CULTURA / ESPECTáCULOS › LA OCASIóN DE VER STANNO TUTTI BENE, DELICIOSO FILM DE GIUSEPPE TORNATORE

Por los caminos de los reencuentros

Ante los prejuicios de los que deciden qué debemos ver, cómo y cuándo, la sala Madre Cabrini ofrece este sugestivo y atemperado road movie del director italiano, con Mastroiani jugando una línea de tensión y también, de tierno humor.

 Por Emilio A. Bellon

Frente a los agoreros pronósticos de los distribuidores, quienes en mayor medida apuestan a los films que se montan en la repetida épica del Hollywood de hoy (un nombre genérico que designa el mercado de la taquilla estadounidense), el último film de Giuseppe Tornatore, La mejor oferta se sigue exhibiendo a sala llena, en un único espacio de nuestra ciudad. Ante los prejuicios de los que deciden qué debemos ver, cómo y cuándo, el film del director de la tan aplaudida, Cinema Paradiso confirma, una vez más, que el llamado "cine de autor" -y este director ya lo es porque abrió otro capítulo tras los pasos de sus maestros- siempre tiene su público y que no sólo este se encuentra en las salas alternativas al llamado circuito comercial.

Si bien algunos de sus films no tuvieron, en su momento, una repercusión de público respecto del primero, el que nos permitía revivir el sagrado espacio de las salas cinematográficas, sus rituales; lo cierto es que el nombre de Giuseppe Tornatore ya tiene sus numerosos seguidores. Y entre los films que despertaron una mayor convocatoria, en los mismos años '90, están Malena sobre el cierre de esa década y el que se estrenó en 1991, el que nos presenta a Marcello Mastroianni como protagonista, el que se dio a conocer en nuestro país, con el título de Estamos todos bien.

Y este film, este tan conmovedor film, el que podremos ver en la función de esta noche en la tan particular y familiar sala Madre Cabrini, a las 20.30 hs. El mismo se anuncia con el nombre original, en italiano, ya que encontramos grandes diferencias con aquella equívoca traducción. En este caso, decir Están todos bien nos ubica frente a alguien que mira desde afuera; que no forma parte directa de la vida cotidiana de los que se nombra, que se puede pensar como un visitante, un familiar lejano, un forastero.

Con guión del propio director, el tan reconocido Tonino Guerra (nombre que encontramos en numerosos films del gran Federico Fellini) y Massimo de Rita, el film que hoy anunciamos, nos presenta al mismo Marcello en el rol de un hombre ya anciano, que vive en un pueblo del sur, en la provincia de Trapani, en la costa oeste de la tan legendaria y mítica Sicilia, que un día decide dejar su casa y partir en viaje para visitar a cada uno de sus hijos, quienes viven en diferentes ciudades; a quienes no ve desde hace mucho tiempo.

Siempre se ha admirado en los films de Tornatore la presencia de un guión definido, el soporte marcadamente narrativo, la fuerza de una estructura literaria que despertará cinematográfica. En una de las entrevistas que se pueden leer en diversos medios, el realizador de esta excepcional obra que es La legenda del pianista sull´oceano de 1998, (basada en el monólogo Novecento de Alessandro Baricco; actualmente en la cartelera teatral porteña), nos comenta, en lo que hace a la creación artística: "Un film nace de una idea, de una intuición, de un personaje, de una frase, de un estado de ánimo, del pasaje de un libro, de un suceso cotidiano, de un hecho histórico, de una crónica, de un sueño, de un fulguración...". Y en forma inmediata, nos dice: "Creo como Federico que cuando de pronto llego al set de filmación, el film sale a mi encuentro y me saluda con simpatía. Pero observo que en el momento en que deseo intervenir, me da vueltas la espaldas, me deja solo y continua por cuenta suya".

Es, tal vez, este movimiento pendular, que tiende a crear su propia esfumatura, el que Tornatore, igualmente, trata de plasmar en cada uno de sus films. En ciertos momentos advertimos que lo azaroso y lo mágico están presentes, de manera libres. Y lo vemos a él ahí, con ese gesto de asombro que nos llega como un prolongado eco. Momentos inolvidables que ahora irán asomando en Stanno tutti bene a medida que nuestro personaje, que transita no sólo ciudades, sino el pentagrama de la partitura del siempre admirable Ennio Morricone, en este viaje por varias ciudades, lo que transforman al film en un sugestivo y atemperado "road-movie".

Por diferentes caminos, el tren como medio de partida, Matteo Scuro llegará primero a Nápoles (aquí, Mastroianni había filmado junto a Jack Lemmon, años antes la inolvidable Maccheroni bajo la dirección de Ettore Scola), para luego arribar a Roma, Florencia, Milán y Torino, con una escapada a la ciudad de Fellini, Rímini. En este viaje, y en el hogar de cada uno de sus hijos, Tornatore nos invita a reflexionar sobre los modos de vida, los cambios, diferentes formas de sentir, las variaciones generacionales.

De esta manera, en este tan esperado viaje, en el que Matteo entablará un inesperado diálogo con una elegante dama en el tren (rol que interpreta la veterana actriz francesa, Michele Morgan), la expresión "Stanno tutti bene" pone en juego la relación apariencia﷓ realidad, abre espacios a los silencios, deja al descubierto lo que no se podía decir, traza una línea de tensión e igualmente brinda momentos a un tierno humor.

Para el elenco de este film, que obtuvo numerosos premios en distintos festivales internacionales, Tornatore contó con la presencia de jóvenes actores; entre ellos, Salvatore Cascio, a quien habíamos visto dos años antes en la inolvidable Cinema Paradiso interpretando al niño Totó, el aprendiz de proyectorista, junto a su querido Alfredo; nuestro recordado Philippe Noiret.

Junto a él, en este reparto de este film que forma parte de su etapa siciliana, pero ahora abriéndose a otras direcciones, encontramos a Valeria Cavalli, Leo Gullotta, Marino Cenna, Roberto Nobile, Norma Martelli, y Matteo Pipparo.

Recordemos que en el año 2009, bajo la dirección de Kirk Jones, el rol que interpretaba Marcello Mastroianni lo asume el igualmente admirable Robert De Niro en esta remake en la que actúa, desde su personaje llamado Frank Goode, junto a Drew Barrymore, Sam Rockwell, Kate Beckinsale, Melissa Leo y Damian Young.

Compartir: 

Twitter
 

Mastroiani encarna a un anciano de Trapani que un día decide salir a visitar a sus hijos.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.