CIUDAD › JUAN MONTEVERDE, PRIMER CANDIDATO A CONCEJAL DE ROSARIO DEL PARTIDO CIUDAD FUTURA.

"Vamos más allá de esta elección"

Ligado al Movimiento Giros, el Partido Ciudad Futura encara su segundo ensayo en la política formal, tras haber quedado al borde del Concejo en las elecciones pasadas. "Este proyecto viene de la izquierda, pero acá confluye lo mejor de muchas tradiciones políticas".

 Por Pablo Fornero

"Movimiento", es una de las palabras que más menciona Juan Monteverde, precandidato a concejal del Frente Ciudad Futura, en la entrevista con Rosario/12. Quien sacara más de 18 mil votos en las legislativas de 2013 habló de "proyectos colectivos" y defendió a la política como espacio de "construcción desde el territorio", ahí donde a los pibes de Rosario les faltan alternativas para convertirse en soldaditos. Monteverde dijo que "hay una desaparición total" de los estados provincial y municipal en la periferia de la ciudad y reconoció que un acuerdo con el periodista Carlos Del Frade hubiera sido un aporte, pero "una cosa es cuando los miembros individuales están en función de los proyectos colectivos y otra cosa es cuando los proyectos colectivos están en función de los miembros individuales".

-Hicieron una muy buena elección en 2013, ¿qué analizaron para que este año se cumpla el objetivo de ingresar al Concejo?

-Mucho en términos organizativos, entender un terreno nuevo que quizás no es favorable para nuestro tipo de construcción, entonces es todo un aprender, quizás algunas prácticas que uno tiene como movimiento las tiene que ir modificando, pero creo que le terminamos de encontrar la vuelta con esta idea de seguir sacando iniciativas como partido político. Nosotros, como movimiento, nuestro eje principal tenía que ver no solo con denunciar o pelear por determinadas cosas, sino también por construir esa ciudad que queremos para mañana. Eso lo hacemos en términos prefigurativos, cuando criticamos el sistema educativo formal, que muchas veces termina expulsando de las escuelas a los pibes de la periferia, creamos escuelas en los barrios que están funcionando. Esas ideas de prefiguración lo que logramos es llevarlas al ámbito del partido político, esto de la Ley de Víctimas que presentamos el año pasado, que vamos a seguir mirando para que se convierta en ley, y la Misión Antiinflación, que hoy hay 600 hogares que cambiaron su hábito de consumo ahorrando hasta un 40 por ciento en la compra mensual. Creo que eso fue una manera de demostrar que no aparecemos cada dos o cuatro años para elecciones.

-Hace pocos días se conoció que el 93 por ciento de los homicidios en la ciudad se producen de la periferia, donde ustedes realizan un trabajo muy fuerte, ¿cuál es la radiografía que hacen de la situación en los barrios de Rosario?

-La situación año a año se va complejizando. No es lo mismo lo que pasa hoy en los barrios de la ciudad a lo que pasaba hace diez años, y si bien la situación es crítica también es importante decir que no está todo perdido, porque también hay una visión de decir que no se puede hacer nada en los barrios de la periferia. De hecho, que en la Ética, la escuela de Nuevo Alberdi, uno de los barrios en teoría más complicados, haya cien jóvenes que se hayan inscripto este año para terminar la secundaria es una muestra de que en los barrios no todo es muerte, narcotráfico. Hay un esquema perverso de distribución de drogas que hace que los pibes de los barrios maten y mueran por droga, que terminan utilizando otros sectores sociales. Ese es el problema, no la violencia de los barrios. Los que matan y se mueren son los pibes de los barrios. Revertir esta situación no lo hacemos desde la denuncia y todos los días contando los muertos, eso se cambia con medidas y proyectos concretos. Nosotros tenemos un montón de casos de pibes que quizás eran soldaditos y ven en la escuela que nosotros tenemos, la escuela ETICA; una oportunidad de hacer una cosa diferente. La Ley de Víctimas tiene que ver con eso, cómo el Estado tiene que reconocer lo que está pasando y darle un status a la víctima, que no sea simplemente el que tiene hoy, que en el peor momento de su vida, en el asesinato de un miembro de su familia, tiene que salir también a pedir justicia. El Edu Trasante, que es parte de la lista, decía que el único derecho de las víctimas era hacer un cartel con la foto de un familiar y exigir justicia. La idea es que eso no pase y que los muertos, para nosotros, valen todos lo mismo.

-El socialismo fue reconocido hace muchos años por su labor política en los barrios, ¿ahora desapareció totalmente ese trabajo?

-Hoy el Municipio hace muchos años, y fundamentalmente desde la gestión de (Miguel) Lifschitz para acá, hay una desaparición total del Estado municipal y provincial de la faz social. Y después lo que aparece más es la cara de la policía, en realidad no desaparece sino que aparece con su peor cara, que es la cuestión de la policía y el problema del narcotráfico. El Estado desapareció y además hoy desconoce absolutamente la realidad de los territorios. Por eso es imposible que desde estas fuerzas políticas pueda aparecer una alternativa a la situación, porque la desconocen.

-Hay una creencia generalizada de que cuando un dirigente se acerca a un familiar de víctima se busca una utilización política, pero ustedes sumaron en la lista a dos familiares de los chicos fallecidos en el triple crimen de Villa Moreno (Lita Gómez, madre del Mono Suarez, ocupa el cuarto puesto y Trasante, padre de Jeremías Trasante, el quinto), ¿cómo se generó ese lazo de confianza?

-Muchas veces termina siendo así, de hecho uno hoy ve la campaña de la mayoría de los candidatos y todos van a sacarse una foto con algún familiar de víctima. Hoy tenemos a familiares del triple crimen en la lista, pero no porque les fuimos a proponer dos días antes del cierre de lista, sino porque son parte de esta lucha. Eran nuestros compañeros, del Movimiento 26 de Junio, con quienes fundamos el Frente Ciudad Futura y acompañamos durante todos estos años la lucha por justicia. No es aparecer cada dos o cuatro años, otra cosa es construir política permanentemente. Que el Edu Trasante o La Lita formen parte de la lista tiene que ver solidificar eso, mostrar que no es una utilización, sino que son parte de este proyecto político desde antes. Este es un proyecto que tiene una apertura que tiene que ver con el hacer y con el territorio. El Edu es un pastor evangelista cuando muchos de nosotros somos absolutamente ateos, eso sería un lío en cualquier proyecto político. Ahora, no es cualquier pastor, es Eduardo Trasante, que vivió codo a codo con nosotros la lucha durante todos estos años. O sea, hay una diferencia con el resto de los proyectos, una cosa es sentarse en una mesa cuatro dirigentes a hablar de política y otra cosa es conocer realmente el territorio y dar la pelea junto a los compañeros. Ahí cambia cien por cien la política. Me parece que hay mucho simulacro y palabra vacía hoy en día, al igual que los partidos de derecha. No hay demasiadas diferencias entre algún rejunte de los partidos mayoritarios a otro con menos poder, lo único que los une son determinadas candidaturas.

-¿Hubiera aportado algo más Del Frade al Frente Ciudad Futura?

-Creo que sí, el problema es que una cosa es cuando los miembros individuales están en función de los proyectos colectivos y otra cosa es cuando los proyectos colectivos están en función de los miembros individuales. El fracaso estrepitoso de eso es Proyecto Sur, yo quiero que algún día alguien de toda esa gente haga una autocrítica de cómo dejó un tendal de militantes desilusionados por construir detrás de una figura. Porque ahí se va la coherencia a la mierda, en cambio cuando hay proyectos colectivos es mucho más difícil. Tiene que ver con el hacer, nosotros demostramos que siempre hicimos lo mismo, que no cambiamos de acuerdo a la coyuntura. Apuntamos al camino de la coherencia política, que a veces es mucho más lento que otros caminos, pero nos parece que deja cosas a largo plazo. Este proyecto llegó para quedarse y no depende del resultado de una elección. Esa es una diferencia grande. Hoy soy yo el nombre, pero mañana va a ser otro. El Frente Ciudad Futura es un proyecto que viene de la izquierda, pero es más que la izquierda, acá confluye lo mejor de muchas tradiciones políticas, es un sector que además no es gorila. Las otras izquierdas son absolutamente antiperonistas, por más que lo quieran disfrazar. Hay algunos que hacen negocio de la derrota, les sienta cómodo que la izquierda pierda siempre, porque tienen su lugar, viven un poco de esa marginalidad. Nosotros tenemos que ganar porque tenemos que transformar la vida de un montón de gente que está esperando una alternativa real, no podemos especular- concluyó.

Compartir: 

Twitter
 

Para Monteverde "hay una desaparición total del Estado municipal y provincial de la faz social en los barrios".
Imagen: Andrés Macera
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.