CULTURA / ESPECTACULOS › CIELO RAZZO PRESENTA "GRIETAS" EN EL ANFITEATRO MUNICIPAL

"Este disco es una pequeña sorpresa"

El álbum fue editado en forma independiente tras desvincularse la banda de una discográfica nacional.

 Por Edgardo Pérez Castillo

Demorado como consecuencia de la disolución del vínculo que el grupo tenía con la discográfica Pelo Music, Grietas, el último disco de Cielo Razzo, tendrá esta noche a las 22 su presentación oficial en el Anfiteatro Humberto de Nito. Hasta allí llegarán Pablo Pino (voz), Cristian Narváez (bajo), Javier Robledo (batería), Juan Pablo Bruno (percusión), Diego Almirón y Fernando Aime (guitarras) para estrenar un listado de canciones que, si bien mantienen el estilo propio consolidado en sus primeras tres producciones de estudio, sorprenden con una oscuridad hasta aquí poco vista en la banda más convocante del rock local.

Es que después de la energía implícita en Audiografía --donde se plasmaron los shows que Cielo Razzo ofreció en el Estadio Obras en mayo de 2006--, Grietas impone una pausa a partir de canciones que, sin perder la marca rockera, se ven atravesadas por climas más reposados. Sin embargo, Diego Almirón apuntó: "También tiene temas que son muy tranquilos. Depende de lo que cada uno interprete como tranquilidad, quizás que las cosas sean más densas, más oscuras, da un poco de tranquilidad al escucharlo. Pero a la vez es un disco que tiene mucha fuerza. Y de lo que hicimos hasta ahora es de lo más compacto que nos salió. Está bueno, porque también estamos en un momento en que necesitábamos un poco de tranquilidad, de bajar un poco".

Por otra parte, no deja de sorprender la densidad de las letras de un grupo que, de haberse dejado llevar por la previsibilidad, podría haber desarrollado poéticas que reflejaran el pico de popularidad y el constante crecimiento que han evidenciado en los últimos años. Esa imprevisible unidad lírica encuentra explicación en las palabras del guitarrista. "La base de lo que uno quiere decir fue formando una idea, que incluso después terminó en el nombre del disco, que también tiene un concepto. Fue todo de la mano, se fue dando así. Son canciones que reflejan la realidad, y tienen dos caminos: o rozan y caminan sobre el absurdo, o están dibujando tu realidad", precisó, mientras que Pino completó: "Sabíamos que la gente a lo mejor estaba esperando un poco más de alegría, y creo que este disco es una pequeña sorpresa. Que también tiene mucho que ver con nuestro crecimiento de vida, como personas".

Todo ello, según Fernando Aime, resultó "algo espontáneo", mientras que Robledo resaltó además la apertura general hacia nuevos autores: "Creo que también viene de la mano de habernos influenciado de otras músicas. Yo no compongo, pero me da la impresión de que los chicos se empezaron a influenciar con otras bandas y eso se metió en las canciones".

De pensarse desde un punto de vista meramente comercial, quizás el cambio de rumbo podría resultar desacertado. Sin embargo, no deja de ser un síntoma de madurez el hecho de que privilegiaran la espontaneidad con la que surgieron estas nuevas obras, evitando además apelar a las fórmulas con las que construyeron sus propios hits. "Eso nos gustó --admitió Pino--, aunque hay cosas que se relacionan con cosas viejas, porque la esencia está. Pero lo que nos terminó de convencer es la sorpresa, que no eran cosas a las que la gente está acostumbrada a escuchar en nosotros, que no nos repetíamos o eran similares a otras cosas". En esa misma línea, Aime agregó: "Lo pensamos y nos dimos cuenta. Podríamos haber usado otras fórmulas, pero no hubiéramos sido consecuentes con la espontaneidad de lo que estaba saliendo, y que es lo que a nosotros nos hace disfrutar".

Mientras tanto, la ruptura con la discográfica no alterará los planes de un grupo para el que la independencia no resulta una experiencia novedosa. Después de publicar sus primeros discos bajo esa condición, Cielo Razzo volverá ahora a tomar el control de todas sus decisiones. "Lo que ganamos es la tranquilidad de hacer lo que queremos, como nos sale y con nuestros tiempos --expresó Almirón--. Equivocándonos o acertando, pero lo lindo de hacer las cosas es que la gente reciba algo. Porque las compañías toman decisiones mirando las cosas por un solo camino, el de vender. Uno no está en contra de vender, porque sino no haríamos un disco, pero también hay formas y maneras de mostrar lo que vos querés. Nosotros queremos tener nuestra forma, y queremos mantenerla así hasta donde se pueda".

Y, fieles a su costumbre de no dejarse detener por el pasado, los músicos ahora podrán dedicarse de pleno al rodaje de estas nuevas creaciones, las primeras inéditas desde el lanzamiento de Marea en 2005. Así lo manifestó Aime, que concluyó: "Sabemos que Grietas salió medio tarde, pero ése es el costo que pagamos por haber esperado tanto y seguir manteniéndonos en la compañía. Cuando nos dimos cuenta le metimos pata, grabamos, lo masterizamos, el disco salió y ya está a la venta. Ahora hay que disfrutarlo".

Compartir: 

Twitter
 

Cielo Razzo es la banda más convocante del rock local.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.