CULTURA / ESPECTáCULOS › LA BOMBA DE TIEMPO, CON SU ORIGINAL PROPUESTA

Ritmos en improvisación colectiva

Inédita dentro de la escena musical argentina, la propuesta de La Bomba de Tiempo toma al espectador como una parte clave en sus presentaciones. Con la improvisación como eje fundamental, la utilización de más de un centenar de señas como mecanismo de dirección y un conjunto de percusionistas capaces de escapar (o visitar) cualquier género, el grupo llegará esta noche (a las 23) a Willie Dixon para instalar allí su celebración. Santiago Vázquez, uno de los líderes del proyecto, fue quien detalló algunas de las cualidades de la propuesta.

"Lo que siempre hace La Bomba es improvisar de cabo a rabo. La improvisación está armada a partir del sistema de señas con el que nos manejamos. Los directores, que van rotando, van coordinando la improvisación, cada show es distinto y lo que pasa es que, por medio de estos sistemas, podemos ir captando el ánimo de lo que está pasando en el momento y lugar. En base a eso vamos dirigiéndolo hacia un lado o hacia otro. Tomamos lo que pasa con el público, con la sala y con cómo nos sentimos", explicó.

Esa interacción directa con el espectador --que con su participación incide instantáneamente en el accionar de los músicos-- fue uno de los objetivos que el grupo se planteó desde sus comienzos. "Por un lado dentro de la idea inicial un poco ya estaba el sueño de que sucediera esto, como supongo que le pasa a cualquiera que hace cosas con fe y entusiasmo. Pero en este caso la idea tenía que ver con algo que se completa con el público, no con un espectáculo cerrado sino como una especie de servicio, genera un espacio en el que hacemos el ritmo y la gente pone el cuerpo. La verdad es que si no hubiera pasado esto, el proyecto entero no hubiera tenido sentido. No porque sea para público masivo, sino que es para hacer con alguien, desde el principio tiene que ver con comunicar, con el estado de trance y comunión que se produce entre nosotros, el público, el sonido y el ritmo", distinguió el director.

Y concluyó: "Lo que nos interesa es el espacio que se genera. La Bomba de Tiempo es para vivirlo, no es para escucharlo en un disco o quedarse sentado escuchándolo. Se arma siempre una fiesta, parecido a una rave pero de percusión. Sin un estilo definido, no hacemos ritmos brasileños, candombe, rock, funk, folclore o tango, aunque puede haber un poco de todo eso cuando tocamos, porque lo que hacemos es tomar todas las influencias de los músicos en la improvisación colectiva".

Compartir: 

Twitter
 

La Bomba de Tiempo propone una fiesta centrada en el espectador.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.