CULTURA / ESPECTáCULOS › CORALINE Y LA PUERTA SECRETA, DIRIGIDA POR HENRY SELICK

Cuento de hadas oscuro y delicioso

 Por Leandro Arteaga

Coraline y la puerta secreta. (Coraline) EE.UU., 2009

Dirección: Henry Selick.

Guión: Henry Selick, a partir de la novela de Neil Gaiman.

Voces: Dakota Fanning, Teri Hatcher, Jennifer Saunders.

Duración: 100 minutos.

Salas: Monumental, Showcase, Village.

10 (diez) puntos

Si El extraño mundo de Jack (1993) supuso la colaboración creativa entre Tim Burton y Henry Selick, podríamos decir que en Coraline ocurre otro dueto maravilloso entre Selick y el espíritu fabulesco del escritor inglés Neil Gaiman. Basada en la novela que Gaiman publicara en 2002 ﷓más una reciente traslación bellísima en historieta, con dibujos de P. Craig Russell﷓, Coraline nos propone adentrarnos en ese otro lado que tanto nos seduce como espeja. Atravesar el reflejo, así como Alicia, para descubrir -como lo hacía el personaje de Lewis Carroll- que "lo que está a la izquierda se sitúa ahora a la derecha, y lo que está a la derecha lo hace a la izquierda". Cuando la niña decida cruzar el pasadizo, se encontrará con la copia exacta de la casa que abandona (grande, solitaria y raída, con padres autistas en sus monitores de computadoras), pero sin embargo...

Entonces Coraline se vuelve un cuento de hadas tan oscuro como el mejor. Con las referencias claves como para reencontrarnos con la bruja encantadora y llena de golosinas, perversa de modo gradual, capaz de seducir desde el hechizo a tantos más, intérpretes todos de este otro lado oculto y mentirosamente hermoso. Bruja amante, a su vez, de los juegos y los desafíos, clave que sabrá encontrar esta niña solitaria para enfrentar sus miedos y aceptar su realidad familiar.

Porque lo que corroe a Coraline es su incomprensión del mundo inmediato: adulto y arrutinado. Si bien los padres, gracias a la niña, serán liberados del hechizo y vueltos a su "verdad", no tendrán interés alguno acerca de lo ocurrido. Pero Coraline sabrá, entonces, qué es lo que anida bajo este manto familiar. Los amigos lejanos, ausentes por una mudanza forzada, ya no estarán. Y si bien el desenlace nos permite mirar de otra manera, algo más esperanzada, lo cierto es que la niña asumirá, finalmente, que su suerte familiar es ésta y ninguna otra. Lo demás es sueño o pesadilla. De acuerdo con el lugar del espejo desde el que miremos. Cuál es la realidad. Cuál la fantasía. Coraline o Caroline. Así le dicen, así la confunden. Y las lágrimas de Alicia que nos vienen a la memoria junto a su súplica desesperada: "¡soy real, soy real!".

Mención aparte merecen los personajes que deambulan por el film, tanto el amaestrador atlético de ratas como las dos viejitas gordas. Una maravilla. Tanto como el prólogo con el que el film nos recibe y alerta.

Más la artesanía stop-motion del film, cultivada por el realizador en la mencionada -y ya absolutamente clásica- El extraño mundo de Jack y en Jim y el durazno gigante (1996), lo que nos permite ser parte de una fantasía cuya manufactura, muñecos y maquetas, encanta aún más que cualquiera de los hechizos de toda bruja.

Compartir: 

Twitter
 

A partir del contacto con la bruja, Coraline hará su aprendizaje.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.