CULTURA / ESPECTáCULOS › EL AMBICIOSO PROYECTO ARTíSTICO DE LA PIANISTA ALICIA CORREAS.

Un talento dedicado a la difusión

Esta noche, a las 20, Correas presentará en el Centro Cultural Parque de España un repertorio conformado íntegramente por obras de compositores rosarinos, en una presentación que será registrada en vivo para su posterior edición en CD.

 Por Edgardo Pérez Castillo

Declarada música distinguida por el Concejo municipal en 2010, reconocida tanto por su talento como por su generosidad, la pianista Alicia Correas convertirá en disco uno de los principios que sostuvo durante su extensa y prolífica trayectoria, el de darle difusión a los autores argentinos. En este caso, será aún más específico el recorte geográfico: esta noche, a las 20, Correas presentará en el Centro Cultural Parque de España un repertorio conformado íntegramente por obras de compositores rosarinos, en una presentación que será registrada en vivo para su posterior edición.

El origen de este concierto se remonta a fines de 2011, cuando en medio de su gira europea Correas incluyó algunas obras de las que hoy sonarán en el teatro de Sarmiento y el río. "Siempre llevo música de autores argentinos, pero nunca había llevado tantos rosarinos. Mi repertorio es integral dentro de la mal llamada música culta. Pero en esta última gira decidí llevar nada más que música de autores argentinos, y entre ellos algunos rosarinos. Me llamó la atención la gran aceptación que tuvieron con ese público avezado. Como soy consecuente con el criterio de que la calidad bien entendida empieza por casa, y esta es una postura mía desde que era muy joven, de adentrarme en las fuentes de mi país, de mi ciudad, decidí hacer este concierto", recuerda la pianista a Rosario/12. En el marco de una charla ocasional con el secretario de Cultura Horacio Ríos, Correas terminó por darle forma a la posibilidad de dejar registrado un concierto conformado por obras de autores de la ciudad. "Es una constante mía en cuanto a la necesidad de investigar y estudiar --explica--. Somos los intérpretes los que damos a conocer a los compositores. Si los intérpretes no nos ocupamos, por muy buenas que sean las obras, quedan como letra muerta. Pensemos que Bach estuvo 200 años desconocido, y lo rescató Mendehlson, ¡nada menos que a Juan Sebatián Bach! Vale decir que así como las actitudes de investigación, de logros, y la actitud de dar, porque uno no estudia para uno sino para comunicarlo a los demás".

- En ese sentido, cuanto mayor presencia tengan esas obras en las actuaciones de los intérpretes, se seguirá impulsando la aparición de nuevas obras, de nuevos autores.

- Claro, así es. Por estas razones se decidió hacer el concierto. Y así como Alex Panizza grabó en el Parque de España las 32 sonatas de Beethoven --y salvemos distancias de obras monumentales (risas) con otros autores menos monumentales pero no menos importantes--, de esa misma manera se va a grabar este concierto. Abrigo la esperanza de que esto sea el puntapié de nuevos discos de nuevos autores rosarinos. En Buenos Aires por suerte hay dos o tres músicos que permanentemente difunden música de autores argentinos, y ya me están mandando a pedir el disco, porque quieren conocer música de autores rosarinos. Quiere decir que la gente que incursiona en ésto, sigue queriendo conocer. En ese sentido siempre me refiero al aforismo que está en las puertas de la Biblioteca Argentina: conocer es amar, ignorar es odiar.

Después de haber interpretado y difundido obras de 85 autores nacionales, fue lógicamente Correas quien asumió la selección del repertorio ("Mal puedo transmitir aquello que yo no sienta", asegura), que abrirá con la "Suite Buenos Aires Tango" de Eduardo Hernán Gómez. "El impulso primero fue querar dar a conocer su obra, porque fue injustamente desconocido, un poco por sus características de modestia personal. Hemos sido muy amigos, condiscípulos incluso. Es una obra que me gusta mucho, considero que está muy bien escrita, y lógicamente hay una afectividad por el amigo que ya no está. Tal vez la obra de Eduardo fue el nudo primero que fui rodeando con otras partituras".

La primera parte del concierto cerrará con la versión pianística que Abel Pizzicatti realizó sobre "Adiós Nonino" de Astor Piazzolla, a quien la propia Correas le mostró el trabajo. "Piazzolla recién la había terminado de componer para quinteto, y le gustó muchísimo la versión de Abel Pizzicatti, que fue un músico nuestro muy completo y muy modesto. Y, como ocurre con la gente de mucho valor, son muy modestas entonces trascienden con su obra. Siempre, claro, que haya alguien que se interese por sus obras", indica Correas.

En su segunda parte, el concierto incluirá la "Danza de las Ñustas" de Luis Milici ("Es una obra muy interesante, escrita sobre una escala incaica pura, lo cual la hace muy particular"); "Adagio", "Movimiento perpetuo" y "Sonata para piano Nro. 6" de Federico Miyara ("Me une una amistad muy grande con Federico, a quien admiro como músico y como persona, las obras son completamente distintas, son bellas y merecen ser difundidas"); y "Espacios gestuales" de Daniel Cozzi ("Una obra breve, que Cozzi tuvo la gentileza de dedicarme"). La totalidad del programa, para la intérprete, permitirá "adentrarse en la música contemporánea sin que la gente se asuste".

La generosidad, el espíritu de docencia y difusión, se hacen así siempre presentes en Correas, que reflexiona: "Nunca estoy demasiado de acuerdo con que se hagan conciertos íntegros de música contemporánea. No porque esté mal, sino porque la gente no se acerca. Para que conozcan hay que ir dándoles de a pequeñas dosis aquello que todavía es tan revolucionario que resulta chocante. Siempre fue así, desde el clasicismo, pasando por el romanticismo y llegando al dodecafonismo. Siempre los cambios son resistidos. Como en la vida. Pero hay que romper con los prejuicios, para abrirse a escuchar otras cosas. Ese es mi modesto aporte".

- ¿Se siente acompañada en su tarea?

- Siempre me he mantenido con una cierta firmeza, relacionándome también con músicos jóvenes. Todo está en función de con quién uno se relaciona. Entonces mis relaciones, a pesar de las diferencias de edad, son lo suficientemente fluidas como para hablar el mismo idioma y hacer emprendimientos musicales juntos. Creo que la soledad es un estado personal que solamente lo puede manejar uno. Tanto en la música como en la vida. Si uno está convencido, con firmeza pero no con tozudez, y lo muestra con dignidad, es una semilla que queda. A veces uno se asombra, incluso, que haya crecido tanto la plantita. Yo me siento respetada por mis colegas, de diferentes edades, y esto me gratifica mucho. Siempre hay mojones en la historia personal y en la historia de la música. Yo trato de no llevarme ninguno por delante.

Compartir: 

Twitter
 

"Si los intérpretes no nos ocupamos, por muy buenas que sean las obras, quedan como letra muerta".
Imagen: Alberto Gentilcore.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.