CULTURA / ESPECTáCULOS › UN FESTIVAL QUE SE CONSOLIDA CON EL PASO DEL TIEMPO

Santa Fe, la ciudad del jazz

El encuentro jazzístico tuvo un alto nivel artístico y muy buen marco de público. Hubo además charlas y clínicas.

 Por Pedro Robledo y María Geronzi

Organizado por la Santa Fe Jazz Ensamble, la Universidad Nacional del Litoral y el gobierno de la ciudad de Santa Fe, cerró el último domingo una nueva edición del Festival de Jazz santafesino, que reúne públicos y artistas de distintas orígenes. Este año, el festival fue más allá de su formato tradicional, y sumó charlas y clínicas que enriquecieron el evento. El encuentro ofreció un menú de propuestas que incluyó varios géneros, característica que se viene pensando y ejecutando en los últimos años, con la idea de sumar en cada edición, tal como lo manifiesta Pedro Casís, mentor e incasable luchador por el desarrollo del festival: "A diferencia del anterior, el festival este año sumó a la organización a la gente de Cultura de la Ciudad, con la que nos llevamos muy bien hace tiempo. Esto permitió armar una programación más extensa y con desarrollo pedagógico, porque los invitados principales dieron charlas y clínicas. Contar con el Teatro Municipal era muy importante para nosotros. Pudimos usarlo toda una semana para montar la obra de Nicolás Sorín, que era de mucha complejidad, que requería de óptimas condiciones técnicas para no hacer estériles los ensayos".

"Este año sumamos un grupo vocal por primera vez (Cabernet), que nos sorprendió a todos. Volvimos a tener jazz gitano (Cordal Swing), que hacía mucho no teníamos. Y se pudo editar el disco de la edición anterior, así que estamos muy contentos", agregó el organizador, quien además se refirió al trabajo del Ensamble con un nuevo compositor invitado: Nicolás Sorín.

"Hubo gente de todo el país que vino a tocar y a trabajar para este proyecto de ejecutar esa obra. Vinieron solistas de Rosario, Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos. Armamos la big band, ensayamos en febrero, luego vino Nicolás y se pudo dar todo en las mejores condiciones. Con esta idea de compositores invitados a trabajar repertorio para la orquesta hemos podido dar a conocer obras no estrenadas en la Argentina, como la de Gerardo Gandini en 2006 o la de Ramiro Gallo el año pasado. Esto mantiene viva a la orquesta, porque no es sólo tocar standards, los clásicos o los arreglos que conocemos bien de tantos años, es tocar música totalmente nueva, hecha para el formato de big band. Ojalá de esto se haga una tradición de compositores argentinos escribiendo para big band".

Con una fuerte presencia local, el diseño de la programación permitió que músicos santafesinos, jóvenes y reconocidos en su lugar tuvieran un buen espacio para mostrar su trabajo. Entre ellos, se inscriben en este grupo a Bruno Rosado (tocó al frente de su cuarteto en el cierre y también como invitado de Francisco Lo Vuolo, además de integrar Cucamonga en la trasnoche del viernes). Con Jazz Ensamble Junior (apertura), Improvisaciones Cuarteto, Sebastián López, Santa Fe Latin Jazz (con repertorio de próximo disco), se completa la nómina de muy buenas propuestas locales. De Buenos Aires llegaron a esta edición Caoba Jazz Band (formato tradicional), el Sexteto Cabernet y el jazz gitano de Cordal Swing.

La labor de Lo Vuolo (el viernes), fue largamente ovacionada. Con un set inicial de cinco temas en solo piano, más los bises en trío junto a Sebastián López y Bruno Rosado, con mucho de Monk, Lo Vuolo demostró por qué es considerado uno de los pianistas más interesantes de la escena del jazz porteño. El joven pianista local vivió especialmente esta participación en el Festival: "En principio, fue un desafío muy grande. Uno se puede mostrar totalmente con piano solo, aunque falta lo más lindo que tiene la música que es la interacción con los demás. Pero, como decía Bill Evans, esto se da entre uno, el piano y la audiencia. Pianísticamente, tocar solo demanda mucho, porque hay que cubrir espacios que le pertenecen al grupo. La sensación es diferente, muy alerta, muy nervioso, muy expuesto. Hacía bastante que no tocaba solo, me costó volver a hacerlo".

Esa misma noche concretó su primera actuación en el festival el sexteto vocal Cabernet. Una de las sorpresas del festival. Seis voces versionando jazz, folklore, tango y canciones de autores como Ellington, Jobim, Queen, Cuchi Leguizamón, logrando una estrecha comunicación con el público, alimentada por una buena dosis de humor en la puesta. La cumbia y el rap también estuvieron en el ecléctico repertorio de Cabernet. Para ellos resultó una experiencia inolvidable, teniendo en cuenta que son el primer grupo vocal que participa en el festival. Y una acertada decisión de la organización de contemplarlos en la grilla este año.

Compartir: 

Twitter
 

Santa Fe Jazz Ensamble junto al compositor Nicolás Sorín.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.