CULTURA / ESPECTáCULOS › UN FESTIVAL QUE RINDE UN ENORME TRIBUTO AL TEATRO INDEPENDIENTE.

Lo que se vive en este Argentino

Más allá de la calidad de las obras expuestas, el festival recuperó parte de aquellas famosas tertulias que reunían tanto a actores, directores, periodistas y creadores. Y lo hizo a través de mesas redondas y entrevistas abiertas.

 Por Julio Cejas

Finaliza hoy en la ciudad de Santa Fe la novena edición del "Argentino de Teatro", organizado por la Universidad Nacional del Litoral que volvió a apostar no sólo a la habitual muestra de espectáculos -siempre bien recibida por el público local-; sino también a una interesante agenda de actividades paralelas que reunió a distintas personalidades del quehacer teatral nacional. A manera de merecido homenaje a los hacedores del teatro santafesino, el Festival quedó inaugurado a partir de la presentación del libro "Inventario del teatro independiente de Santa Fe", a cargo del dramaturgo y director santafesino Jorge Ricci y el crítico teatral Roberto Schneider del diario El Litoral.

Ricci, compilador del libro publicado por Ediciones UNL, recordó junto a Schneider a nombres de la talla de José María Paolantonio o Miguel Brascó, por citar solo algunos de los prestigiosos creadores que a partir de la década de los 60,trascendieron al ámbito nacional.

Los dos en emotivas palabras evocaron a uno de los precursores de la crítica santafesina, el legendario Jorge Reynoso Aldao (Diario El Litoral) y aquellas famosas tertulias que reunían tanto a actores, directores, periodistas y creadores, en una práctica casi inexistente en estos tiempos y que marcó la impronta de una época donde se consolidó una manera de concebir el hecho teatral.

El Argentino de Teatro recuperó parte de esas prácticas a lo largo de mesas redondas y entrevistas abiertas, como las realizadas por el periodista y crítico de espectáculos, Miguel Passarini (Diario El Ciudadano) al talentoso realizador porteño Rubén Szuchmacher; quien volvió a ratificar la coherencia de sus posturas estéticas e ideológicas.

El colega rosarino hizo mención en uno de los pasajes de la entrevista, a una de las siempre perturbadoras reflexiones del creador de "El Siglo de Oro del Peronismo", en ocasión de una nota realizada hace algunos años en la que planteara rotundamente : " el teatro del interior, atrasa", frase que Szuchmacher "actualizó" con una no menos rotunda: "﷓¡Todo el teatro del país, atrasa!".

Haciendo referencia a la "tinelización del arte", el director y docente teatral planteó que a la gente le resulta mucho más interesante una serie de HBO, que una obra de teatro: ﷓"el teatro utiliza procedimientos que la televisión ya absorbió y los vomitó mucho antes."﷓dijo Szuchmacher al referirse también a cierta banalización del teatro argentino de los últimos años.

A la manera de los grandes maestros que predican con el ejemplo, el polémico realizador, demostró en escena la fuerza de sus convicciones al presentarse en el festival, con "Escandinavia"; uno de sus últimos trabajos donde retorna a la actuación, potenciando el trazo poético del dramaturgo Lautaro Vilo con quién compartió la dirección, en un auténtico desafío dramático, donde el actor﷓Szuchmacher pone su cuerpo, sus vivencias y el desgarro de un duelo interior, al servicio de un espectáculo donde se apodera del espectral espacio enmarcado por la siempre incisiva planta lumínica de Gonzalo Córdova.

Otra de los propuestas destacadas, dentro de una programación que este año contó con marcados altibajos, fue "Mi vida después", de la prolífica directora, escritora y cantante porteña Lola Arias, un potente trabajo que tiene mucho de biodrama y que se revitaliza a partir de las historias de cada uno de los protagonistas.

Consolidando la trayectoria de uno de los espectáculos de mayor repercusión tanto en Capital como en el resto del país; se presentó la talentosa María Merlino, quien volvió a deslumbrar con su actuación en "Nada del amor me produce envidia", escrita por Santiago Loza y dirigida por Diego Lerman, un equipo de trabajo que convoca a partir de su propuesta a un público ávido de historias que lo representen.

Ese mismo público que aplaudió de pie a "El centésimo mono"; "Mágica" creación de Oski Gusmán, que escribió y coordinó una historia donde los protagonistas son tres magos que devienen en intérpretes de una historia, donde el mundo de los sueños y las reflexiones acerca de la muerte transcurren en una escena diseñada como "por arte de magia".

Rosario estuvo representada por dos propuestas tan disímiles en sus planteos estéticos, como capaces de reflejar la diversidad de búsquedas que hace algunos años inundan la cartelera local.

Por un lado "La tercera parte del mar"; enigmático texto de Alejandro Tantanian, fue la carta de presentación del joven director santafesino, Felipe Haidar, que estructura un juego atrapante donde el espectador no terminará nunca de acomodarse en la butaca, como si los vaivenes de ese mar al que alude la obra, lo conmoviera con las olas encrespadas de una trama siniestra.

Por su parte alguien muy conocido por el público santafesino y en especial del Argentino de Teatro; el director y dramaturgo teatral, Gustavo Guirado, presentó su última creación: "Naturaleza rota", interpretada por su hijo, el dúctil actor José Guirado, quien también colaboró en la confección de un espectáculo que tiene mucho de onírico y propone diferentes lecturas.

Un ser que mixtura algo de aquellos inolvidables constructores de los cuentos de la infancia, al estilo Gepeto, o del siempre vigente Doctor Frankestein; un personaje que busca en los retazos de la vida, dar a luz una esperanza, menos perfecta y más desprolija, pero más auténtica.

En un espacio plagado de objetos que cobrarán vida a partir del despliegue corporal y creativo de este auténtico clown﷓titiritero﷓constructor de sueños, que es José Guirado; la obra irá contactando con los fragmentos dispersos de todo espectador que esté dispuesto a construir otra escena, un espacio en el que las diferentes formas de lo no establecido ocupen su lugar ,transgrediendo las disposiciones vigentes, para instalar un mundo donde lo roto formule su tratado acerca de la naturaleza de las cosas.

Compartir: 

Twitter
 

La talentosa María Merlino en "Nada del amor me produce envidia", escrita por Santiago Loza.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.