CULTURA / ESPECTáCULOS

El día que el Museo de Ciencias Naturales renació de sus cenizas

Además de contar con un recorrido ameno, con paredes de colores, bien iluminadas y salpicadas por textos didácticos de tamaño adecuado, el nuevo museo "Angel Gallardo" cuenta con algunas novedades vanguardistas.

 Por Fernanda González Cortiñas

El Ave Fénix. Esa fue la imagen que eligió el equipo del Gallardo para presentar en sociedad un nuevo museo, una institución que realmente ha renacido de sus cenizas. A partir de un número de danza basado en El pájaro de fuego, de I. Stravinsky, todo el acto inaugural de anoche, fue una gran metáfora sobre la fatídica tarde de julio de 2003, en la que un grupo de manifestantes provocó un incendio en los altos de la Facultad de Derecho, donde funcionaba la institución.

Así, con una muestra temática dedicada al vuelo de las aves --o mejor, al hecho de "echarse a volar", como dice su orgulloso coordinador, el museólogo Sebastián Bosch--, el Museo Provincial de Ciencias Naturales "Angel Gallardo" reabre sus puertas con cara nueva, moderna, colorida, iluminada, sorprendente; una cara tan distinta a la que tenía, que hasta cambió de dirección: ahora, formando parte de la estructura integral de la sede de Gobierno Provincial, al museo se ingresa igual que a la Plaza Cívica, por San Lorenzo 1949.

Si es que existen las desgracias con suerte, el destino del museo --no la institución en sí, que perdió casi el 80 por ciento de su patrimonio, equivalente a unos once mil ejemplares, en el voraz incendio provocado que lo consumió en julio de 2003-- sin duda ha sido víctima de una.

A diferencia de su anterior domicilio, en los altos de la Facultad de Derecho, un ambiente del que la mayoría de sus visitantes guarda un recuerdo triste, enrarecido por el hedor del guano de murciélago que inundaba las torretas y lucernarios del centenario edificio; un espacio lóbrego, con muros grisáceos en los que se alineaba un desfile interminable de animales de plumas ajadas, pieles gastadas y ojos opacos.

En un cambio que --además de subrayar los logros de la nueva gestión cultural que, sólo con esto, marca un antes y un después en la historia de la siempre postergada cartera-- promete convocar a un público seguramente nunca antes visto en una institución de este tipo, el Gallardo se plantea como un espacio dinámico que, lejos de limitarse a exhibir su patrimonio, acogerá muestras temáticas que intentarán disparar la imaginación, la creatividad y el debate.

"Se trata de construir un relato desde lo conceptual, abordando el tema desde un punto de vista, digámoslo así, holístico", explica Bosch, quien se hizo cargo de la coordinación de los contenidos aunque la dirección continúa en manos de la responsable ad--honorem, Margarita Díaz de Ferioli, y sin concurso a la vista. "Pensamos una historia, y a partir de eso confeccionamos un guión curatorial que ilustramos con algunas piezas del patrimonio museal, algunas más que pedimos a otras instituciones --en este caso el Museo Histórico Provincial-- e incluso otras que pedimos que nos hicieran especialmente para esta muestra. Para esta en particular, hay una máquina de volar y una escultura sobre el tema, todo del artista plástico Mauro Musante".

Además de contar con un recorrido ameno, con paredes de colores, bien iluminadas y salpicadas por textos didácticos de tamaño adecuado, el nuevo museo cuenta con algunas novedades vanguardistas: un depósito "visitable", en el que se pueden conocer casi todas las piezas que no forman parte de la exposición temática; un laboratorio de biología totalmente equipado; otro, abierto al público ("hicimos una encuestra y descubrimos que el 56 por ciento de los consultados nunca había mirado a través de un microscopio", explica Bosch) y una sala infantil que permitirá que los chicos escriban y dibujen sobre su experiencia en el museo. Asimismo, su cercanía con el Salón de Usos Múltiples de la Plaza Cívica, "permitirá armar casi todo tipo de actividades: conferencias, proyecciones, congresos)

Con un prespuesto de poco más de medio millón de pesos --en el que entre otras cosas se incluyó, por ejemplo, la perforación de las losas del primer y segundo nivel, para conformar un espacio abierto, que balconee a la planta baja y se conecte con la Plaza-- la provincia hace una apuesta fuerte a un proyecto de museo de marcada carácter contemporáneo, acorde a las nuevas tendencias museales. En esta primera etapa --aunque aún sin plazos previstos, se planea completar el "Proyecto Fénix" --como se lo ha denominado en los papeles, y que ya cuenta con más de 20 personas trabajando-- con una biblioteca, una sala de informática y la climatización de todo el ámbito.

Compartir: 

Twitter
 

El Ave Fénix, imagen que eligió el equipo del Gallardo para presentar el nuevo museo.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.