CULTURA / ESPECTACULOS › "EL TANGO EN ROSARIO", EL LIBRO DE LAUTARO KALLER

La información que hacía falta

Luego de sostener más de 150 entrevistas y dedicar una década a la tarea inmensade investigación, su autor logró plasmar con mayor certeza la historia tanguera de la ciudad, "la intensidad que ha tenido en Rosario".

 Por Edgardo Pérez Castillo

Fue su intención preservacionista la que llevó a Lautaro Kaller a registrar sus entrevistas con personalidades del tango rosarino. Más tarde, buscaría respaldar esos encuentros con material gráfico: así fue invirtiendo horas de investigación en la Hemeroteca de la Biblioteca Argentina y el archivo del Sindicato de Músicos de Rosario. Luego de sostener más de 150 entrevistas, de dedicar una década a esa tarea inmensa, Kaller pudo darle forma a El tango en Rosario, la obra que esta tarde a las 19.30 presentará en el Centro Cultural Bernardino Rivadavia (San Martín 1080), al que llegará acompañado del bandoneonista Rodolfo "Cholo" Montironi, Raúl Gallardo, Omar Torres y Gerardo Quilici.

Precisamente Quilici fue uno de los que colaboró fuertemente en la búsqueda de Kaller, que desde 1999 se desempeña como columnista en "A todo tango", el histórico ciclo radial que el especialista sostiene en Radio 2. "Tener acceso diario a alguien como Quilici fue fundamental, sobre todo para considerar el proceso del tango --dijo Kaller a Rosario/12--. Lo que siempre charlábamos era sobre la falta de información que hay en Rosario, un lugar muy importante para el desarrollo del tango, que proveía músicos, elementos de calidad constantes y que, incluso, formaron su mundo tanguero propio. Empecé a trabajar con un vacío de información muy grande, incluso con respecto a tópicos establecidos como la escuela bandoneonística, que es un hecho reconocido en el mundo. Lógicamente respeto y tomo esa tipología que se ha establecido sobre un modo de tocar que tiene que ver con el rosarino, y cuyos principales exponentes han sido Antonio Ríos y Julio Ahumada".

Luego de haber resguardado una cantidad de información contundente, Kaller comprendió que podía dar un paso más allá de su intención de preservación: "Iba juntando esa información con el objetivo de que no se perdiera. Después cuando surgió la idea del libro pensé mucho en cómo ordenarlo, cómo darle formato. Empecé a probar escribiendo de manera cronológica, pero la información resultaba muy pesada. Entonces decidí hacer capítulos con directores de orquesta típica. Porque, de hecho, la columna vertebral del tango han sido las grandes orquestas, por lo cual pensé que a través de los directores podía tocar tangencialmente a todos, o a la gran mayoría de los personajes que quería mencionar".

Aun consciente de que todo recorte puede ser calificado de injusto, Kaller se decidió por 31 directores, seleccionados entre los más de 300 de los que obtuvo registro. A partir de esos nombres, y apelando al recurso de la nota al pie, el libro recupera también las figuras de artistas como Alfredo Belusi, Ahumada y Osvaldo "Marinero" Montes, entre muchos otros. En su conjunto, la obra permite acercarse con mayor certeza a la historia tanguera de la ciudad.

Kaller, sin embargo, imagina su trabajo como un disparador para futuras investigaciones. "Tengo una cantidad de información como para hacer otras cosas, pero lo que me interesa es que otros lo hagan y desde otras miradas --remarcó--. Lo más importante de esto es dimensionar este universo, la intensidad que ha tenido el tango en nuestra ciudad. Cómo en un momento ha impregnado el tejido social. Es algo difícil de dimensionar para los que no han repasado esa parte de la historia. Lo importante de éso es el paso siguiente, la reflexión de por qué todo ese universo desapareció. Ahí va a surgir el tema de la industria del entretenimiento, cómo los grandes centros de poder, la industria discográfica, las editoriales, las mass media, han influido en la creación de música estandarizada".

"En la introducción del libro me detengo un poco en éso, porque trato de tirar paralelas entre Rosario y Buenos Aires para comparar lo que va pasando en cada momento, y me detengo en la década del 60 para tratar de desentrañar qué ha pasado con todo éso. Es para que otro lo reflexione y para ver cómo todo ese mundo cayó estrepitosamente. El tango perdió su lugar a manos del Club del Clan, un producto creado desde la RCA Víctor. Es para ponerse a pensar, pero no sólo por lo que pasó, sino también por cómo actuar en el futuro y que no nos sorprendan otra vez", concluyó el autor de un libro necesario.

Compartir: 

Twitter
 

Kaller presentará su trabajo esta tarde en el Centro Cultural Bernardino Rivadavia.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared