DEPORTES › FUTBOL. CENTRAL LE GANó 2 A 1 A BELGRANO CON DOS GOLES DE RIVERO

Méndez puso toda su bravura

El ex Boca atropelló el partido y pareció cubrir todos los espacios de la cancha. Allanó así el camino a la necesaria victoria canaya, que les permite seguir pensando en el ascenso. Los jugadores tomaron nota del reclamo de los hinchas.

 Por Alejo Diz

Central salió a la cancha para dar una batalla desigual, a comparación de su rival, Belgrano. Los canayas debían hacer frente al propio opuesto deportivo, pero además al escepticismo que creció alrededor de su juego tras 21 partidos, a la ansiedad de la dirigencia que teme poner al club barranca abajo y a la frágil lealtad del hincha, que por razones obvias no estaba dispuesto a soportar otro partido con sus dirigidos cerca de la vergüenza deportiva. A todo ello enfrentó el canaya, y pudo, con el tesón de Méndez para correr siempre lanza en mano, contagiando las ganas por jugar al fútbol como hacía mucho no se sentía en Arroyito. Y esa bravura sirvió incluso para apaciguar las dudas revolotearon con el descuento de los cordobeces.

Tan equivocado anda Central en el Nacional B que los plateístas se ocuparon por recordar a sus jugadores una regla máxima del fútbol que se aprende en la primera semana del baby: "Los de celeste juegan para los otros", aclaraba un trapo blanco con leyenda pintada en aerosol azul.

Los jugadores tomaron nota. Porque Central jugó el partido atento a pasar la pelota con precisión, aunque no por eso con el paso de los minutos el canaya cada vez lo hacía mejor. Es que recién a la media hora de juego va a aparecer Toledo en posición de gol sobre el área de Belgrano. El cabezazo fue desviado, pero al menos allí Central dejó huellas en el área de Olave. Y aquella acción servirá de orientación para el resto del encuentro.

Porque una vez que Toledo pisó los metros finales del terreno el auriazul infló ganas, metió decisión, aunque la angustia que arrastra la campaña del equipo llevaba a que solo Méndez se atreviera a correr hacia delante con pelota al pie.

El ex Boca tiene apego al exceso e insiste en asumir con su despliegue el trabajo que debiera cumplir todo el mediocampo. Así, Méndez aparece por un costado, por el otro, defendiendo, atacando. Curiosamente, de su constante desorden a veces salen cosas claras, como la pared que tiró con Chitzoff, quien al pisar el área sacó un centro pasado para todos (Olave, Toledo, los centrales de Belgrano) menos Rivero, que por el segundo palo la empujó de cabeza.

El gol disipó cualquier principio de repudio que pudiera bajar de las tribunas, algo que iba a ser inevitable si no aparecía la ventaja, más aún porque en el desarrollo del juego había muchos puntos de paridad entre los equipos.

Belgrano no mostró rabia ante el gol, postergando para el segundo tiempo el despliegue de sus ambiciones. Pero aquellas pretensiones duraron cinco minutos. Los celestes eran muy ingenuos para defender. Dejaron espacios con torpeza, y de contragolpe Méndez salió jugando, largó para Rivero --eran cinco de Central contra dos de Belgrano-- y el diez definió entre las piernas de Olave para anotar en segundo.

Como Méndez no bajó la intensidad con la que afrontó el partido, el canaya logró mantenerse lejos de la imagen deportiva de impotencia y fragilidad que cargó en los anteriores encuentros. La prueba de entereza emocional se superó con el descuento de Belgrano (zurdazo de Vázquez tras recibir rechazo de un tiro de esquina fuera del área). El propio Vázquez tuvo el empate con un remate en el palo y Méndez se equivocó al quedar solo con Olave. Solo eso se vio luego del tanto visitante.

El triunfo de ayer quizá fue el menos sufrido del torneo en Arroyito. Mucho de eso por responsabilidad de Méndez, a pesar de que los goles los hizo Rivero. Los puntos ganados dejan al canaya con vida en el sueño del ascenso. Aún queda casi todo por hacer. Y habrá esperanza mientras los jugadores, como ayer, tomen nota del mensaje de sus hinchas.

2 Central: Broun (6); Chitzoff (5), Valentini (5), Braghieri (5), Rivarola (5); Méndez (7), Ballini (4), Vismara (5); Rivero (6); De León (5), Toledo (5). DT: Héctor Rivoira.

1 Belgrano: Olave (5); Turus (4), Lollo (4), Claudio Pérez (4), Tavio (4); Ribair Rodríguez (5), Farré (4), Maldonado (4), Vázquez (5); Pereyra (4), Campodónico (4). DT: Ricardo Zielinsky.

Goles: PT: 34m Rivero (C). ST: 6m Rivero (C) y 13m Vázquez (B).

Cambios: ST: 9m Zarif por Rivarola (C), 18m Mansanelli por Lollo (B), 28m Medina por De León (C), 30m Etevenaux por Maldonado (B), 32m Carrizo por Vismara (C) y Cuevas por Campodónico (B).

Arbitro: Diego Ceballos

Cancha: Central

Compartir: 

Twitter
 

Rivero festeja el primer gol, que empujó de cabeza por el segundo palo, con asistencia de Chitzoff.
Imagen: Sebastián Granata
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.