CIUDAD › PREVENTIVA HASTA SEPTIEMBRE PARA LA BANDA DE LOS CERRAJEROS

Entraderas "profesionales"

Las fiscales detallaron el grado de violencia que los delincuentes ejercían con sus víctimas. Dos fueron imputados como jefes de la asociación ilícita para robar, y el resto como integrantes. Están acusados de más de 40 delitos.

 Por Lorena Panzerini

La banda de Los Cerrajeros fue imputada ayer por conformar una asociación ilícita para cometer delitos contra la propiedad, y sus seis integrantes quedaron en prisión preventiva. Dos de los acusados fueron imputados como jefes: Claudio Cereijo y Juan Alberto Vallejos organizaban las entraderas desde Rosario, el primero; y Buenos Aires, el segundo. Al resto se lo sindicó como miembros, con diferentes roles; pero aún quedan dos prófugos. En la audiencia oral, las fiscales Georgina Pairola y Viviana O'Connell dieron detalles de la violencia que ejercían con las víctimas: en muchas de las viviendas preguntaban dónde guardaban la plancha, la enchufaban y la usaban como elemento de tortura para que les dijeran dónde guardaban dinero o joyas. "Dos de las víctimas resultaron seriamente lesionadas con quemaduras", dijo Pairola. La pena en expectativa para los imputados "supera la máxima, por la cantidad de hechos (más de 40)". Es decir que podrían ser condenados a prisión perpetua. En otra audiencia se les imputarán los robos y portación de armas.

Los acusados fueron detenidos el domingo pasado en un megaoperativo que fue corolario de una investigación de más de un año. En la audiencia de ayer, las fiscales indicaron cómo dieron con la banda: en diferentes turnos los investigadores notaron que se cometía una seguidilla de entraderas en una semana y que luego pasaba tiempo hasta que se daba otra ola de delitos de este tipo, con el mismo modus operandi: entre dos y cuatro personas ingresaban a viviendas que tenían el mismo sistema de cerradura, en horarios en los que las familias se encontraban reunidas (desayuno, almuerzo, cena), vestidos de manera similar y a cara descubierta. Solo pedían efectivo, joyas y demás elementos de valor que entraran en sus mochilas. Si las víctimas les ofrecían llevarse un televisor se sentían insultados. "No somos rateros, sino profesionales", respondieron en una oportunidad.

Este año, uno de los teléfonos robados fue detectado con otro chip en Buenos Aires y la Fiscalía ordenó su intervención, así comenzó la conexión de la banda con su pata local. En las escuchas se detectó que los miembros del clan usaban mensajes relacionados con el fútbol o el arreglo de zapatos (los Cereijo tenían una fábrica de calzados). "¿Ya está la casita?", se puede escuchar en una de las comunicaciones.

Para concretar los robos, entre dos y cuatro miembros de la banda llegaban desde Buenos Aires y se hospedaban en viviendas de alquiler temporario de las que incluso hay contratos secuestrados por la Fiscalía.

Los imputados entraban en acción una vez que Pablo Saavedra (uno de los integrantes de la pata bonaerense de la banda) pasaba una especie de tarjeta de plástico verde, de fabricación casera, por la cerradura de las puertas sin vuelta de llave. Se trata de las puertas que no tienen picaporte del lado de afuera, sino una bola o barra, y que solo pueden abrirse con llave. Con esa técnica los agresores entraban a las casas, se les presentaban a las víctimas y comenzaban a distribuirse por toda la casa, bajo las órdenes de Vallejos --uno de los sindicados jefes--. En tanto, a Cereijo se lo acusa de comandar la logística de la selección de zonas para cometer los atracos.

En todos los casos, al menos dos de los imputados quedaban del lado de afuera, en vehículos. Ese rol era básicamente de los más jóvenes de la banda: Nicolás Cereijo y Nicolás Heredia, quien era menor de edad cuando comenzó a participar (por lo que su caso también está a cargo de la Justicia de Menores).

Ayer, la jueza Hebe Marcogliese ordenó que Eugenio Salas, Claudio Cereijo, Nicolás Cereijo, Juan Alberto Vallejos y Pablo Saavedra permanezcan en prisión preventiva hasta la audiencia del 2 de septiembre. Heredia estará en esa situación hasta mediados de agosto, debido a que su causa también está en la Justicia de Menores. En ese tiempo, las fiscales deberán reunir nuevos elementos de prueba para llevarlos a juicio.

Compartir: 

Twitter
 

El fin de semana fueron detenidos los integrantes de la banda, aunque hay dos prófugos.
Imagen: Sebastián Granata
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.