DEPORTES › EL EQUIPO DE MARTINO LE GANó 2 A 1 A COLóN Y QUEDó COMO úNICO PUNTERO

Ñuls sacó chapa de candidato

Aunque el sabalero dominó los primeros minutos de juego en su estadio, luego del gol de Ignacio Scocco, a los 12, todo cambió: Ñuls mostró solidez defensiva y ofensiva en un golazo de contragolpe de Cáceres. Sufrió en los últimos minutos.

Consolida un equipo a base de triunfos el Tata Martino y ya no se discute que Ñuls es un equipo que sabe a lo que juega. La lepra muestra cada vez más virtudes en el Torneo Inicial, pasan los partidos y siempre tiene para agregar una cuota de fortalezas. Ante San Lorenzo exhibió madurez y buen juego y ayer, ante un complicado Colón, le sumó inteligencia para desnudar las carencias del local y golpearlo con gran oportunismo. Scocco, más goleador que nunca, y el paraguayo Cáceres, tras un excelente contrataque, marcaron los tantos de la victoria.

A un equipo en franco crecimiento se le reconocen varias virtudes. Un club se encumbra por una serie de factores no casuales. Ayer, Ñuls, quedó puntero solo, con 18 unidades, seguido por Vélez con 17 y Boca con 16. Este Ñuls, el de Martino, supo conseguir con el correr de las fechas solidez, madurez y buen juego. Quedó demostrado claramente ante San Lorenzo. Y si bien no comenzó de la mejora manera ante Colón, apeló a otro atributo para ponerse en ventaja: el oportunismo. Porque hasta los 12 minutos, momento del tanto de Scocco, la lepra era dominado por el local, que había dilapidado tres situaciones, uno en el palo.

Bernardi ratificó su condición de irremplazable, los centrales sabaleros durmieron y Pérez y el goleador ingresaron al área. Pozo se la tapó al volante y el delantero capturó el rebote y festejó. El tanto aplacó al local, fue un mazazo para los jugadores de Sensini. Ñuls no había mostrado nada hasta el gol, solo se limitaba a defender mal los embates encabezados por el talentoso Mugni y definidos por el peligroso Ramírez. Pero estaba arriba en el marcador. Colón había hecho el desgaste y todo el vértigo que le imprimía al ataque quedó en el olvido con el transcurrir de la primera etapa.

Ñuls se sobrepuso en el campo e hizo su juego. Lentificó el ritmo, circuló con rigor la pelota y enredó al local, a quien obligó a la imprecisión. De esa manera, con esos atributos, la lepra lo retrasó a Colón, lo llevó más cerca de su arquero. Bernardi y en menor medida Villalba tenían la llave del juego, conducían al equipo con inteligencia y sapiencia para elegir cuando avanzar y cuando no. Después del tanto, los de Martino se acomodaron y no pasaron sobresaltos.

Tampoco sufrieron el partido en el primer cuarto de hora del segundo tiempo. Y eso que Colón intentó jugarlo en campo rival. Pero nunca pudo hacerlo como en los primeros diez minutos, cuando presagió una tarde muy complicada para la visita. Pero avanzó de manera desordenada facilitándose las cosas a Ñuls, que jugaba con mayor tranquilidad, casi con certeza de que no podían convertirle.

Esa seguridad en defensa fue acompañada con otro rasgo de madurez, pero esta vez en ataque tras un contragolpe de excelente facturación. La pelota pasó de izquierda a derecha, manejando la pelota con suma precisión y corriéndola hacia la derecha para que Pérez habilitara magistralmente a Cáceres, que apareció desde el fondo y definió con una sutileza, como si tuviera cien goles en Primera. Un golazo, para que Ñuls le agregue una cuota vistosa a su juego.

El gol no cambió el trámite del juego, pero sí una acción aislada, un tiro libre-centro de Mugni que sorprendió a Guzmán se convirtió en el descuento y desde ahí hasta el final todo cambiaría. Sin claridad, con más intensidad que ideas, el sabalero arrinconó a Ñuls, que se limitó a defender la ventaja peligrosamente cerca de su arquero. Ramírez y Gigliotti tuvieron el empate, pero en ese instante trascendental del partido apareció otra de las fortalezas de este Ñuls, acaso las que marcan la diferencia y lo catapultan a ser candidato al título. Heinze, patrón de la defensa, encabezó el enfrentamiento con el ataque del local, se erigió como figura y sostuvo el triunfo de un equipo que se muestra cada vez más completo con el correr de las fechas.

1 Colón: Pozo; Alcoba, Raldes, Pellegrino, Caire; Moreno y Fabianesi, Prediger, Bastía, Mugni; Curuchet, Ramírez. DT: Roberto Sensini.

2 Ñuls: Guzmán; Cáceres, Vergini, Heinze, Vangioni; Pablo Pérez, Villalba, Bernardi; Tonso, Scocco, Rodríguez. DT: Gerardo Martino.

Goles: PT 12m Scocco (Ñ), ST 15m Cáceres (Ñ), 26m Moreno y Fabianesi (C),

Cambios: ST 13m Gigliotti por Curuchet (C), 15m Graciani por Prediger (C), 33m Urruti por Scocco (Ñ) y Gómez por Pellegrino (C), 35m Mateo por Pérez (Ñ), 38m Figueroa por Tonso (Ñ)

Arbitro: Patricio Loustau

Estadio: Colón

Compartir: 

Twitter
 

Cáceres apareció desde el fondo y definió con sutileza, como si tuviera cien goles en Primera.
Imagen: Gentileza diario La Capital.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.