CULTURA / ESPECTáCULOS › CINE. MADRE CABRINI PRESENTA UNA PROGRAMACIóN DE CLáSICOS DURANTE TODA LA SEMANA

Alternativas para ver otras películas

Como los títulos taquilleros invaden las salas comerciales, pocas opciones se presentan para quienes quieren disfrutar de otro tipo de cine. La sala de avenida Pellegrini arranca hoy, a las 21, con El arte de arreglarse, de 1954.

 Por Emilio A. Bellon

Una pequeña nota publicada en un matutino porteño en el día de ayer, en su sección Espectáculos, señala que sólo en Capital Federal los films Piratas del Caribe 4, Kung Fu Panda 2 y X Men totalizan, en el orden de la exhibición, 477 salas. ¿Qué espacios quedan para ese otro cine? Y ese "otro cine" en Rosario (esto es algo que se marca y subraya todas las semanas) no sólo es el que ha sido considerado en festivales pensados sólo para un público nominados como "muy exigente"; sino, también el que caracteriza a films de realizadores que alguna vez sí ocuparon un espacio en las salas habituales. Sin ir muy lejos en la búsqueda de títulos, sin irnos muy atrás en el tiempo, consideraremos sólo en primera instancia que aún en Rosario no se ha estrenado el antepenúltimo film de Woody Allen, Que "la cosa" funcione (alteración del título original con nula originalidad), La hora de la religión de Marco Bellocchio, Un feriado particular de Gianni Di Gregorio, Líbano de Samuel Maoz, la nominada Blue Valentine de Derek Cianfrance, El hombre que vendrá de Giorgio Diritti, Potiche Mujeres al poder, de Francois Ozon, entre tantos otros.

Ante inquietudes y reclamos, la respuesta respecto de la programación que se renueva cada jueves siempre es la misma: "Son los distribuidores los que exigen el lanzamiento de estos films taquilleros", que ya se han transformado en la única presencia visible y repetida, semana tras semana.

Afortunadamente, frente a este panorama, que delata la prepotencia y arbitrariedad de corporaciones y súper complejos, la ciudad cuenta con espacios alternativos, que ofrecen, semanalmente algunos títulos postergados (de esos que rechazan las grandes salas) y numerosas reposiciones: el cine El Cairo, espacio público; las salas Arteón y Madre Cabrini, Cine Club Rosario, la sala El Rayo (funciones los miércoles, a las 22), el Centro Cultural Bernardino Rivadavia y, desde su reapertura, algunas salas de los Cines del Centro.

En su función de hoy a las 21, la sala Madre Cabrini, tras dos semanas de receso por cuestiones de refacción en su hall de entrada, presentará un film italiano no estrenado en nuestra ciudad y que nos trae al genial Alberto Sordi como protagonista. De 1954 es El arte de arreglarse y su director Luigi Zampa, retrata aquí a uno de los más típicos personajes que compuso Sordi a lo largo de su filmografía: el del arribista, el que puede pactar por igual con socialistas y fascistas, el que siempre tiene presente su objetivo de triunfo y el de quedar bien con todos. Con guión del escritor siciliano Vitaliano Brancati, autor de Il bell' Antonio, Sordi pasa a ser desde este film una de las tantas máscaras más representativas del cine italiano, junto a Ugo Tognazzi, Totó, Nino Manfredi y Vittorio Gassman.

Para mañana, a las 19.45, se podrá ver la comedia musical de 1944, Las modelos (Cover girl) de Charles Vidor e interpretada por el siempre sublime Gene Nelly, quien nos brinda otra de sus más memorables actuaciones particularmente, cuando en una secuencia, le canta a un maniquí. Tiempo después Fred Astaire lo haría junto a un perchero en el film de Stanley Donen, Boda Real. Ahora en este film que podemos volver a ver, Kelly actúa junto a Rita Hayworth, en una historia ambientada en los años de la Segunda Guerra Mundial. A su término, a las 21.30 será el turno de otra comedia, realizada y ambientada en nuestros días. Desde una situación triangular, James L. Brooks, el director de La fuerza del cariño, llevó al cine ¿Cómo saber si es amor? donde los protagónicos están a cargo de Jack Nicholson, Reese Whiterspoon, Paul Rudd y Owen Wilson.

La programación del día miércoles nos invita a volver a ver, a las 18.30, El discurso del rey (film que se ha reseñado en esta misma sección) y a su término, a las 20.45, la remake de El salario del miedo, ahora sin censura, cuya primera versión, dirigida por el maestro Henri Georges Cluzot, es de 1953, y estaba interpretada por un joven Ives Montand, entre otros.

Ahora, en esta nueva realización del 77, William Friedkin reunió a los actores de carácter Roy Scheider, Francisco Rabal, Bruno Cremer, para volver a escenificar el drama que deben afrontar un grupo de prisioneros al tener que trasladar, por terrenos riesgosos, dos camiones repletos de explosivos. La banda sonora de este tensionante film, fue compuesta e interpretada por Tangerine Dream.

Y así llegamos al día viernes, luego de un día de intervalo, que comienza su función a las 18.30 con un documental sobre el gran, inmortal, actor de tantos films de la Serie Negra (siempre Marlowe), historias de aventuras, films bélicos y dramas inolvidables: Humphrey Bogart. Y a continuación, a las 19, el melodrama vuelve a hacerse presente con un film de ayer y de siempre: September affair, conocido aquí, en nuestro país, cuando su estreno, como Sinfonía otoñal.

Rodada en 1950 por William Dieterle, realizador de las inmortales El retrato de Jenny y Love letters, Sinfonía otoñal nos presenta una inolvidable historia que se juega durante el transcurso de un viaje, entre una pianista, rol que interpreta Joan Fontaine y un ingeniero, personaje que asume Joseph Cotten. Ambos son considerados como muertos debido al accidente del avión y esto les permite vivir su propia aventura, de manera más libre, en escenarios italianos. Un film sentimental que lleva a revivir la música y letra de la melodía principal September song, de Kurt Weill cantada por Walter Huston.

Compartir: 

Twitter
 

Uno de los films que nunca se estrenó en Rosario es Potiche, mujeres al poder, de Francois Ozon.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.