CULTURA / ESPECTáCULOS › TANGO. RUBéN JUáREZ PROMETE "DIVERTIMENTO PERMANENTE" EN ROSARIO

"Vivo en un estado de música"

Se presentará esta noche, a las 21, en el Teatro Nacional. Habrá un repertorio bien elegido, y una sección a la carta.

 Por Edgardo Pérez Castillo

"Un concierto de Juárez es un divertimento permanente", dispara de manera maradoniana Rubén Juárez. Aunque será ésa la única vez que el cantante se refiera a sí mismo en tercera persona a lo largo de su entrevista con Rosario/12, en la que pronto dejará en claro que esa posibilidad de diversión constante no está vinculada con su carácter contagiosamente alegre. "Es un divertimento con música, con un repertorio siempre bien elegido", aclara el artista, que mañana y pasado, a las 21, arribará al Teatro Nacional Rosario para estrenar su último espectáculo, bautizado con un lógico y explícito Tango.

Acompañado por Cristian Zárate (piano y dirección) y Daniel Nakamurakare (bajo) y sumando a la pareja que conforman Susana Rojo y Turco Zuaya ("Gente mayor, no son pibes, pero son de pelota al piso, nada de pelotazos"), Juárez no sólo traerá una propuesta de grandes tangos, sino que además abrirá el juego llevando el concierto a un terreno de cierta imprevisibilidad. "Hay una parte del recital que disfruto muchísimo, que yo llamo Tangos a la carta --detalla--. Ahí, tranquilito, empiezo a preguntarle a la gente, porque tengo todo un argumento armado y empiezo a sacar la cosa, a ver cuál es el disco que tienen grabado y que quieren escuchar. Es un popurrí y siempre lo hago, porque es lo más lindo. Gracias a Dios eso me hace agilizar la memoria y me hace sentir más joven".

-Hace una semana Adriana Varela presentó en Rosario su espectáculo Retrospectiva y hablaba sobre la reinterpretación que se genera después de algún tiempo, algo que también puede pasarle a usted cuando abre el juego a la gente. ¿Hace relecturas de esos tangos, de esas historias?

-Sí, siempre. Lo que pasa es que yo vivo en un estado de música. En casa el asadito es con bandoneón, o con guitarra. En mi siempre casa hay algún cantor, algún músico. Aparte de la experiencia que tengo en esto. No es lo mismo que la de Adriana, que la inicié hace veinte años, si no tiene memoria pobrecita, está mal (risas). Lo saludable es cuando vos sabés que hacés una música en serio, la cantás en serio, te preparás y probás sonido en serio. Y llevás buenos músicos y buenos arreglos, entonces no puede fallar nada. El público se acostumbra, porque no viene a ver un producto sino a ver algo que ya está asentado en el corazón de la gente. A mí me pasa siempre eso, termino emocionado cada concierto.

En ese afán por proyectar sus trabajos con seriedad, Juárez opta por lo cualitativo en lugar de la mera acumulación de artistas en escena. "Yo hago la siguiente equiparación: en lugar de tener cuatro o cinco músicos, tengo dos muy buenos, papá --resalta con tono canchero--. Voy con Cristian Zárate y Daniel Nakamurakare, son dos primera especial con los que hacemos travesuras musicales, porque vamos a gozar, no a trabajar. Por supuesto que cuando hay un presupuesto bueno podés sumar, ir agregando de a poco. A esta formación le agregaría una batería, pero el baterista tiene que ser Luis Colzani, no puede ser un batero cualquiera, un palero. En eso siempre he sido muy rígido, como era Sinatra con sus arregladores, y así salía. Como Bill Evans con Tony Bennett, que no hay ninguna orquesta pero podés estar toda la vida escuchándolos a los dos. Y cuando abordás un repertorio con una música genuina como es el tango no le errás. Sobre todo cuando lo respetás".

- ¿Hay algún otro cantante que podría cuadrar con ustedes?

- Sí, siempre hay. Hay mucha gente nueva. Y siempre te queda algún colega afuera, María Graña es una, Trellez es otro... somos una raza bastante importante en todo lo que es el decir, todo lo que es el tango. Y algunas cosas nuevas me gustan, pero no todas. Algunas me parecen material plástico, esas cosas que se derriten enseguida. Pero cuando tocás acústico, cuando seguís la línea de Troilo, que fue uno de los primeros vanguardistas, no le errás nunca. O la de Gardel, de Piazzolla, no le podés errar.

Este espectáculo de Juárez es el primero que presenta el cantante y bandoneonista, luego de la temporada de Los Mosqueteros del tango, que realizó junto a Raúl Lavié y Guillermo Fernández, en Mar del Plata. Ese show, que logró un Estrella de Mar, también llegará a la ciudad.

Compartir: 

Twitter
 

Con sus músicos van a gozar, no a trabajar, aseguró Juárez.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.