tuvo el rival, que en un puñado de contragolpes logró sacar la diferencia con el sólo mérito de poner la pelota al piso.

Lombardi había admitido en la semana que el problema del equipo estaba en la generación de juego. Lo que omitió declarar el entrenador leproso es cuándo se ocupará del problema, porque ayer el equipo no dio indicios de andar a la tarea de remendar sus problemas, pero tampoco el técnico, que se decidió por armar un mediocampo repartido entre volantes de marca y de los otros. Entonces, Bernardello y Zapata corrían por el medio para marcar a rivales que no tenían la pelota y que a gusto estaba encerrado en su campo. Es que Olimpo presentó un esquema convencional a sus urgencias: doble línea de cuatro, un volante (Morales, a quien el retiro parece asecharlo) y un punta (Ulloa).

Tanto recaudos tomó Ñuls que con la pelota en juego se encontró con sus papeles ardiendo. Porque no había jugadores para crear juego necesario para batir la doble pared rival, y para peor Cabrera y Vangioni necesitaban dos tiempos para dominar la pelota, desvaneciendo cualquier efecto sorpresa.

Algún que otro tiro desde afuera del área fue todo lo hecho por Ñuls en la primera parte. Olimpo, en cambio, liberó algunos pies de los volantes cuando ingresó Olivi, que ingresó con todo por hacer puesto que Morales (se lesionó en la primera que fue al choque) no hizo nada. Y el chico se robó toda la atención con proponer sólo la pelota al piso. Algunas le salieron bien, como en la arremetida del segundo tiempo, donde tocó hacia la derecha y fue a buscar al área, donde se encontró con un preciso centro de Barrado para empujarla de cabeza pisando el área chica.

Hasta allí, Ñuls se intentaba acercar a las adyacencias del área para que Quiroga o Aguilar (ingresó por Vangioni, cambio imposible de descifrar en sus intenciones), quienes tiraban automáticamente el centro, cayendo algunos en el área. Con el equipo en desventaja, se produjo un fenómeno extraño para estos tiempos de fundamentalismo táctico: cuando un jugador leproso pisaba la mediocampo ya todo el equipo esperaba el centro en área rival, mezclándose entre defensores rivales.

En los tramos finales Ñuls fue con uno menos por expulsión de Gaitán (empujó a Ulloa mientras esperaban un tiro libre, agresión que merecía apenas una amonestación) y el ingreso de Leandro Torres no le cambió las ideas al conjunto. Cayeron una docena de centros en los últimos minutos, y en dos ocasiones lo tuvo Salcedo, con disparos que Mancinelli y Ramírez se encargaron de disuadir.

Pretendía Ñuls ganar para quedar a sólo un punto de evitar la promoción. Pero como lo sufrió la pelota en los 90 minutos, la ambición quedó en el aire.

Compartir: 

Twitter
 

El Colorado Ré salta a cabecear ante el delantero Ulloa de Olimpo.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.