CULTURA / ESPECTáCULOS › TEATRO. CIERRA LA EDICION DEL FESTIVAL INTERNACIONAL

Pasaron las obras del mundo

El Festival Internacional de Teatro Rosario 2007 destacó
el protagonismo del teatro histórico latinoamericano.

 Por Julio Cejas

Esta noche a las 22 en el Teatro El Círculo, el grupo mexicano Teatro de Ciertos Habitantes cierra con su obra "De Monstruos y Prodigios", el Festival Internacional de Teatro Rosario 2007. Este particular evento que comenzó el año pasado forma parte del proyecto "El Teatro del mundo en la Argentina", organizado por Instituto Nacional del Teatro y comprende una serie de Festivales Internacionales que se desarrollarán hasta el 7 de octubre en diferentes provincias del país. El Festival arrancó con tres producciones bastante diferenciadas en las que pudo destacarse una vez más la presencia de uno de los creadores más sólidos de la escena nacional: Daniel Veronese. El director y dramaturgo porteño presentó uno de sus últimos trabajos "Teatro para pájaros", una vuelta de tuerca sobre el remanido tema del teatro dentro del teatro que Veronese viene indagando desde sus aproximaciones al teatro de Chéjov ("Espía a una mujer que se mata", "Un hombre que se ahoga").

Una vez más el teatro vuelve a reflexionar sobre su propio material, en "Teatro para pájaros", seis personajes al estilo pirandelliano buscan desandar un camino donde cada uno encontrará las claves de su propia existencia en el tortuoso mundo de las competencias y las rivalidades de un típico grupo de actores independientes, puesto a prueba por las tentaciones del éxito.

Una propuesta no sólo dirigida a un público informado o a los teatreros directamente involucrados que en su mayoría llenaron la Sala Lavarden, una invitación al espectador tradicional que también reclama un sitio en la estrategia de una dramaturgia inteligente.

Incomprensible para muchos por los antecedentes del italiano Pippo Delbono, el unipersonal "Racconto di giugno", un pobrísimo trabajo que pretendió lograr cierta complicidad con el espectador a partir de guiños y recursos demagógicos que empañaron el supuesto relato de la vida del protagonista atravesado por destemplados gritos que se suponían eran fragmentos de "La rabia" o "Enrique V".

La noche de la inauguración fue rescatada por la presencia de la emblemática Fundación Rajatabla de Venezuela con su legendaria puesta de "El coronel no tiene quien le escriba", basada en el texto de García Márquez. La puesta basada en la versión original del recordado cordobés Carlos Giménez, creador del Grupo Rajatabla, se constituye en un verdadero homenaje a la trayectoria de este teatrero argentino que transformó el teatro venezolano y fue además el que impulsó los tradicionales Festivales Nacionales y Latinoamericanos de teatro de Córdoba.

La construcción, el armado, la puesta de luces y los dispositivos escénicos pertenecen a otro talentoso e histórico escenógrafo cordobes, Rafael Reyeros que marcó una concepción del teatro latinoamericano

Otro de los referentes de las artes escénicas de Latinoamérica, el mendocino Arístides Vargas, expulsado del país por la dictadura, actor, dramaturgo y fundador del Grupo ecuatoriano Malayerba, prestigió el Festival con dos de sus trabajos más reconocidos: "Nuestra Señora de las Nubes" y "La Razón Blindada".

En el primero, dos personajes con valijas en mano representan a los eternos exiliados en una tierra extraña, una cruel metáfora apoyada en el absurdo interpretada por el propio Vargas y su esposa la talentosa María del Rosario Francés. "La Razón Blindada" se apoya en los relatos de los presos políticos de la cárcel de Rawson en la década del 70 a los que Arístides Vargas hilvanó con fragmentos de "El Quijote" de Cervantes y "La verdadera historia de Sancho Panza" de Kafka.

Una poética lección de teatro político donde dos presos políticos se juntan todos los domingos para contarse la historia del Quijote y Sancho Panza. Para completar esta presencia de teatristas argentinos exiliados y fundadores de grupos fundacionales latinoamericanos, otro nombre que concitó la expectativa del público local: César Brie y su "Teatro de los Andes". El grupo boliviano creado por Brie llegó con tres contundentes y variadas propuestas: "¿Te duele?", basado en la violencia familiar, "120 kg de Jazz", historia de desencuentros amorosos y "En un sol amarillo", basado en las secuelas de un terremoto acontecido en 1998 en un pueblo boliviano.

Por su parte "Neva", de la "Compañía Teatro en el blanco" de Chile, uno de los espectáculos de mayor rigor tanto actoral como dramaturgico, vio disminuida su propuesta debido a una falla de la organización.

En otro registro y apoyados fundamentalmente en recursos escénicos que no pudieron superar algunas falencias de dramaturgia se presentaron los italianos de la Compagnia Teatrale Jolly Roger con su versión de "Fausto" y los brasileños del Grupo Oficcina Multimedia con "A Acusaçao", basada en una libérrima adaptación de "El Proceso" de Kafka.

Compartir: 

Twitter
 

"Nuestra señora de las nubes", de Ecuador.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.