CULTURA / ESPECTáCULOS › FUERZA BRUTA REGRESARá A ROSARIO CON UN NUEVO FORMATO DE SU WAYRA TOUR

Escenas que exaltan la pulsión vital

La imponente compañía traerá su show
performático en una puesta que buscará
lograr mayor proximidad con el público.

 Por Edgardo Pérez Castillo

"En este momento necesitamos mucho poder alegrarnos, energizarnos y compartir buenos momentos", reflexiona Fabio D'Aquila, coordinador general de Fuerza Bruta, la imponente compañía que, después de cuatro años, regresará a Rosario con una nueva versión de Wayra Tour. Porque si bien será nuevamente Metropolitano el multiespacio que aloje a las impactantes escenas del grupo, esta vez la puesta albergará a un máximo de 800 personas, fortaleciendo así la cercanía con los espectadores.

Programadas para esta noche y mañana (a las 21 y 23), el domingo (18.30 y 20.30), martes y miércoles (a las 20), las funciones del Wayra Tour incluirán números ya conocidos por el público rosarino. Una situación que, según asegura D'Aquila, lejos está de restarle eficacia a una obra celebratoria, visualmente potente y emocionalmente rica. "No nos sentimos cómodos con el formato de trabajo teatral. Las obras tienen un formato muy estructurado, donde se presenta la obra durante un tiempo, se cierra y se monta otra obra, son compartimentos estancos, no se conectan una y otra obra. Por una cuestión filosófica, interna del grupo, sentimos mayor afinidad con el formato de trabajo de una banda de música, que hace sus discos y, cuando se presentan en vivo, tocan temas viejos junto a otros que todavía no han editado, es un formato más libre. Nuestras escenas son como canciones, entonces para cada gira que hacemos armarmos una lista de escenas. Eso nos fue nutriendo, manteniéndonos vivos, despiertos, con ganas de seguir haciendo cosas", apunta.

En ese marco, las escenas seleccionadas para este retorno a la ciudad se readaptarán a una escala más íntima. "En 2012 armamos un set para más de tres mil personas por función, pero ahora vamos con un espacio más reducido --detalla el coordinador general--. Nos gusta más este formato. Es como cuando vas a ver a una banda a un estadio y después tenés la oportunidad de verla en un teatro, donde la sentís más cercana. El extremo de las puestas es el show que tenemos actualmente en el Centro Cultural Recoleta y en Nueva York, con puestas para nada más que 500 personas. Es una experiencia más directa, para la que tenemos que adaptar la maquinaria. De hecho, para cada puesta hay una adaptación de los dispositivos".

La reducción espacial, sin embargo, no afecta a una cualidad esencial de las puestas del grupo, ésas en las que el público puede trasladarse libremente y, de ese modo, elegir ya no sólo el punto de vista desde el cual vivenciar la experiencia, sino además determinar su grado de participación en la puesta. "El público tiene esas posibilidades de terminar viviendo la obra que quiere vivir. Si bien obviamente el espectáculo tiene una línea, todo lo que va a pasar en ese transcurso de la obra no sabemos lo que será. Buscamos esa incógnita, tratamos de transmitirles ese espíritu a nuestros actores, que sepan que van a tener que caminar por una línea que conocen, pero no saben qué van a sentir o vivir en ese recorrido. Sentimos que eso lo hace más fresco, más directo, tiene esa espontaneidad del momento, que resulta muy efectivo al momento de interactuar con el público", admite D'Aquila, miembro fundador del grupo.

Y agrega: "Siempre la idea es compartir, contagiar, provocar a la gente a que venga a sumarse, a pasarla bien, a divertirse y entrenerse con nosotros. Más allá de que Fuerza Bruta sea una obra que puedas relatar, tratamos que sea una experiencia sensorial, que te pasen cosas cuando estás ahí, que no planees qué te va a pasar. Vas a pasar el momento y punto".

Así como en el repertorio de 2012 la metáfora sobre el transcurrir de la vida (desde la gestación hasta la muerte) se desarrollaba mediante una pulsión vital que invitaba a reflexionar sobre el preciado valor del presente, en esta nueva versión se sigue corriendo por esos carriles: "De alguna forma el resultado final es ése, la pulsión a disfrutar el momento, no tener que interpretar y reinterpretar cientos de veces qué te está pasando, sino dejar que pase y disfrutarlo. Esa es nuestra premisa. Después hay un montón de lecturas, de situaciones, pero la premisa es tratar de vivir y disfrutar el momento".

Compartir: 

Twitter
 

Uno de los dispositivos acuáticos incluidos en el Wayra Tour, en contacto con el público.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.