CULTURA / ESPECTáCULOS › UNA DE LIZ TAYLOR EN EL CINE MADRE CABRINI

Con los ojos más hermosos

 Por Emilio A. Bellon

En su función de hoy, a las 21, y en relación con un recordatorio de Elizabeth Taylor, recientemente fallecida tras una larga dolencia y una actividad ligada a su aporte financiero en su lucha contra el Sida, se podrá ver en la sala Madre Cabrini uno de sus films más recordados, tal vez el que más expresa el punto más alto de su carrera dramática. Nos referimos a ¿Quién le teme a Virginia Woolf?, film del 66, llevado al cine por un joven realizador entonces, Mike Nichols, en su opera prima, quien años después dirigiría El graduado y Conocimiento carnal.

Junto a Elizabeth Taylor, premiada con su segundo Oscar por su actuación en este film, encontramos a quien era su pareja de entonces, Richard Burton, marido y amante como lo definía ella, el hombre que la va a acompañar en sus recuerdos, en los días sucesivos, tras su fallecimiento en 1984; independientemente de sus otras parejas. En el film que podemos ver esta noche, estrenado en nuestra ciudad en el ex cine Broadway por Warner Bros, Mike Nichols sigue muy de cerca el texto teatral de Edward Albee, la mayor parte de los planteos escénicos de la obra, cuando su estreno en 1964, con la participación de ambos actores, en el Off Broadway.

Desde su título que abre a un juego de palabras con la expresión de la canción infantil, en inglés, ¿Quien le teme al lobo feroz? (big bad Wolf), la obra y el film plantean un despiadado y al mismo tiempo desesperado enfrentamiento entre marido y esposa, George y Martha, quienes a lo largo de una noche desatan una serie de afrentas y reproches, frente a una joven pareja invitada. A puerta cerrada, excepto en uno de sus pasajes, el film de Mike Nichols, rodado en un hoy añorado blanco y negro, pone sobre la mesa y a cara descubierta, en un ambiente en el que el insulto y la ironía escenifican la impotencia y el rechazo, la confrontación de diferentes modos de ser, de la frustración de expectativas y de los deseos reprimidos. El lector de cierta edad podrá recordar aquella composición sublime que Liz Taylor había logrado en su rol de Maggie, en el film de Richard Brooks, Un gato sobre el tejado de zinc caliente, sobre pieza teatral del gran Tennessee Williams.

Film de progresivas tensiones, que lleva la banda sonora de Alex North, ¿Quién le teme a Virginia Woolf? fue considerado un film escandaloso cuando su estreno, al igual que la pieza teatral, porque según rezaba la crítica era "una lúcida fotografía de los cadáveres que la burguesía estadounidense tenía escondidos en su armario".

La obra teatral abre y cierra con un insulto, desafiante y cómplice, mientras que en el film algunas situaciones golpeantes han sido reemplazadas por otras más reparadoras, tal como lo exigía la Warner. Al igual que Elizabeth Taylor, también Sandy Dennis en su rol de Money, fue merecedora de un Oscar, como "mejor actriz secundaria".

Recordemos que la filmografía de Elizabeth Taylor en los primeros años 60 se abre con el kolossal de Hollywood, Cleopatra, de Joseph L. Mankiewicz (en pocos meses más se conocerá una remake), seguida de Hotel Internacional de Anthony Asquith y Almas en conflicto de Vincente Minnelli. En todas ellas, como la siguiente de 1967, La fierecilla domada de Franco Zeffirelli, Los comediantes de Peter Glenville y Boom de Joseph Losey, su pareja protagónica es el mismo Richard Burton según requerimientos de la misma actriz.

De Joseph Losey, realizador que marcó toda una época con su concepción teatral y cinematográfica, con su visión crítica que se fue potenciando desde su condición de exiliado de la sociedad del Maccarthysmo, se podrá ver en la misma sala, el miércoles, a las 21, uno de sus films más perseguidos y censurados: Por la patria (King & Country).

Estrenado a posteriori de uno de sus films más aplaudidos El sirviente, con guión de Harold Pinter, y dos años antes de su divertimento pop, parodia de los films de la saga Bond, Modesty Blaise, el film que se anuncia esta semana se conoció por primera vez, en nuestra ciudad, en el cine Monumental un 6 de julio de 1965, pasando a formar de manera inmediata, las carteleras de los grupos de cine arte y de cine club de entonces, como asimismo de los programas de los trasnoches de Arteón, que tenían lugar en la sede de El Cairo.

Ambientada en los días de la Primera Guerra Mundial, Por la patria plantea un conflicto dramático en torno a la figura de un desertor, rol que interpreta otro de los grandes, Tom Courtenay, quien será defendido por su capitán de la pena de muerte, personaje que asume el siempre presente Dirk Bogarde, en un clima de oscuridad y barro, de angustia y situaciones límites. Al igual que en otros films del realizador que ha legado al cine obras notables como Ceremonia secreta sobre novela de Marco Denevi (nuevamente la Taylor) y El mensajero del amor, aquí en Por la patria están presentes otros temas que son recurrentes en su filmografía, tales como la relación padre hijo, la figura del doble y del espejo, la hipocresía institucional.

En el momento de su estreno, Por la patria fue motivo de blancos de ataque por parte de los sectores más oficialistas y conservadores, y en España sólo se pudo conocer después de la muerte de Franco.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.