CULTURA / ESPECTACULOS › CALLE 13 DIO UN SHOW DE MAS DE DOS HORAS ANOCHE EN ROSARIO, PRESENTANDO SU ULTIMO DISCO.

Una noche llena de ritmo y consignas

Con más de diez músicos en escena el dúo que componen Residente y Visitante, recorrió su repertorio genérico latino, e incorporaron notas de jazz, ska, y rock. El vocabulario guarro y duro de los boricuas mezcló como siempre la protesta social.

 Por Aimé Peira

El fenómeno boricua Calle 13 volvió a tener su lugar en la ciudad de Rosario el pasado viernes, en el Anfiteatro Municipal Humberto de Nito. La banda que con el hit "Atrévete" desorientó a la mayoría, no demoró mucho en instalar su marca para ser reconocida como una de las más contestatarias y polémicas de Latinoamérica. Con letras directas y agresivas, un vocabulario guarro, fuerte, Calle 13 pasa por las más variadas posibilidades. Ataca diferentes problemáticas sociopolíticas típicas de Latinoamérica así como describe un acto sexual. "Yo digo cincuenta malas palabras por segundo porque la verdad es que me gustaría cambiar este puto mundo", afirma René "Residente" Pérez en "Ven y Critícame". Estas cuestiones son algunas de las que colaboraron con su censura en determinados países americanos.

Pero el rumbo de la banda no ha sido el mismo en Argentina, donde fue invitada por la Nación y compartió su música dentro del marco de los festejos por el Bicentenario. No es menor su presencia en la celebración por los dos siglos de independencia argentina si consideramos la vigente relación de Puerto Rico con los Estados Unidos, sobre la cual René reflexiona constantemente.

En esta ocasión, su visita vino de la mano de la presentación de su nuevo disco Entren los que quieran. Desde que las entradas se pusieron a la venta en Rosario, se cuestionó mucho vía foros y Twitter el título del disco en relación al precio de las entradas. René explicó al respecto que son más de veinte familias las que viven detrás de Calle 13, y que ellos tienen que trabajar con productores (a quienes les agradecieron por su trabajo local) porque el crecimiento que han tenido así lo requiere. Aceptó la crítica (que llegó en una bandera que decía "No entraron los que quisieron sino los que pudimos") y replicó que de todos modos siempre hay que reflexionar el conjunto.

Es que la formación de la gira actual es realmente numerosa. René y su hermano Eduardo "Visitante" Cabra (cerebro musical que permaneció las dos horas de show casi escondido en un costado del escenario), prácticamente han incorporado a su hermana Ileana "PG﷓13", cuya presencia en este último disco es mayor que en los anteriores. La potencia y flexibilidad genérica la permiten a su vez un perfecto trío de vientos y mucha percusión, aparte de las clásicas cuerdas de bajo y guitarra.

Son más de diez músicos en escena los que recorren el repertorio genérico latino, e incorporan notas de jazz, ska, y rock. Y sostienen la destacable característica de las formaciones centroamericanas, de sonar como un verdadero conjunto donde todo se complementa entre sí.

Pero no sólo los sonidos se complementan. La banda lo conjuga todo. Más allá de lo musical, lo estético juega una importante partida. Deportivo y en cuero como es habitual, René frenetizaba a las jóvenes alardeando de encontrarse sin pareja. Todo en Calle 13 colabora a formar el variado espectro que representaba su público el pasado viernes: gente que iba a escuchar reggaeton, chicas que iban a mirar los músculos de René, otros que acompañaban en las protestas que la banda representa. Y pese a la multitud que llenó el evento, no podría afirmarse que en general se trataba de un público frecuente de recitales. Prácticamente no se aplaudía frente a la presentación de los músicos, y se escuchaba a muchos comentar que era la primera vez que acudían al anfiteatro.

El show duró poco más de dos horas, y como es característico de la banda, muchos temas se encontraban reversionados o alterados. Es evidente que Calle 13 no toca para reproducir sus hits. Cada canción es retrabajada para no sonar igual que en los discos o en versiones en vivo anteriores, y se permiten la apertura de muchos espacios para lucir la formación que los acompaña.

En general, todo sonó a menos reggaeton que en las versiones de estudio, y sorprendió la pureza del sonido frente a tanta mezcla de estilos con tanto rap. "La bala", tema de su último disco, fue antecedido por un breve y muy aplaudido discurso en virtud a lo manifestado en su letra, que refiere a la mayor preocupación que se vive en este momento en los países latinoamericanos: la violencia. La educación aparece como clave: "Donde se lee poco, se dispara mucho". Pero también el conflicto de clases: "El rico da la orden y el pobre la dispara".

Sin bises rogados sino adelantados por René, a fin de sacarse de encima la idea de demasiado ego que gira en torno a los líderes de bandas, Calle 13 hizo un cierre de película. El tema final fue "Latinoamérica", que representa con impresionante fuerza el sentir del pueblo Latinoamericano ("Soy lo que dejaron, soy todas las sobras de lo que se robaron... Soy una fábrica de humo, mano de obra campesina para tu consumo...").

La versión original del tema incluye la participación de las reconocidas Totó la Momposina, Susana Baca y María Rita (se recomienda mirar el videoclip dirigido por Jorge Carmona y Milovan Radovic), aunque en la presentación en vivo la joven Ileana Cabra cantó en lugar de dichas voces. Y demostró que lo suyo es mucho más que el rap y el coro, impresionando con un canto de fuerza y expresividad arrolladoras.

Compartir: 

Twitter
 

Toda la potencia de Calle 13. En general, todo sonó a menos reggaeton que en versiones de estudio.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared