CULTURA / ESPECTáCULOS › MUSICA. LA BANDA ROSARINA PRESENTA SU NUEVO MATERIAL

La reinvención del Coelacanto

Con más de veinte años de trayectoria, y después de cuatro discos, el grupo convocó a Dani Pérez para que asumiera la producción de Por el borde, un trabajo donde, sin perder la esencia, marcan un cambio de rumbo renovador y sorprendente.

 Por Edgardo Pérez Castillo

Siempre afín a la ironía, El Regreso del Coelacanto eligió paisajes difusos, desolados y grises para darle forma al arte gráfico de Por el borde, el sorprendente disco que llegó para clarificar el camino de un proyecto que, a más de veinte años de su fundación, supo exactamente cómo reinventarse. Porque aún cuando los rasgos históricos de la banda siguen siendo palpables, su quinta producción rompe el molde y presupone un punto de inflexión para un proyecto que maduró sin perder su esencia. Y que vuelve a ver el horizonte con nitidez.

Esta noche (a las 22 en el Galpón 11 de Cabral y el río), el Coela llevará al vivo el intenso trabajo de estudio logrado bajo la producción de Dani Pérez, clave en este renacimiento del proyecto que hoy conforman Andrés Abramowski (voz, guitarras, mandolina), Federico "Huevo" Alabern (guitarras, voz), Luciano Degaetano (armónica, peine, tin whistle, voz), Lisandro Sague (bajo), Nahuel Marquet (acordeón), Maximiliano Natalutti (violín, mandolina), Patricio Sabetta (batería) y José Ianniello (guitarras, teclados), a quienes Pérez se sumará como músico invitado.

Viejo conocido del grupo, el también cantante de Los Sucesores de la Bestia fue el responsable de marcar el terreno en Por el borde. "El Coelacanto no es una banda donde haya un liderazgo marcado que oriente las canciones --explica Lisandro Sague--. Cuando decidimos llamar a Dani fue en un momento en que estábamos cocinando las canciones. Veníamos componiendo y llegamos a tener como 30 temas. Había material como para irnos hacia algunos géneros que habíamos abordado en otros discos. En el disco anterior, Bailen giles, cualquier género entraba. Pero en este caso, había tantos temas direccionados para un lado que sentíamos que otros no encajaban. Y Dani propuso entonces abordar una parte del Coelacanto que a él le gustaba mucho, la parte más rockera, la parte de canciones. Hizo una lectura de los temas que teníamos y nos devolvió una idea de disco que por ahí todavía no teníamos".

"Dani, además de saber mucho sobre cuestiones de sonido, es un gran artista --remarca Abramowski--. Sabe manejar mucho el ambiente de trabajo, la energía. Y parte de la amistad, al momento de trabajar, pasaba por decirnos qué es lo que quería que hiciéramos. Siempre de buena manera: tiene una forma de manejar la autoridad que es inapelable, sin ponerse en dictador. Este es un disco que trabajamos juntos en la sala pero que se concluyó en el estudio. Tuvimos la disponibilidad y pudimos grabar mucho material, pusimos muchas ideas. Creo que eso está en el resultado, el disco tiene mucha música, todo el tiempo está diciendo algo nuevo musicalmente".

- Siempre hubo muchas músicas en el Coelacanto, probablemente en Por el borde aparecen de manera más sutil, están ahí para ser descubiertas con las sucesivas escuchas.

- A.A.: Sí, a simple oída tira algo más homogéneo, más sencillo. Pero cuando lo empezás a escuchar empiezan a aparecer otras cosas. Las cuestiones que tienen más que ver con la esencia del Coela las veo en la estructura de las canciones, que van sumando momentos. Soy de los que adoran la parte C, y a Huevo también le gustan esas partes que aparecen para cambiar todo y después desaparecen. Estas canciones lo tienen y están bien desarrolladas.

- Mencionás a Huevo Alabern y, exceptuando quizás las letras donde sí aparecen rasgos más personales, las canciones de uno y otro van en una misma sintonía.

- A.A.: En nuestro modo de componer intervenimos mucho en las músicas del otro. De alguna manera hay cosas que hacen que termines componiendo parecido. En las letras, en cambio, de un tiempo a esta parte empecé a respetar a rajatabla sus letras, porque al principio un poco las cambiaba.

- L.S.: En relación a las letras tal vez antes el Coelacanto tenía una función más de cronista. En los discos de los 90 los temas remitían a determinadas cosas que, aunque se demorara la edición, seguían siendo una novedad. Pero cuando sacamos Bailen giles la coyuntura de las letras había cambiado tanto que sonaba raro al momento de su salida. En este nuevo disco hay una poética en algunas letras que no responde a lo inmediato.

- A.A.: Lo que pasa es que cuando uno escribe sobre lo personal, llega a lo universal. Si escribís sobre lo que te pasa, podés estar hablando de vos o de cualquiera. Eso también lo llevás a las cosas que pasan siempre, más allá de las coyunturas, y tenés un disco con canciones que pueden perdurar más. Por ejemplo, en "Oficina divertida", de Bailen giles, yo podría suscribir lo que escribí en ese momento, pero el contexto político cambió, al punto que hoy podría escuchar esa canción como un manifiesto de antipolítica, y no es lo que yo opino: yo soy anti antipolítica. Esa es una de las razones por las que no canto más esa canción. En este disco, en cambio, hay cosas que refieren a la política pero las sé yo y nadie más (risas). Las definiciones políticas que logré en este disco, pensando de esta manera, son las que más me gustan.

- Si antes la ironía tenía mucha presencia en las letras del grupo, ahora aparecen más giros hacia la autocrítica, hacia el sarcasmo. Son, en general, más sombrías.

- A.A.: Sí. Incluso hay letras que fueron escritas en pleno desencanto de la actividad rockera, como "A robar" ("Un estribo tengo que encontrar, frases hechas de materia fácil de escuchar, melodías obsesivas para encañonar a la masa necesitada"). Una canción con la que todavía suscribo, pero que no volvería a escribir de esa manera. Lo que digo en "A robar" y en "Decantación" es más o menos lo mismo, pero en "Decantación" me generó mucho más sentido de realización, me gusta decir las cosas de esa manera, no me gusta cuando me expreso como un iluminado, de alguien que viene a decir la verdad. Eso lo detesto de mí, pero hay que admitir que uno a veces tiene cosas que detesta de uno mismo. Y en la búsqueda artística que uno tiene, estoy más contento con letras que no son tan pretenciosas, que estoy entendiendo mejor ahora.

- Pensando en "A robar", y lo que esa canción dice, el Coelacanto bien podría haber acudido a fórmulas y recursos sabiendo que podrían darles buenos resultados. Sin embargo, una de las razones por las que Por el borde sorprende es justamente porque no aparecen esas fórmulas.

- A.A.: Sí, creo que era algo que estábamos necesitando. Algo que nos renovara interiormente. Está eso que dice Lisandro de las letras, donde cubrimos un déficit histórico. De hecho, el primer tema que grabamos, para nuestro primer demo, fue "El blues del Austral". De pronto, cuando murió el Austral no lo tocamos más. Realmente este es un disco donde ese déficit no está, donde sabemos que vamos a poder cantar siempre las canciones.

- L.S.: Creo que este disco es una reivindicación de una banda que en estos 23 años pasó por distintos momentos. Distintos momentos en la escena rosarina, distintos momentos internos, con hijos en el medio, gente que se fue. Creo que no hubiéramos podido hacer un disco más con la fórmula de meter un tema bailable, un tema punk... Y más allá de que ahora vamos a presentarlo y vamos a ir por más, este disco es como ponerle un moño a la banda, como reivindicar algo de que la banda está más allá de sus integrantes. La alegría de poder presentar el disco es ésa, pasaron 23 años, hicimos cosas que por ahí no fueron registradas pero que fueron muy importantes, los momentos de shows acústicos, los recitales con gaitas, homenajear a Spinetta. Ahora queremos salir a defender una idea sobre el Coelacanto. Para mí es como una dignificación de la banda, que se merecía este disco. Porque incluso hay pedacitos de las canciones donde uno puede ver al Coelacanto del año 2000, al del 93. Por momentos incluso, como en "A robar", el acordeón aparece en el mismo registro que en Bailen giles. Aparecen todos esos elementos pero no nos estancamos, no fue más de lo mismo.

- A.A.: Crecimos para bien. Tomamos las cosas con otra dimensión de la seriedad. Están los focos mejor puestos y en éso el laburo de Dani también fue fundamental.

Compartir: 

Twitter
 

El Regreso del Coelacanto con su actual formación de octeto
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.