CULTURA / ESPECTáCULOS › LATINOAMERICANAS QUE NARRAN EN ESTADOS UNIDOS

Mujeres de notebook y letras tomar

Los dos pequeños tomos, de llamativas pero elegantes tapas color naranja y bermellón, cabe cómodamente en el bolsillo de un abrigo. Consideraciones de (in)seguridad aparte, llevarlo es como guardar un secreto a voces, un secreto imposible de acallar que se derrama con la misma estridencia con que luchan contra la marginación las voces de las autoras que ellos transmiten. Para el bolsillo de la dama fueron pensados los dos volúmenes de esta antología internacional producida y editada en Rosario. El reciente libro titulado Cuando narradoras latinoamericanas narran en Estados Unidos (volumen I y II) fue compilado por la escritora puertorriqueña Lourdes Vázquez con idea y edición de Gloria Lenardón, quien dirige la colección "Semillas de Eva" de la Editorial Fundación Ross, colección a la que pertenecen estos libros.

Lenardón conoció personalmente en el Festival Internacional de Poesía de Rosario a Lourdes Vázquez, quien vive y trabaja en Nueva York, donde escribe cuando puede y se desempeña como bibliógrafa. Las autoras seleccionadas por Vázquez son once, como en un seleccionado de fútbol. Son latinoamericanas que viven en Nueva York o sus cercanías. Así las presenta Amalia Sato: "Una argentina, dos mexicanas, dos cubanas, una venezolana y cinco puertorriqueñas y sus textos". Todas parecen haber hallado su patria en el texto, en esa zona híbrida, entre idiomas, que es la de la fidelidad a la lengua materna en un entorno de habla inglesa. Para casi todas ellas leer y escribir, tanto en la vida como en la obra, aparecen como actividades primordiales y fuertemente constitutivas.

"Al cruzar la frontera te apropias del ente utópico, llámese cuento de hadas, sueño o pesadilla con mil dragones acechándote y la sagacidad de los débiles triunfando, como se asegura en los cuentos de Selfa Chew y Myrna Neves", escribe Vázquez en el prólogo. "Entonces propongo que a esta narrativa habría que leerla con una cerveza, al compás de la música sensual de los cuentos de Jacqueline Herranz Brooks, Dinadipiero Didonato y Sonia Rivera. Sorprendidos(as) de la naturalidad, elegancia y fervor de cómo estas narrativas elaboran hogares y discursos sorprendentes dentro de la compleja lucha de la identidad sexual" (léase: lésbica). "Proveeremos un ojo discordante para que se aprecie el espectáculo violento de la narrativa de Alicia Borinsky y Giannina Braschi. un ojo que capte el símil de Medusa en la mirada cruel de una mujer en el cuento de Sheila Candelario o que capture el erotismo morboso y brutal en el cuento de Lourdes Vázquez". La compiladora elogia también a Madeleine Millán ("Isla con atardeceres") y a Minerva Laveage Duarte ("De tinta azul"), quienes, cabe agregar, encaran el registro de lo fantástico para lograr con mínimos elementos cotidianistas sendos cuentos que se destacan como perlas de perfección del género. Hay además experimentos de cruces entre géneros, como el de la venezolana Dinadipiero Didonato, quien en "Bolleras bajo la lupa" ("bolleras" son las "tortilleras" del español rioplatense) mezcla la autobiografía con el ensayo literario de barricada en una sátira vertiginosa de cuyo maligno ingenio no se salva nadie. Ni su novia: "eso de tener los pelos de otra rodando por toda la casa hasta que aparecen en la salsa de la hamburguesa orgánica no es intimidad sino metamorfosis de la pasión en un cuidado de mascotas".

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.