DEPORTES › INFORME ESPECIAL PARA CONOCER LA INTERNA DE LOS BARRAS DE ÑULS.

Quién es quién en el tablón

La hinchada de Ñuls está en la mira de los dirigentes del club y de la justicia ordinaria. Desde ambos sectores en los últimos días se elaboraron listas de reestricción de ingreso para evitar choques violentos. Pero la guerra sigue.

La violencia que rodea a la barrabrava de Ñuls se agita por motivos que exceden los intereses que se ponen en juego al lidiar por el peldaño más alto de la popular. Bandas enfrentadas dirimen su lugar de poder en la tribuna rojinegra, debiendo asumir la institución la responsabilidad de pacificar a sus hinchas irracionales, labor que en los últimos días contó con la complicidad de la propia Justicia, que actuó con decisión para restringir el ingreso de los peligrosos simpatizantes. Pero en los enfrentamientos entre facciones antagónicas hay en juego el control de diferentes barrios de la ciudad, algunos de los cuales son claramente identificados por la policía por la actividad de delitos vinculados con la venta estupefacientes. Los hermanos Vázquez buscan el dominio de la hinchada, para lo cual trazaron acuerdos entre las sombras con quienes eran los hombres de confianza de Diego "El Panadero" Ochoa, abriéndose entonces una batalla que le devolvió protagonismo incluso a Pedro "El Loco Demente" Bismark.

Cuando Matías Pera, Sergio "El Quemado" Rodríguez y Gabriel "Virus" Sottomano atacaron por la espalda a Ochoa, durante el primer tiempo del partido con Independiente, la conspiración tramada por los hermanos Vázquez para tomar por asalto el poder de la barra había llegado a los hechos.

Sergio "Teto" Vázquez y Daniel "Chamala" Vázquez son figuras conocidas por su aproximación de los hermanos Cantero, identificados en la zona sur como uno los principales proveedores de drogas de la ciudad. A los Vázquez se les adjudica un poder económico de proporciones: las torres construidas en Bv. Segui y Maipú y Gaboto y Maipú, según aseguran en "La Granada", barrio emplazado en España al 6000. "Esos edificios son de `los gordos'", como se los nombra peyorativamente a los líderes de la zona.

"Los Vázquez tenían un acuerdo de convivencia con los hermanos Camino, por eso antes no se metieron con la barra de Ñuls", apunta a Rosario/12 uno de los hinchas alinearon detrás de quienes agitan la salida de Ochoa. "Los Vázquez tienen su negocio acá, los Camino lo tenían con Ñuls. Cada uno en sus cosas, así convivieron y se respetaron", apunta el joven barra leproso, que luego se exalta para enfatizar que el jueves "corrimos a los tiros a los del `Panadero' en el parque Independencia".

Disparos en el Parque.

Minutos antes de las 16 del último jueves, día en que Ñuls jugó en el Coloso con Estudiantes por Copa Sudamericana, tuvo lugar en la zona del Rosedal el primer enfrentamiento armado de los barras de Ñuls. Los "fieles" a Ochoa se movilizaban en varios camiones y en caravana, aunque disimulaban el desfile de la hinchada intercalando autos particulares entre los vehículos de mayor porte que trasladaba al gran número de los hinchas por Bv. Oroño. Al llegar a calle Cochabamba al primer camión de la barra se le apareció por la zona del parque más de cincuenta violentos identificados con los "rebeldes" al "Panadero", lanzando piedras y disparos al aire. De los camiones se bajaron más de un centenar de "fieles" que contestaron los disparos, repeliendo a los agresores, quienes ganaron el parque por la zona de Gimnasia y Esgrima. "Yo vi dos heridos de bala, pero se los llevaron a tiempo", confesó uno de los violentos que participó en la reyerta. "Había poca gente armada. Como la requisa para ingresar a la cancha iba a ser muy rigurosa, los que van enfierrados es gente que llamamos `hinchas de apoyo', que no ingresan a la cancha pero garantizan el traslado de la gente, incluso luego del partido", explica un ladero de Ochoa.

Cuando la policía apareció en el lugar improvisó una redada que terminó con la detención de un `perejil'. Demoraron a Fernando Romero, un remisero de Villa Gobernador Gálvez que traía hinchas al Coloso que responden al mando de Ochoa. Romero quedó detenido en la Comisaría 5º, donde la policía le aseguró que fue identificado por testigos como uno de los que lanzaron tiros al aire. Luego de "largas charlas con la policía" el trabajador al volante recuperó su libertad.

La visita a "Pillín".

Fue la propia policía la que el día siguiente a que bajaron a Ochoa a las trompadas del paraavalancha anunció que la barra de Ñuls tenía nuevo líder. "El Quemado" Rodríguez y Matías Pera eran los sucesores de la popular, quienes responden a las decisiones de los hermanos Vázquez. En primera acción como barras triunfantes, Rodríguez y Pera visitaron a Andrés "Pillín" Bracamonte en la Comisaría 9na, donde cumple condena el capo de la tribuna de Central. "Bracamonte les dijo que para darle el golpe de gracia a Ochoa había que robarle las banderas. Y eso dejamos que pase", precisó un veterano de la popular rojinegra alineado con los "rebeldes" porque "Ochoa vende las entradas y no reparte nada". "Pero el trabajo lo hicieron ellos (por los canayas) --acota--; nosotros solo le garantizamos el éxito de la movida".

En la madrugada del martes 7 de setiembre las cámaras de seguridad de Ñuls registraron cómo en menos de dos minutos tres jóvenes ingresaron al galpón donde se guardan las banderas de la hinchada y se llevaron el extenso trapo que reza "40.000 de visitante". La seguridad privada del club y el oficial de policía que vigilaba la instalaciones por los monitores nada vieron. Días después, el video con la riña de los violentos en el partido ante Independiente, que estaba en poder de la policía, se dio a conocer por los medios. "Todo el mundo vio como salió Ochoa de la cancha. Y luego circuló el video con los canallones desplegando la bandera afanada. Después de esto Ochoa no existe más", espetó otro de los violentos que le declaró batalla al "Panadero".

Pero por la denuncia presentada por Ochoa por la agresión que sufrió en la popular, luego Pera y Maxi "El hijo del Quemado" Rodríguez fueron detenidos y trasladados a la Comisaría 4ta, a cargo del Inspector de Zona Daniel Cabrera, en vez de ir a la Seccional 5ta, con jurisdicción en el parque Independencia.

La resurrección del "Loco Demente"

Desde que "Pimpi" Camino lo echó a los tiros de la popular, seis años atrás, Pedro Bismark decidió dejar los hábitos de los violentos. Su lugar en el Coloso pasó a estar en la platea, sin siquiera aspirar a volver al paraavalancha una vez caídos en desgracia los hermanos Camino en las elecciones que expulsaron a Eduardo López del gobierno.

Pero ante una propuesta de los Vázquez, el "Loco Demente" regresó a la andadas. El primer acercamiento con quienes dominan "La Granada", barrio del extremo sur de la ciudad, se produjo en el mes de julio, cuando "Teto" y "Chamala" Vázquez le ofrecieron una vivienda a Bismark para que allí se instale, ubicada en el Pasaje 516 a la altura de 6327. En ese domicilio vivía Juan Mendoza, que se desempeñaba como seguridad de un súper chino ubicado en España 6300, lugar donde el 17 de junio asesinó a Emanuel Carrizo, en un confuso episodio, donde aún está por dilucidarse si el crimen se produjo en el marco de un intento de asalto al comercio. "Cuando cayó en cana, a Mendoza le quemaron el auto y le ocuparon la casa. Ahora vive el "Loco Demente" ahí", relató un vecino, que además añade que "al Loco también le dieron un auto nuevo".

Compartir: 

Twitter
 

Detrás de los antagonismos violentos en la tribuna se disputan negocios millonarios.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.