CULTURA / ESPECTáCULOS › LA FRANCESA CAMILLE DALMAIS EN EL PARQUE ESPAÑA

El sonido de "la insolente"

Así la llaman los críticos en Francia,
donde su último disco es un éxito. La
chica suena a pop, a jazz y a grunge.

 Por Fernanda González Cortiñas

Poco convencional. Una calificación que aparece frecuentemente en las crónicas sobre Camille. Y aunque puede sonar diferente -raro podrá decir alguno-, habría que ser sordo para no reconocer el talento de la francesa Camille Dalmais, quien a sus apenas 27 años se proyecta como una de las más brillantes revelaciones de la escena musical actual. Al menos eso es lo que ocurre en su país, en donde ya vendió más de 300.000 copias de su segundo disco Le fil, una placa que se alzó con dos premios en Les Victoires de la Musique -suerte de Emmy europeo, uno de los más prestigiosos galardones que se otorga a la música del viejo continente-, y que este martes, en una oportunidad absolutamente imperdible, traerá a la inquietante cantante gala hasta estas lejanas costas.

En el inicio de una gira que la llevará por primera vez por las principales ciudades del mundo (incluidas Río de Janeiro, Londres, Berlín, Budapest, Montreal y Nueva York, entre otras), "la insolente" como coinciden en apodarla algunos medios francófonos ("en estos últimos años se han visto pocos discos franceses tan descarados", dijo el comentarista de Le Parisien), llega al teatro del Centro Cultural Parque de España (Sarmiento y el río Paraná) para presentarse, en una única función, este martes a las 21.

Acompañada por apenas dos músicos, Matthew Ker (piano, acordeón) y Martín Gamet (bajo, contrabajo, percusión), con una mezcla de sonidos creados natural y artificiosamente, drones y samplers, Camille experimenta con su instrumento, su materia prima, la voz, y la hace sonar como un instrumento. Como una "bulímica de la música", como la definió un comentarista en su país, Camille susurra, sisea, aúlla, ronronea, ruge. Baraja sonidos, los inventa y luego los corta y los pega. Su voz se repite, se acopla, se hace burla, se subleva y se domina. Delicada, revulsiva, sensual, turbulenta, su voz envuelve, se enrosca en la cabeza como una larga, fina y resistente cuerda, como un hilo, le fil. Le fil es el hilo -un bourdon, dice ella-, una nota sostenida, un Si trashumante, que como un leit motiv, como una letanía apenas perceptible, hilvana quince composiciones escritas e interpretadas por esta artista múltiple.

Enfant terrible, Camille empezó a estudiar música a los diez años. Hija de músicos, a los siete ya había definido su vocación: su papá la llevó a un concierto de Ray Charles en las arenas de Nimes. La niña quedó deslumbrada por aquél showman notable, fascinante por los recursos ganados a partir de su carencia.

Polifacética, Camille estudió, se licenció en Letras y tiene un diploma en Ciencias Políticas. Pero sobre el escenario es autodidacta; sobre el escenario habla en francés y en inglés, se escribe la cara y el cuerpo con una caligrafía ilegible, baila descalza, toca el piano y hace muecas y ruidos de todo tipo. Incluso tuvo una participación en cine, en la película de Antoine de Caunes, Les morsures de l'aube. Pero Camille sobre todo canta. Y cuando canta suena a Björk, a Piaff, a Laurie Anderson, a Enya. Y más. Suena a los cantos infantiles de las tribus africanas, a los desgarrados lamentos de las mujeres árabes cuando despiden a sus muertos. Y también suena a jazz, a pop, a soul, a fado, a gospel, a rock, a ambient; a folklore arcaico y al más posmoderno grunge. Y sigue sonando. Todo para hablar de amor. Dueña de un timbre personal, en ocasiones hipnótico, Camille transforma su voz de niña en el sonido del agua, en el ruido de un tren pasando, en un choque, en la caída de una copa de cristal.

Ahora Camille es la estrella de los más populares programas de la TV francesa. Fuerza y pasión, dos sustantivos que acercan una definición para esta, por ahora, incalificable y fascinante artista, que no habrá que perderse.

Compartir: 

Twitter
 

Le Fil es el último y exitoso disco de Camille Dalmais. Ya ganó dos premios equivalentes a los Emmys de Europa.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.