CULTURA / ESPECTACULOS › HASTA EL 18 DE AGOSTO GUSTAVO VILLORDO MUESTRA EN EL CAFE DE LA FLOR

Todo el rock volcado en sus paredes

Alrededor de cien fotografías componen la muestra que Villordo dedica a las variadas expresiones que el rock suscita en las paredes de la ciudad. Frases, dibujos, pintadas y aerosoles, a través de las cuales el rock también se perfila.

 Por Leandro Arteaga

"Nadie va a escuchar tu pared" titula la muestra fotográfica, como eco musical a la vez que lema que atraviesa un mundo de imágenes dispuestas para ver y rever un paisaje urbano mutante: capas de pintura reseca, grafitis de colores vivos y gastados, pintadas mayores y menores, grandilocuentes algunas, furtivas otras, con rúbricas de bandas que ya no están. O también y a la vez la tarea inherentemente fotográfica de rescate del tiempo, de gota suspendida en ámbar, con apenas días vueltos años que dan cuenta de cómo era esa misma esquina ya cambiada.

Hasta el 18 de agosto puede visitarse en Café de la Flor (Mendoza 862) la selección y ordenamiento apenas enorme -unas cien de entre cuatrocientas fotografías- que desde años Gustavo Villordo lleva adelante con las paredes de la ciudad como elección temática y musical; es decir, las paredes como testigos y como lugares de tránsito para frases, dibujos, pintadas y aerosoles, a través de las cuales el rock hubo de perfilarse también.

"La manera de distribuir las fotos en la muestra fue como si se tratara de una pared tomada, bombardeada de imágenes, cargadísima de grafitis" dice el fotógrafo a Rosario/12, quien es referente para el escenario musical local, a través de una tarea que se extiende desde hace años, o desde siempre, o con la justificación de anécdotas irreversibles. "Hace un tiempo estaba varado, en un momento donde lo que hacía no me convencía. La fotografía publicitaria no me llenaba. Por otro lado, el rock me gustó siempre; de hecho, soy un músico frustrado, ¡no podía cambiar de un acorde a otro en la guitarra! La fotografía me permitió estar en un escenario, pero con la cámara. Fue algo que se dio por casualidad, y que me terminó enganchando".

Y lo que comenzara como casualidad hubo de continuar en otras búsquedas. Ahora con una muestra profesional, artística, aún cuando el responsable prefiera disentir con estas palabras y señalar que "es un homenaje a las bandas, al rock, es un registro documental". "Desde hace años vengo trabajando con fotos a bandas, pero en un momento me llené de incógnitas sobre las paredes de la ciudad, porque el rock también estaba ahí, con muchísimos grafitis que todo el mundo ha visto, con bandas promocionándose, antes de que hubiese facebook o algo parecido. Más o menos a partir de abril de 2010 fue cuando decidí comenzar a registrar todo esto. Subí un par de especiales a la página (RosarioRock.com) y ahora decidí hacer una muestra. Tengo mucho material, pero no considero que tenga un mérito artístico o fotográfico, es un registro documental de la ciudad, del rock volcado a sus paredes. Hay desde bandas locales, de las más chiquitas, a las más conocidas, nacionales e internacionales. También frases y fragmentos de canciones, o sólo inscripciones de movimientos, como puede ser el grunge. A veces me las encontraba de casualidad, a través de un rastrillaje por ciertas zonas, pero también por medio de amigos y conocidos".

-Las imágenes varían mucho, desde las que se inspiran con las formas de la pared o de la fachada, hasta el descuido adrede de una pintada punk.

-Sí, creo que te referís a la que está en Corrientes y Gutiérrez, donde hay una cancha de fútbol. Justo la casa lindera tiene una chimenea con la que aprovecharon el espacio para pintar las caras de Luca Prodan y el Indio Solari. Las paredes van mutando continuamente, pasás un día pero al siguiente ya cambió, y lo que estaba pasa ahora a estar superpuesto con temas políticos, futbolísticos, hay de todo.

-¿Con qué situaciones imprevistas te encontraste?

-Anécdotas hay varias. Como la de gente saliendo urgente de su casa para decirme "¡eh, me estás fotografiando la casa, me estás estudiando para robar!". Una de las veces, una señora salió de un edificio a gritarme "¡hijo de puta, me pintaste la pared y ahora le estás sacando fotos!". Yo le decía que no, que la pintura estaba seca, que sólo le estaba sacando una foto. Ella me respondía "¡la habrás pintado otro día y ahora le venís a sacar la foto!". También me ha parado la policía, por zona sur, yo buscaba un lugar con la moto y justo hubo un robo con una moto de por medio. Reconozco que hay pintadas que le han arruinado la pared a la persona, pero lo que yo hago es registrar, no es que estoy incentivando a la gente a pintar.

-El acto fotográfico tiene algo que perturba, como sucede en Blow﷓Up de Antonioni.

-Yo no iba con una réflex llamativa, sino con una intermedia, una bridge, de buena resolución, con muchas funciones para sacar fotos manualmente. La llevaba escondida para sacar fotos rápido, por el tema este de que a algunos vecinos podía molestarle. Pareciera que la fotografía provoca que la gente se siente invadida.

Compartir: 

Twitter
 

"El Carpo" Pappo Nappolitano, asoma su figura inolvidable en un paredón de la ciudad.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared