CULTURA / ESPECTACULOS › TEATRO. LA SALA AMIGOS DEL ARTE PRESENTO LA PROGRAMACION DEL 2008

Espacio para nuevas generaciones

Para atraer más público, se apuesta a la diversidad y a la difusión de nuevos teatristas con poder de convocatoria.

 Por Julio Cejas

El año pasado la Sala Amigos del Arte cumplió sus 63 años de labor cultural ininterrumpida en la que el teatro tiene un sitio preferencial con una programación que sigue apostando a la diversidad y a la difusión de una nueva generación de teatristas locales. Esto se debe en buena medida a la labor de su programador, el director teatral Raúl Marciani, que dialogó con Rosario/12 acerca del funcionamiento de esa sala que se apresta este año a revivir un acontecimiento teatral que la tuvo como protagonista en la década del '70.

"El año pasado -comentó Marciani- la cifra en lo concerniente a espectáculos de teatro ascendió a más de 2 mil espectadores, lo que significa un retroceso con respecto a años anteriores y esto se debe a la falta de difusión, se descuida el tema del marketing por parte de algunos grupos jóvenes, a pesar de que lo que caracteriza a la programación es la inclusión de las diferentes estéticas y sobre todo las de la gente más joven".

A la hora de destacar las propuestas más impactantes o de mayor repercusión, el director de La Catapulta no duda en señalar el acontecimiento que significó para la sala la presencia del Grupo italiano Comuna Baires dirigido por Renzo Casali, invitado a la última edición del Experimenta: "Quiero rescatar dos cosas que tienen que ver con la apertura que tuvo el Rayo Misterioso el año pasado dentro del Experimenta, gracias a eso tuvimos la posibilidad de albergar durante dos días en nuestra sala a la maravillosa gente de la Comuna Baires y esto me permitió reencontrarme con su director a quien conocía desde hace muchos años".

En la década del '70, Renzo Casali presentó en Rosario la obra Los hipocondríacos en Politeama, un espacio donde ahora se encuentra la Sala Nicasio Oroño. "Conviví con estas actrices italianas y vi cómo trabajaban en grupo. Si bien el espectáculo que trajeron no era para esta sala, se tuvieron que adaptar; Renzo utilizó los cuadros de la sala, lamentablemente mucha gente no lo vino a ver, pero para mi fue uno de los momentos más intensos en la programación del año pasado", remarcó.

La obra Pitt e Sball en el invernadero de la Casa de Cura de la Comuna Baires realizó dos funciones en Amigos del Arte en el marco del Experimenta 9, festival que en esta oportunidad contó con el apoyo de las salas nucleadas en A.T.I.R. "Me gustaría que el Rayo continúe abriéndose a las otras salas, como pasó el año pasado, son muy trabajadores, nos atendieron muy bien a todas las salas, nos dieron una lección de organización, 15 días antes de comenzar el Experimenta ya estaban los afiches y la programación hecha; esto en contraste con los organizadores de la Fiesta del Instituto Nacional del Teatro que una semana anterior no sabían cuál era la programación".

Por su parte Amigos del Arte es una de las salas que contribuyó al fortalecimiento de la Asociación de teatros independientes de Rosario (ATIR) que realizó el año pasado un festival de teatro para consolidar sus objetivos. "Organizar este Festival -apuntó- fue muy difícil porque había que decidir qué espectáculo iba en cada sala, y eso entre colegas no es muy habitual, pero el festival se va a repetir este año, porque la experiencia fue muy positiva y esta sala fue el punto de encuentro para las reuniones".

La creación de ATIR obedece a la necesidad de juntarse para pelear los espacios independientemente de los apoyos oficiales, aunque el año pasado, según Marciani, sobró un dinero que el INT entregó a los responsables de las salas para resolver en parte las cuestiones técnicas. Con respecto a la relación de las salas independiente y la Municipalidad señaló que "se va a plantear el tema de la iluminación del frente de las salas que en su mayoría funcionan en casas recicladas, si la Muni dice que Rosario se ha convertido en un polo turístico entonces que colabore con la pintura de las fachadas o con las luminarias, todo esto está pedido a través del Concejo Municipal".

A la preocupante situación que implica la baja cantidad de espectadores que asisten habitualmente a las salas locales, se agrega la desinteligencia entre los requerimientos de los entes oficiales y la necesidad de los propios teatristas. "Desde lo formal -detalló- ATIR va a hacer firmar a los grupos un contrato porque se da la situación de que algunos elencos tienen que cumplir con las funciones que les exige el Instituto y entonces no les interesa la cantidad de espectadores, y por otro lado el propio INT nos exige a las salas cantidad de espectadores, el espacio queda como el fiambre del sándwich, yo no puedo decir que suspendan con siete personas, por eso juntamos dos funciones y el bordereaux va al Instituto".

La programación de "Amigos del Arte" incluye para este año a grupos muy convocantes, según la expresión del propio Marciani, con lo que se pretende ahuyentar el fantasma de la creciente ausencia de público.

La programación arrancará en marzo con propuestas como Fingido y Real, del reconocido dramaturgo rosarino Leonel Giacometto, que vuelve a hacer temporada en esta sala después de un auspicioso ciclo que se inició el año pasado.

Fingido, con las impactantes actuaciones de Nancy Barbero y Lucas Cosignani, podrá verse todos los viernes de marzo y abril a las 22, mientras que Real, que tiene como única protagonista a la dúctil Barbero, se presentará los sábados de marzo y abril en el mismo horario.

Por su parte los domingos de marzo a las 21 el Grupo La percha repondrá durante cuatro funciones su obra Comic III, mientras que todos los domingos de abril a las 20.30 subirá a escena La madre que lo parió, una adaptación de un texto de Dario Foo dirigido por Eduardo Ceballos, con la actuación de Cristian Galati, que en principio continuará durante los meses de mayo y junio en el mismo horario.

El grupo anfitrión La Catapulta tiene previsto durante los meses de mayo, junio y julio el estreno nacional de La quinta estación, del dramaturgo Mario Cura, con las actuaciones de Nives Paschetto y Leo Zucca, bajo la dirección de Raúl Marciani.

El plato fuerte llegará los viernes de julio y agosto, con la versión de Babilonia (Una hora entre criados) dirigida por la actriz Alejandra Codina al frente de un elenco integrado por alumnos de su taller.

Marciani recuerda que fue en Amigos del Arte donde se estrenó aquella memorable versión del Grupo Teatrika, dirigida por el desaparecido Pepe Costa, allá por los años '70 y que tuvo repercusión nacional.

Para agosto, septiembre y octubre, está previsto otro estreno, Canción de cuna para un anarquista de Jorge Díaz, según la versión del grupo El búho, con dirección de Eduardo Romagnoli.

Compartir: 

Twitter
 

Raúl Marciani programador en Amigos del Arte.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared