DEPORTES › DIRECTIVOS DE CENTRAL MAÑANA EN TRIBUNALES

Hay cosas que no cierran

La jueza que interviene en la convocatoria de acreedores de
Central quiere saber porqué el club ya cobró 10 millones de
pesos como anticipo de derechos de televisión, entre otros puntos.

 Por Alejo Diz

La citación de la jueza que entiende en la convocatoria de acreedores de Central a los dirigentes del club para una audiencia "explicativa respecto de la situación institucional" pone en zona de riesgo a los propios conductores de la entidad, y trae mayor incertidumbre sobre Arroyito. Aunque la intención la jueza Civil y Comercial de la 8° Nominación, Liliana Giorgetti, que espera a las autoridades del club para mañana a las 10 en su despacho, es echar luz sobre la conyuntura administrativa y económica que atraviesa la institución canalla y que derivó en un pedido de licencia por parte del presidente Pablo Scarabino.

Conocido es que la deuda post concursal que padece Central pone en jaque la vida institucional de la entidad. De la Asociación del Fútbol Argentino el club se llevó, en los últimos tres años, más de 10 millones de pesos como anticipo de derechos de televisión. Es una práctica común de los dirigentes del fútbol argentino cubrir urgencias económicas con adelantos del cachet televisivo. Lo que no es usual, o al menos no debería serlo, es la ausencia de registro de documentación pertinente a cada uno de los adelantos de dinero. De acuerdo a los archivos de la sede auriazul, es imposible conocer el dinero que se pidió en AFA, por lo cual no hay manera de determinar las sumas que ingresaron y menos aún los destinos que se le dieron a aquellos fondos.

Esta es una de las inquietudes que tiene la magistrada. Pero no es la única. Entre las sospechas que pesa sobre la administración se encuentra el manejo de valores. Se intentará dilucidar si en la tesorería auriazul se registraba como práctica común el cambio de documentos en operaciones en las que el club resignada el 10 por ciento de los mismos. Un ejemplo: se cambiaban cheques por efectivo cediendo un porcentaje del monto del valor.

Pero de acuerdo a las investigaciones llevadas cabo durante el desarrollo del concurso preventivo, los yerros administrativos en Arroyito comenzaron a aparecer antes de que la entidad se presente en convocatoria. Como síntesis de ello hay dos operaciones que rápidamente despertaron la atención de la magistrada. Porque así como el concurso desnudó vicios de la anterior comisión directiva, también le quitó el velo al actual gobierno.

La primera irregularidad detectada por la magistrada apareció en la cesión de la acreencia que Central mantenía con Ezequiel González. Al ganar Pablo Scarabino las elecciones del 2003, el club mantenía una deuda millonaria con el jugador. Y ante una propuesta del fútbol extranjero el Equi decidió abandonar Arroyito. Claro que para concretar su vuelta al fútbol europeo debía negociar el cobro de la deuda. El acuerdo se rubricó por una cifra que se desconoce y con la cesión de la acreencia del jugador a un tercero. Por lo cual cuando Central ingresó en convocatoria, momento donde González ya no jugaba en el club, apareció en la sindicatura un acreedor con documentación probada en reclamo del contrato que le debían a Ezequiel González. Lo llamativo no fue que, en los papeles, Central aún del debía al Equi. Lo curioso es que el reclamo de esa acreencia la presentó Florencia Beatriz Capaccio, que es la secretaria de un representante de jugadores que tiene demasiada ascendencia en las inferiores de Central. Capaccio exigió el cobro de 1.350.000 pesos, aunque el juzgado le verificó 675.050 pesos. Conclusión: Central pagó dos veces la deuda con el Equi.

En otra maniobra previa a la convocatoria también se sospecha administración en desmedro de los intereses del club. La misma refiere a la firma VillaBerna S.A., a la cual se la vinculó a un directivo y un representantes de jugadores (el mismo que intervino en la operación González). VillaBerna es el acreedor 394 de la convocatoria y sus apoderados se presentaron en el juzgado exigiendo 264.448 dólares (780.121,60 pesos) por un supuesto préstamo a la entidad. Pero al no resistir la verificación, fue declarado inadmisible por el juzgado. En este caso se cree que la firma fue creada meses antes de presentar la convocatoria para presentar un supuesto mutuo a la entidad. El reclamo no fue acompañado de documentación veraz. Pero surge inverosímil pensar que una firma haya mostrado tan amplia asistencia financiera sin haber tomado ningún tipo de recaudo administrativo. Como no supo comprobar el supuesto préstamo, el juzgado rechazó la acreencia, aunque los apoderados de VillaBerna solicitaron su revisión.

Frente a estos antecedentes pre concursales de la dirigencia y los serios problemas financieros post homologación del concurso que padece la institución, es que la magistrada espera mañana a los directivos en su despacho.

Compartir: 

Twitter
 

Gonzalo Estévez se convirtió en un hombre clave, tras la salida de Pablo Scarabino. El secretario del club deberá dar explicaciones a la jueza Liliana Giorgetti.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.