CULTURA / ESPECTáCULOS › LLEGA "LA MUERTE Y LA DONCELLA" CON LA DIRECCIóN DE JAVIER MARGULIS

La memoria del dolor y la tortura

El célebre texto de Ariel Dorfman cuenta el espanto que vive una ex detenida política al escuchar, años después, la voz de su torturador en su propia casa. El exquisito texto simboliza las heridas abiertas en América Latina y la búsqueda incesante de justicia.

 Por Julio Cejas

En una nueva presentación del Ciclo "El Cervantes en Gira", los días 21 y 22 de marzo llegará al Teatro La Comedia Mitre y cortada Ricardone) la perturbadora obra del prestigioso Ariel Dorfman: "La muerte y la doncella", dirigida por Javier Margulis, con las actuaciones de Marcela Ferradás, Horacio Peña y Carlos Santamaría. "La Muerte y la Doncella" que recibió varios premios internacionales, consagrándose en Broadway, en la década del '90 y alcanzando repercusión con el film dirigido por Roman Polanski, se podrá ver el sábado 21 a las 21 y el domingo 22 a las 20. Paulina Salas, víctima de la tortura de la dictadura de turno, se encontrará nada menos que con el doctor Roberto Miranda, uno de sus torturadores que llega imprevistamente a su casa acompañado por el esposo de la víctima el abogado Gerardo Escobar.

La puesta en escena de Javier Margulis contó con el aporte músical de Adrián Odriozola, la iluminación de Marco Pastorino, el vestuario y la escenografía de Daniela Taiana y la asistencia de dirección de Marcelo Mendez. La producción del TNC estuvo a cargo de Yamila Rabinovich.

A la hora de justificar esta nueva puesta en escena del reconocido texto de Dorfman, Margulis rescata la vigencia de un planteo que tiene que ver para él fundamentalmente con el tema de la memoria. "Creo que esta obra habla de nuestra historia y parece que habrá que recordarlo e insistir recordándolo, sobre todo cuando hay quienes aun piensan que no hay que remover el pasado, que proponen el olvido como forma de reconciliación", dijo en entrevista exclusiva con Rosario/12, el reconocido director teatral porteño, actualmente coordinador y programador de el área Teatro del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti.

El público rosarino recuerda otro de sus exitosos trabajos como "Bastarda sin nombre" de Cristina Escofet, dirigiendo a Roxana Randon, que pudo verse hace dos años en la sala Empleados de Comercio. "En esta puesta, el acento está precisamente en que mientras no se reconozca el genocidio y no se pida perdón por las atrocidades cometidas, la herida seguirá abierta. Los juicios a los genocidas son sólo una parte de la reparación, las cicatrices seguirán señalando el daño", explicó este notable creador.

Por su parte el prestigioso actor Horacio Peña que encarna nada menos que al médico Roberto Miranda, sospechoso de haber torturado a Paulina, plantea los riesgos que implica la construcción de un personaje tan ambiguo. "Dadas las características del personaje y de acuerdo con el director, se trata de no representar al `malo' de la película. No puedo soslayar el hecho terrible de que los represores siguen convencidos de haber hecho un bien a la Patria, es decir que independientemente de la conciencia que tenían de estar haciendo algo aberrante, lo justificaban con la idea de que cualquier cosa es válida si uno defiende ciertos valores", explicó Peña a este diario.

Para el destacado actor de "El crítico", protagonista de innumerables propuestas teatrales, cinematográficas y televisivas; resulta muy emocionante "un viaje por la maldad" o por caminos que ciertamente él no hubiera emprendido por propia elección: "Se me plantea aquí, un dilema: cuando decimos que los genocidas son monstruos, los colocamos en un plano a humano y lo terrible de la situación es que son humanos, personas como nosotros con una convicción perversa de la sociedad y de los otros", aseguró Peña.

La dúctil Marcela Ferradás ("Rincón de luz" y "Son amores", en TV, "Las primas o la voz de Yuna", "Historias de malamor", "Galileo Galilei", en teatro) rescata en "La muerte y la doncella" la vigencia y potencia del texto del destacado dramaturgo chileno.

"Creo que el de Dorfman es uno de los textos mejor escritos hasta la actualidad en relación con las tristemente célebres dictaduras latinoamericanas. En relación con la realidad de los sobrevivientes de los campos de concentración, en relación con la manera en que cada uno de esos países abordó o no el tema de los derechos humanos, pensar, por otra parte, que en nuestro país son política de Estado, me enorgullece", dijo la actriz que le pone el cuerpo a Paulina, un ser estremecido al escuchar en su propia casa la voz de quien la torturara años atrás.

Por su parte Margulis destacó además la labor del cuerpo técnico que pudo adaptar esta propuesta para poder mostrarla en los diferentes espacios escénicos por la que circuló en esta extensa gira. "La obra me pareció magistralmente escrita, me interesó especialmente la manera en que cada escena pide urgente una respuesta en la escena siguiente y así el desarrollo hasta el sorprendente final, el desafío mayor descontando el aspecto actoral, era resolver el tema espacial porque la acción ocurre en diferentes sitios y tanto el escenario de la sala del Cervantes como la propuesta de llevarlo de gira requerían de una solución simple, Daniela Taiana en la escenografía y Marco Pastorino con la luz ayudaron muchísimo", señaló el director.

-En el texto de Dorfman se plantea en algún momento la posibilidad de "justicia por mano propia", perspectiva que en la obra queda descartada. ¿Consideras que podría aplicarse a épocas como las actuales donde muchos aprueban "los linchamientos"?

-Queda expresamente claro en el espectáculo que esa no es una alternativa. Hay una diferencia entre los torturadores asesinos y sus víctimas: Estas últimas serían incapaces de actuar como ellos, hay una ética que los humaniza al hacerlos incapaces de actuar salvajemente dijo Margulis, quien aclaró que no se puede confiar sólo en esa ética personal, desamparada de la justicia. "Recordemos las consecuencias de los años de proscripción e injusticia, no para justificarlos pero si para comprender a que conducen una ley y una justicia parcial", dijo el director.

Compartir: 

Twitter
 

Horacio Peña, Marcela Ferradás y Carlos Santamaría, el elenco de esta obra comprometida.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.