CULTURA / ESPECTáCULOS › ANDRéS LEYTON, DIRECTOR DE LA COMPAñíA GRANADINA "ZUR TEATRO".

Historia de un titiritero trotamundo

Chileno de nacimiento, Leyton desarrolló gran parte de su carrera artística en Rosario hasta que en 2001 se radicó en España. En la ciudad pondrá en escena la obra "Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar".

 Por Julio Cejas

El prestigioso titiritero chileno Andrés Leyton director de la Compañía Granadina "Zur Teatro", retornó ayer a Rosario, ciudad en la que desarrolló buena parte de su carrera. Está aquí para inaugurar el Ciclo de Títeres organizado por el grupo local La Hormiga que se extenderá durante los meses de agosto y setiembre en el Centro Cultural La Nave (San Lorenzo 1383). Una de las organizadoras y creadoras del grupo La Hormiga, Cecilia Piazza, fue fundadora junto a Adriana Braganolo del emblemático Grupo "La Mancha" que a partir del año 1984 instala una nueva forma de experimentar en el teatro de títeres y objetos de esta ciudad. Leyton se incorpora al grupo y participa de uno de los espectáculos más renovadores de la época: "El Placer en tres movimientos", donde consolidan la búsqueda de un lenguaje que muestra a los titiriteros interactuando con los muñecos y el público.

Entusiasmado por este nuevo viaje a una ciudad a la que siempre le reconoce gran parte de su formación como titiritero, Leyton dialogó con Rosario/12 acerca de su último espectáculo "Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar", obra que podrá verse también el próximo sábado (ver recuadro).

"Esta es una obra del chileno Luis Sepúlveda de la que realizé una adaptación y quedó una versión para un trabajo solista. Es un unipersonal que se encuadra dentro de la línea que desarrollábamos en La Mancha, uno de los estilos que me gusta mucho experimentar que es la manipulación directa de titiritero actor, a la vista sin un retablo tradicional", dijo Leyton. Y agregó que "la historia en sí es muy interesante porque trata de la muerte de una gaviota provocada por un derrame de petróleo y cómo a partir de esa muerte se genera la vida".

-¿Cómo planteas el tema de la muerte frente a una audiencia tan particular?

-Es complejo este tema porque se corre el riesgo de caer en lo dramático o en lo opuesto, eso de `hablemos por encima del asunto para que no se note'. En la obra hay una escena donde la gaviota muere y eso sucede realmente y se entiende que es el puntapié que da inicio a la historia. En Granada funcionó muy bien tanto para un público infantil como para los padres que acompañaban a esos niños, cuando se hacía en campañas escolares las edades oscilaban entre 5 a 11 años.

-¿Qué características tienen los muñecos y los objetos escénicos?

-Yo sigo con la misma tendencia que desarrollé en "La república del caballo muerto", donde trabajaba con títeres que tenían las extremidades inferiores con sopapas o ruedas, acá los gatos tienen ruedas en vez de patas inferiores, también mantengo la idea de trabajar sin un retablo tradicional con un solo objeto escénico sobre el cual voy manipulando los títeres pero siempre como actor a la vista del público.

A partir de septiembre del 2001, Leyton se radica definitivamente en la ciudad del gran Federico García Lorca y comienza una nueva etapa donde se incorporan muchos de los aprendizajes que pueden verse en la concepción de sus últimas producciones. "Desde que me fui de Rosario, las cosas que han cambiado en la estética de mis propuestas, se deben a aportes que yo no había desarrollado aquí y que se deben a mis trabajos como actor, titiritero y fundamentalmente a partir de incorporar la parte de clown, yo nunca había vivido esa experiencia, allá lo hice en una compañía en la que estuve actuando como clown durante tres años a la par de lo mío", comenta el titiritero.

Despúes de muchos años de girar por varios festivales de Europa, Leyton puede establecer con claridad las diferencias entre la forma de abordaje del lenguaje y las temáticas elegidas por los titiriteros latinoamericanos y los europeos. "Creo que estas diferencias están en el modo de encarar la profesión, la temática que utilizamos en Sudamérica tiene que ver mucho, no solo con la ideología sino con la denuncia de ciertas situaciones, temáticas mucho más cercanas a cosas más reales, situaciones que queremos mostrar, allá se usa otra orientación, se realizan versiones de cuentos, adaptaciones de historias, acá hay mucha más creación personal", explica el artista.

-"La República del caballo muerto" fue uno de tus trabajos para adultos más recordados, ¿ya no incursionas más por ese género?

-Bueno, una de las razones por las que privilegio el teatro infantil es porque además de gustarme es lo que más tiene salida en España. Allá todo se maneja a través de el mercado, pero después de este nuevo espectáculo volveré a hacer una puesta para adultos porque me fascina mucho ese público. Recuerdo mucho aquí en Rosario, la época del "Berlín" con ese entrañable espectáculo que fue "La República del caballo muerto"- conclute Leyton.

Compartir: 

Twitter
 

Leyton volvió a Rosario para inaugurar el Ciclo de Títeres organizado por el grupo La Hormiga.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.