DEPORTES › INFORME ESPECIAL: POR QUé SE TRANQUILIZó LA INTERNA DESATADA EN LA BARRA DE ÑULS.

La paz que se firmó en el paraavalancha

La interna por la sucesión se había desatado violenta, pero el rápido accionar de la justicia y la dirigencia frenaron los ataques. "Como la barra no tiene líder no hay quien le pague a la policía para entrar las banderas", reveló un barra a Rosario/12.

 Por Alejo Diz

La violenta lucha por el dominio de la barrabrava de Ñuls se tomó una tregua, decisión que asumieron implícitamente los grupos en pugna ante el paso en firme dado por la Justicia y los dirigentes del club para, al menos, evitar que sean las populares del Coloso del Parque el escenario donde los violentos chocan sus diferencias. La interna de los violentos vive un proceso de cambio que entregó en los últimos partidos la cara del nuevo líder: Javier "Cocucha" Gálvez, quien viene de la facción que se mantuvo fiel a Diego "El Panadero" Ochoa tras la rebelión desatada el 4 de setiembre en el partido con Independiente.

Luego de que a Ochoa le quitaron el rango de "líder" bajándolo a las trompadas del paraavalancha, el núcleo de los violentos atravesó un proceso de confusión, más aún para aquellos que nada sabían del golpe que ejecutaron Matías Pera y Maximiliano "El hijo del Quemado" Rodríguez, entre otros, los primeros días de setiembre, quienes estuvieron detenidos por la agresión dos semanas.

Una vez hecha pública la interna, el primer equipo rojinegro jugó de visitante ante Argentinos, en La Paternal, encuentro donde concurrió el propio Ochoa a la popular y sus infieles en la platea. Aquel fue el último encuentro donde los barras alimentaron su encono recíproco dentro de un estadio. Porque el segundo enfrentamiento se daría sobre el verde del parque Independencia, horas antes de que los dirigidos por Roberto Sensini animen el partido de ida con Estudiantes por Copa Sudamericana. Para aquel juego ya regía la restricción judicial para 23 barras identificados por las cámaras del Coloso y el derecho de admisión requerido por los dirigentes.

Ante Estudiantes, en cancha de Quilmes, Ñuls jugó el primer partido de visitante con la prohibición vigente impuesta a los barras, tanto por la Justicia como por el club. La barra de Ochoa viajó a Buenos Aires, pero a la altura de Zárate la bonaerense requisó los tres micros, ante la advertencia de la policía rosarina de que arriba del rodado había armas. Nada se encontró en los colectivos pero la policía de Buenos Aires ordenó trasladar a hinchas a la comisaría para constatar antecedentes, dado que no todos tenían DNI. En la dependencia policial quedaron demorados lo suficiente para que no lleguen a tiempo a presenciar el empate que ponía a los leprosos en los octavos de la Sudamericana.

Ante River, en el Parque, la policía detuvo a 66 hinchas que hacían cola para ingresar a la popular. La mayoría de los detenidos eran rostros conocidos para los efectivos, por lo cual quienes responden a Ochoa decidieron "custodiar" los accesos a la popular desde el interior de la tribuna para "evitar el ingreso de los traidores". Superados los 30 minutos del primer tiempo la policía ordenó subir los molinetes y cerrar los accesos, y fue allí cuando un centenar de barras dejaron su puesto de control e ingresaron a tropel a la hinchada. En el sector local de la popular que da a espaldas al Palomar se ubicaron los que se encolumnan detrás de Matías Pera. Más tarde los violentos acudieron a la comisaría 5ta. a "gestionar" la liberación de los detenidos.

"Como la barra no tiene líder no hay quien le pague a la policía para que deje entrar las banderas y no te haga bardo. Lo que hacen ahora para recaudar es detener a los que saben que están en algunos de los dos bandos, le `plantan' un arma o le inventan una gilada para complicar la situación de los detenidos, y atrás vamos nosotros y arreglamos", explicó a este diario uno de los violentos que se ocupó por conseguir la libertad de todos los hinchas detenidos en la previa del partido con los millonarios. "¿Sabés por qué en Central la barra cuelga todas las banderas que quiere en el Gigante? Porque le pagan a la policía. Eso los saben todos y nunca se hizo nada", añadió el barra rojinegro que estuvo a cargo de la organización de la movilización a cancha de Arsenal el 26 de setiembre.

Para burlar los controles de la bonaerense, el viaje a Sarandí se hizo en combis y autos particulares, quienes a su vez no tomaron el mismo camino. Los barras se ubicaron en la popular y ante la presencia de los propios dirigentes de Ñuls en la tribuna "se corrió rápida la orden de no hacer cagadas".

A los hermanos Vázquez, que suelen asistir a las plateas del Coloso, se los señala como los autores intelectuales de la agresión al Panadero. A "Chamala" Vázquez le balearon el frente de su casa el pasado viernes por la madrugada, lo que se presumía era una respuesta de la barra rojinegra. Aunque las pesquisas policiales se orientan al cruce de intereses en el prolífico negocio de la droga en la zona sur.

Ante Vélez y San José de Bolivia, partidos que Ñuls jugó de local, quienes pugnan por tomar el poder de la barra dejaron de asistir a la cancha y la policía cesó con las detenciones, quizá por asomar Gálvez como el nuevo capo de la tribuna.

Compartir: 

Twitter
 

Tras la golpiza que recibió el "Panadero" Ochoa, la disputa por la conduccion se tornó violenta.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.