OPINIóN › SIETE DIAS EN LA CIUDAD

Los afiches, la boleta y lo que se viene

La batalla publicitaria por las elecciones del 22 de mayo empieza a tocar su punto más alto con afiches y spots radiales, aún antes de lo que autoriza la ley. El sistema electoral que debuta en los comicios provinciales volvió a ser centro de debates entre candidatos. La capacitación de las autoridades de mesa y el fantasma de Chubut se mencionaron en los cruces.

 Por Leo Ricciardino

El breve pero intenso tiroteo político de esta semana muestra que la fecha de las internas del 22 de mayo se va acercando inexorablemente. La publicidad de campaña y hasta el mismísimo sistema electoral de Boleta Unica, estuvieron en la agenda de cruces fuertes entre candidatos. En teoría, la normativa vigente asegura que la campaña empieza "treinta días antes de la fecha del comicio", esto sería el 22 de este mes. Pero en la práctica, los afiches, la publicidad gráfica y los spots radiales ya comenzaron. La televisión es más cara y por eso muchos la reservan para el "ataque" final de los últimos días.

El que abrió el fuego fue el candidato a gobernador del oficialismo, Antonio Bonfatti quien aseguró ser "el único" que respeta las pautas establecidas por ley para el proselitismo político. Su rival interno Rubén Giustiniani no tardó en reaccionar y recordó que los afiches callejeros "son la excepción" en la regla que establece el período de propaganda política. Más allá de la tensión sostenida entre ambos candidatos del socialismo, desde el peronismo aseguraron que Bonfatti "no dice la verdad" y que sólo hace falta "darse una vueltita por la ciudad para ver la profusa pegatina" del candidato de Hermes Binner.

Como sea, los únicos que están ahorrando afiches en esta oportunidad son los postulantes que menos recursos tienen como para difundir su nombre y su propuesta. Los demás, se diría que están parejos a la hora de ocupar la cartelería de las distintas empresas privadas que están haciendo su agosto en pleno otoño rosarino.

Pero como sucede en las últimas semanas con los debates políticos locales, siempre aparece una situación que amplía las discusiones y las lleva un poco más allá. Por ejemplo el sábado, cuando se desarrollaba el acto por Malvinas, el intendente Miguel Lifschitz, el presidente del Concejo Miguel Zamarini, el senador Giustiniani y la candidata a intendente Mónica Fein; miraron asombrados el cielo porque un parapentista maniobraba sobre sus cabezas con un parapente en el que podía leerse "Giuliano intendente". No se sabe si esta particular publicidad viola alguna norma pero lo que sí es cierto es que debe ser una de las primeras veces --si no la primera- que se utiliza en Rosario ese sistema de difusión.

El hecho no les cayó en gracia a los socialistas que venían de una disputa pública con Diego Giuliano por el destino de la Guardia Urbana Municipal. Precisamente, el titular de la GUM Mariano Savia le dijo al concejal peronista que había asegurado que la fuerza municipal "fracasó"; que Giuliano "está más para Gran Hermano que para el Concejo Municipal" y que "el lugar más peligroso en el que estuvo fue la Catedral en misa de 9". El edil reutemista recibió el apoyo de casi todo el arco peronista en el Palacio Vasallo y sorprendió la postura del concejal kirchnerista Arturo Gandolla que no sólo respaldó a su par sino que pidió el reemplazo de Savia al frente de la GUM.

El propio Giuliano escuchó de parte de los agentes de la Guardia Urbana cómo estos le gritaron "Harry Potter" y "payaso", cuando hizo un acto frente a la sede del destacamento de la fuerza municipal. Claro, una cosa es proponer que los agentes de la guardia vayan a las comisarías a reemplazar al personal administrativo para que estos policías puedan salir a la calle, y otra muy distinta es señalarles a los GUM que son unos "fracasados" que "no sirven para nada".

Alrededor del candidato radical Jorge Boasso aseguran que "Giuliano está haciendo cualquier cosa con el tema de la inseguridad porque ve que Jorge (Boasso) ha planteado una plataforma muy seria sobre el tema" y que "la gente sabe diferenciar los slogans de los proyectos comprometidos". Es claro que desde distintos frentes políticos, ambos postulantes disputan en parte una misma porción del electorado rosarino.

Por su lado, Héctor Cavallero agregó más pimienta al tema sugiriendo que la policía "encubre el 80 por ciento de los delitos". Una frase que provocó al secretario de Seguridad Horacio Ghirardi que propuso que un fiscal citara al ex intendente a declarar para ampliar semejante denuncia. Por supuesto, esto no sucederá porque como dice el ministro de la Corte Eugenio Zaffaroni, en la justicia "nosotros jugamos al fútbol", pero en la política "se juega al rugby".

Boleta única

Esta semana volvió el debate en torno del sistema electoral que debutará en la provincia el próximo 22 de mayo. Una discusión por cierto estéril porque la Boleta Unica fue aprobada en la Legislatura y hace rato se decidió la utilización para estas elecciones. Si hubiera sido mejor aplicarlas en comicios donde haya menos categorías en disputa --como los que vendrán en 2012- , ahora carece de importancia. Pero el tema sigue siendo un buen instrumento de crítica y --por qué no pensarlo- de posible excusa para futuros resultados adversos.

Fiel al estilo que inauguró este último año, el gobernador Binner decidió jugar a fondo y aseguró que en Santa Fe no va a pasar lo mismo que en Chubut. Por su lado, el presidente de la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe y máxima autoridad electoral en la provincia, Rafael Gutiérrez, redobló la apuesta y dijo que si aquí llegara a pasar lo que pasó en Chubut, "nos tiramos todos al río". No está de más recordar que el escenario de la provincia de Mario Das Neves se dio por dos condimentos fundamentales: Paridad en los resultados y mala intención en la carga de sufragios. Una cosa, de hecho, lleva a la otra. Si no, basta recordar los comicios de 1995 con cinco mil votos de diferencia entre Jorge Obeid y Héctor Cavallero. Hubo que contar más de un mes voto por voto para salir del atolladero. Las escasas diferencias son tentadoras.

Pero sin necesidad de agitar fantasmas, esta semana la que se equivocó fue la ministra de Educación Elida Rasino, a cargo de uno de las carteras encargadas de la difusión del nuevo sistema electoral. La profesora se empeñó en desconocer y minimizar una denuncia con nombre y apellido que se hizo en torno a los cursos que dictaba Ejercicio Ciudadano con docentes provinciales. Allí se decía que en lugar del espacio de debate previsto en esos talleres, se lo reemplazó por un discurso de la ministra y además señalaron que a los capacitadores les pusieron militantes políticos del PS al lado para controlar lo que decían en esos talleres de capacitación.

La concejala María Eugenia Bielsa, candidata a diputada provincial en lista que lleva como aspirante a la gobernación a su hermano Rafael; recogió esa denuncia y la hizo pública.

Rasino tenía mil y una maneras de enfrentar esta situación sin potenciarla hasta el escándalo como lo hizo. Podría haber dicho que se iba a ocupar del tema, que no volvería a suceder o que ella misma con sus colaboradores iba a controlar el desarrollo de esos talleres. Optó por enojarse con el periodismo que la consultaba sobre la cuestión y no hizo más que poner una lupa sobre el asunto. Es más, el mismo día, Bonfatti tuvo respuestas concretas sobre la problemática y logró depositar el conflicto en el lugar de una denuncia que se iba a certificar. Pero sigue habiendo funcionarios que creen que el rol de los periodistas es preguntar sólo lo que ellos quieran difundir sobre sus actividades. Eso tiene otro nombre y lo desarrollan muy bien los agentes de prensa de cada repartición.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.