DEPORTES › TRAS LA DERROTA FRENTE A COLóN, EL ENTRENADOR CANAYA ENSAYA SU PLAN B

Alfaro resiste hasta el fin

El director técnico probará ante Banfield con dos delanteros, y sin Walter Ribonetto, que perderá la titularidad. Como no tiene otros candidatos, Usandizaga mantendrá al DT, al menos mientras los hinchas no lo repudien en la cancha.

 Por  Alejo Diz

Los minutos posteriores a la consumación de la derrota con Colón encontraron a Gustavo Alfaro tan desahuciado por el resultado como firme por su futuro. La nueva frustración no debió explicarla ante los hombres con poder decisión en el club porque los mismos no viajaron a Santa Fe (Horacio y Manuel Usandizaga). La llamativa ausencia obedece, quizá, a la carencia de un plan alternativo para rescatar al equipo del fondo de la tabla del promedio, si falla, como hasta hora, la fórmula de Alfaro. De esto saca provecho el propio el entrenador, que anunció "seguir adelante hasta que me maten", encontrando el viernes, ante Banfield, una nueva ocasión para defender sus convicciones. Y para esta cuarta presentación del canaya en el Clausura se prevén cambios de nombres y de esquema, siendo lo más trascendente la constitución de una formación con dos delanteros, y la probable pérdida de la titularidad de Walter Ribonetto.

"Voy a pelear hasta que me maten. Yo creo que en este equipo. Hoy (por el sábado) mostramos otra actitud. Pero es momento de tomar decisiones importantes", enfatizó el entrenador al caer la noche del sábado, puertas adentro del vestuario visitante del Brigadier López. Como interlocutores Alfaro tenía al vicepresidente Juan Di Felice y el secretario Ricardo Milicic. El presidente Horacio Usandizaga no viajó a la capital provincial y su hijo se fue a distenderse unos días a la costa atlántica.

Las llamativas ausencias de los Usandizaga en el crítico momento del equipo responde a la decisión de Vasco de conservar el entrenador, más allá de la nueva derrota. La firmeza del Vasco en seguir con Alfaro responde a su lógica: lo trajo porque las encuestas lo daban como preferido de los hinchas, al igual de lo que sucedió con Leonardo Madelón. Pero el día que la tribuna repruebe el trabajo del ex entrenador de Arsenal su suerte profesional en Arroyito quedará sellada, incluso aún a pesar de la falta de un candidato a sucederlo.

La gestión del fútbol profesional de Central camina al paso de las encuestas en la web. Pero más allá de eso, Alfaro revalidó su deseo en seguir en el cargo, y para eso pergeña el cambio de maquillaje táctico del once titular.

Walter Ribonetto es quien pagaría en nombre del plantel la derrota ante Colón, siendo desplazado del conjunto que el viernes visitará a Banfield. En su lugar podría ingresar Ignacio Boggino, pero para Alfaro el mejor zaguero central que tiene el plantel es Guillermo Burdisso, hermano de Nicolás. Y la baja de Jesús Méndez por expulsión servirá de disparador para que Central juegue con dos delanteros, volviendo Andrés Franzoia, pero también para recuperar a Omar Zarif, quien tiene ciertas chances de ingresar por Choy González. Así, Alfaro imagina por estas horas un Central con cuatro en el fondo, tres volantes (Zarif, Escobar, Moreno y Fabianesi), un enganche (Ezequiel González) y los dos delanteros nombrados.

Compartir: 

Twitter
 

El entrenador canaya Gustavo Alfaro sabe que no hay nombres alternativos al suyo, y da pelea.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.