CULTURA / ESPECTACULOS › MUSICA. YANINA BOLOGNESE Y EMILIO PERONI ACTUARAN EN AUDITORIO MACRO

Un piano a cuatro manos

La joven pianista rosarina se presentará junto a su par neuquino, en un concierto cuyo programa intenso y arriesgado será de gran lucimiento para ambos intérpretes. El repertorio incluirá obras de Beethoven, Mozart, Poulenc, Ravel y Debussy.

 Por Marisol Gentile

La joven concertista local Yanina Bolognese hará dupla con su par neuquino Emilio Peroni, en un interesantísimo concierto para piano a cuatro manos que tendrá lugar mañana, desde las 19, en el Auditorio del Banco Macro (Corrientes y cortada Ricardone). "Tocar el piano a cuatro manos es para mí una experiencia muy enriquecedora", adelanta Bolognese en su entrevista con Rosario/12.

"El pianista generalmente toca solo, y en menor frecuencia con otros instrumentistas, haciendo música de cámara --amplía--. Los músicos de orquesta están familiarizados con tocar y relacionarse con sus pares, compartiendo el atril, la fila, etcétera. En cambio, entre pianistas, esto no se da con frecuencia. Es así que en la práctica a cuatro manos, como a dos pianos, se produce un intercambio inusual que es muy interesante. Hay que tener en cuenta además que no hay otros instrumentos que se suelan tocar de a dos músicos al mismo tiempo. Según cómo esté escrita la música, tocar a cuatro manos puede ser a veces bastante incómodo (las manos se cruzan y a veces se pisan, el piano secondo se encarga de los pedales y resulta estar mucho más lejos de lo habitual...) pero asimismo, es una experiencia muy divertida!".

Emilio Peroni (nacido en Neuquén y criado en Cipolletti, Río Negro) pasó largos años viviendo en el exterior: producto de su deseo de progresar musicalmente vivió en Roma, en Barcelona y en Rostock (Alemania). Desde hace poco tiempo ha vuelto al país para instalarse en la ciudad que lo vio crecer. "Durante mucho tiempo, la música para piano a cuatro manos fue famosa por su interpretación en grupos de reducido público en las casas de familia --apunta Peroni, compartiendo el reportaje--. De a poco, fue tomando una interpretación más solística, al punto que existen obras para piano a cuatro manos y orquesta, como el concierto de Karl Czerny op. 153. La sonata de Beethoven es su única obra para esa formación. Fue escrita en 1797 y posee los movimientos característicos de influencia clásica (movimiento sonata y rondó con su característica repetición del tema inicial). En esa época, Beethoven pasó cinco años en Viena intentando conquistar la ciudad como compositor y pianista".

El músico hace mención de esta obra dado que será una de las que integran el programa, por cierto intenso, arriesgado y de gran lucimiento para ambos intérpretes. Así, la primera parte abrirá con esta obra monumental del compositor alemán, la "Sonata Op. 6 en Re Mayor". Luego, le seguirá el "Andante con Variaciones KV 501 en Sol Mayor" de W. A. Mozart. "Mozart dedicó más obras a esta formación, así como su antecesor Johann Christian Bach, no así Haydn o Beethoven. Durante mucho tiempo Mozart tocó con su hermana Nannerl bajo supervisión de su padre Leopold", acota el solista.

La primera parte concluirá con la "Sonata para cuatro manos" de F. Poulenc, única sonata del autor francés para cuatro manos, que fue escrita a los 19 años de edad. "Por más que tenga una estructura clásica de tres movimientos, sólo dura 6 minutos, y fue influenciada por la música de Stravinsky y Satie. En ocasiones es interpretada a dos pianos en lugar de a cuatro manos", ilustra Peroni.

La segunda parte será el turno de los impresionistas, e iniciará con una hermosa obra pianística de Ravel, "Mi madre la oca" (cinco canciones infantiles), que fue escrita por el compositor especialmente para dos niños, basada sobre cuentos de Charles Perrault. "Ravel tuvo siempre una predilección por los niños, y dedicó esta obra a los intérpretes, hijos de dos amigos suyos", dice. El concierto concluirá con Debussy y su "Pequeña Suite", que en su momento fue estrenada por el mismo autor junto a Jaques Durand, hijo del editor de música de grandes compositores franceses.

La música para piano a cuatro manos está escrita para un "piano primo", a quien le corresponde el registro más agudo del instrumento, y un "piano secondo", que le corresponde el más grave. "En nuestro caso dividimos las partes buscando intercalar bastante los registros", dice Bolognese. "Con Emilio nos pusimos en contacto por primera vez en ocasión del armado de este concierto, e inmediatamente se gestó una relación muy fluida con mucho entusiasmo por tocar juntos", agrega.

- Desde cuándo existe esta pasión y dedicación por el instrumento que tocan?

- Yanina Bolognese: A los 5 años me encontré por primera vez con un teclado jugando en la casa de mis amiguitas vecinas, y me gustó tanto que mi abuelo me regaló uno para mi cumpleaños. Desde ese momento empecé a estudiar, aprendí guitarra, canté, pero siempre supe que volvería a las teclas, y finalmente el piano me atrapó.

- Emilio Peroni: La pasión fue desde el juego que un niño hace con el instrumento. A los 7 años comencé con la música y noté la enorme gama de posibilidades que permite realizar el piano.

Con muchos proyectos por realizar, que incluyen "hermosos planes solísticos hasta 2017" (Peroni) y "conciertos de cámara y la posibilidad de participar en un Festival en Chile el próximo verano" (Bolognese), este dúo ya está pensando en el armado de otro programa en donde puedan hacer lucimiento de sus dotes, a la vez que intercalar en su práctica solitaria la novedad no tan frecuente de aunar sus criterios musicales y compartir atril, teclas y pedalera.

Compartir: 

Twitter
 

La rosarina Yanina Bolognese califica a la experiencia como "muy enriquecedora"
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.