DEPORTES › DIRECTIVOS QUIEREN VENDER LA CANCHA DE ARGENTINO

El Olaeta con cartel de venta

El estadio tendría como oferente al grupo Cencosud, dueño del Shopping El Portal y fue valuado por un martillero en 2 millones de dólares. El lunes próximo, se reúne la asamblea de socios.

 Por Alejo Diz

Como sucede en cada oportunidad que el deporte es visto sólo con fines comerciales, ahora es Argentino el que sufre de las ambiciones externas. Es que la dirigencia salaíta, que asumió sin contar con el voto de los socios, anunció un proyecto que tiene como primera etapa la venta del estadio José Martín Olaeta, que fuera donado en la década del `70 por la familia de quien lleva nombre la cancha del club. En la institución de barrio Sarmiento hace cuatro años que se quiere vender el estadio. La trama de la operación tiene involucrados a dirigentes, barrabravas, empresarios, y da cuenta de asambleas truchas, amenazas y manipulación de padrones.

El proyecto de la directiva que lidera Ariel Sclafani tiene como fin la construcción de un nuevo estadio para Argentino (¿con qué necesidad?). Pero no en los terrenos que la institución posee en Víctor Mercante 750 (3.500 metros cuadrados) sino en Av. Sorrento al 1400 (14 hectáreas), detrás del polideportivo del club. Aunque ese terreno es de propiedad fiscal, siendo administrado por el Organismo Nacional de Administración de Bienes (Onabe), que depende de la Secretaría de Obras Públicas de la Nación. Allí, Argentino ocupa 4 hectáreas con una habilitación precaria y otras 10 en forma irregular. A pesar de ello, la dirigencia salaíto libró una concesión a un privado para explotarlo con fines comerciales, y que no están ligados a los intereses que persigue cualquier institución civil y sin fines de lucro.

Con la promesa de construir un nuevo estadio en terrenos usurpados (pertenecientes a Ferrocarriles Argentinos), el lunes, en el singular horario de las 10 de la mañana, la dirigencia que preside Sclafani convoca a una asamblea de socios para tratar la venta de la cancha. El actual mandamás salaíto fue ungido por Fiscalía de Estado, que le aprobó, en abril último, un padrón confeccionado con 600 socios, cuando los libros del club, que por entonces gobernaba Raúl Bertea, daba cuenta de 400 socios. Esa diferencia era suficiente para imponerse en las urnas. Y ante la inesperada determinación de Fiscalía el oficialismo no aceptó las condiciones dadas y Sclafani se hizo cargo del club.

La actual dirigencia está compuesta, entre otros, por dos ex reconocidos barras de Ñuls y Central. Se trata de Roque Sosa, conocido como "El Preso" y por su militancia en las tribunas rojinegras, quien ostenta el cargo de tesorero; y Claudio "Tupa" Carelli, quien viajó junto al Tula (el carismático hincha canalla que iba con el bombo a alentar a Central y luego pasó a ofrecer sus singulares servicios al Partido Justicialista) al Mundial de México `86. Sosa se arrimó a barrio Sarmiento de la mano de Eduardo López, cuando los albos celebraron un convenio deportivo con los rojinegros. Allí conoció a Carelli. Y desde entonces lideran la barra de Argentino y la suerte del club albo con los modales aprendidos en las tribunas del Coloso y el Gigante.

Ellos son los principales impulsores de la negociación inmobiliaria a la que aspira el club. Y quienes promovieron la revuelta en la asamblea de abril último cuando el oficialismo (con Bertea como presidente) intentó constituir la Junta Electoral que debía llamar a elecciones. Aquel cónclave societario se interrumpió por un llamativo corte de luz. La oposición, con Sclafani a la cabeza, recurrió luego a Fiscalía, donde impuso su padrón con 200 socios nuevos y que además tenía inhabilitados a los adherentes con una cuota de atraso.

El estadio, que tendría como oferente al grupo Cencosud, dueño del Shopping El Portal, fue valuado por un martillero en 2 millones de dólares. Pero la actual directiva lo cotiza en 1.200.000 dólares. En lo deportivo, el club está siendo gerenciado por Néstor Rozín, representante de jugadores que, en este caso, no tiene relación con este proyecto. Mientras que el flamante concejal Daniel Peressotti, tras aportar 30 mil pesos para pagar los honorarios del síndico del concurso de acreedores a cambio de publicidad estática y en la camiseta del primer equipo, decidió abrirse de la gestión salaíta, quizá advirtiendo su nuevo compromiso como concejal de la ciudad.

Compartir: 

Twitter
 

La cancha del salaíto está ubicada en barrio Sarmiento a pocos metros del Shopping. El terreno ocupa 3.500 metros cuadrados en Víctor Mercante 750.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.