DEPORTES › DOS EN CONTRA Y DOS A FAVOR PARA UN INMERECIDO EMPATE DE OLIMPO

Central hizo todos los goles

Por lo hecho fundamentalmente en el segundo tiempo, el Canaya mereció la victoria pero en el último minuto Delgado cabeceó hacia atrás y le dio el empate a los bahienses. Valentini -la figura de la cancha- se hizo un gol en contra y el primer tanto.

 Por Alejo Diz

2 Central: Caranta (-); Ferrari (6), Valentini (7), Peppino (6), Delgado (5); Encina (6), Méndez (6), Domínguez (6), Lagos (5); Medina (5), Toledo (4). DT: Miguel Angel Russo

2 Olimpo: Champagne (6); Martínez (4), Parnisari (5), Moiraghi (5), García (4); Vega (6), Musto (5), Blanco (5), Gil (5); Bou (6), Sánchez Sotelo (5). DT: Walter Perazzo

Goles: PT: 3m Valentini (C) en contra. ST: 5m Valentini (C), 31m Toledo (C) y 45m Delgado (C) en contra.

Cambios: PT: 21m Pezzuti (6) por Caranta (C). ST: 30m Leandro González por Sánchez Sotelo (O) y Carrizo por Lagos (C), 37m Coniglio por Toledo (C) y 38m Riquelme por Vega (O).

Arbitro: Germán Delfino

Cancha: Central

Asociar una racha de triunfos con calidad de juego no es el mejor camino para entender a un equipo. Central llevaba doce victorias consecutivas y así y todo tuvo sus tarde grises. No fue el caso de ayer. Ante su inmediato perseguidor, el Canaya marcó claras diferencias: fue agresivo, perseveró en sus ataques a pesar de los retrocesos que supone tener a Toledo en el área, minimizó al rival, lo acorraló empujando con más decisión que ideas y con el bramido de todo su público, pero no ganó. Y la culpa no es de Olimpo. Todos los goles lo hizo Central: hubo cuatro y dos en contra. Un empate que corta sus exitosas estadísticas, pero que por juego apuntaló la sensación de que Central no tiene rivales en la categoría que puedan detener su camino al objetivo deseado.

Los insultos del final al árbitro sirvieron para descargar la impotencia que contagió el gol en contra de Delgado, en el último minuto, cuando ya Olimpo había olvidado su repertorio de buenas intenciones. Fue empate y en el fragor de las emociones al hincha se le escapó lo que transmitió el equipo, jugando a máxima intensidad, desplegando un ataque por minuto, a ritmo frenético, por tal a veces descompaginado, pero doblando la voluntad de los bahienses.

No hay que hacer el balance mirando el resultado, menos aún con el arranque del encuentro, que encontró a Valentini atropellando la pelota tras rebotar en el palo, en toque de Bou, y marcando en contra de su arco. Después de eso Olimpo soltó lo mejor de su juego, el que explica su candidatura al ascenso, con volantes rápidos y pases de primera que descubrieron algunas dudas en el fondo de Central.

Pero aquello duró apenas un rato. Una vez que Valentini ajustó sus movimientos y Delgado pudo resistir a las corridas de Bou, Central pasó a tener juego en el mediocampo y de allí pasó a ser dominador, con ataques compulsivos, no tan armónicos, pero con vértigo impuesto por Ferrari y Méndez.

La receta ofensiva era sencilla: desbordes y centros. Fue así como Toledo lo tuvo en el área chica dos veces: primero cabeceó al lugar donde estaba el arquero, en la segunda la pelota pegó en la espalda Parnisari y luego en el travesaño. A Toledo siempre le falta algo para llegar al gol. Y de eso se ocupó Valentini, ya en el complemento, con un cabezazo en el área chica tras un tiro libre, enmendando así su torpeza en el tanto visitante.

En el segundo tiempo a Central le costaba más llegar a los metros finales. Pero a diferencia del primer tiempo, en la primera triangulación (Méndez a Delgado y centro al área) Toledo se sacó la mufa de encima con cabezazo que no pudo desviar Champagne.

Central mantuvo su ambición por ganar para mantener a Olimpo lejos de su campo. Hasta mitad de cancha llegaban los bahienses y si tiraban pelotazos los despejaba Valentini. Pero un centro de tiro libre desde mitad de cancha cayó en la cabeza de Delgado, quien venció a Pezzuti en rechazo involuntario para atrás, para darle a Olimpo un punto por el cual nunca reunió méritos. Porque los merecimientos son todos de Central, que sigue puntero, y a quien nadie puede vencer desde hace 14 partidos.

Compartir: 

Twitter
 

Toledo, de cabeza, rompió la mufa al convertir el segundo tanto del Canaya.
Imagen: Sebastián Granata
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.