CULTURA / ESPECTáCULOS › PLASTICA. MUESTRA COLECTIVA NATURALEZA ARTIFICIAL, EN EL ECU

Visiones del paraíso terrestre

Las artistas rosarinas Marcela Cattaneo, Marisa Gallo, Marina Gryciuk y Mabel Temporelli presentan trabajos que, a partir de distintas técnicas, entran en juego con el mobiliario y la historia del antiguo edificio del Banco Nación.

 Por Beatriz Vignoli

Hasta el 1 de octubre, el fondo de la planta baja del antiguo edificio del Banco Nación (San Martín 750), se encuentra invadido por presencias híbridas que invitan a contemplar espacios prístinos. En un lugar donde se articulaban la economía capitalista y el Estado, se entreabren pliegues que ayudan a pensar que "otro mundo es posible".

Un nido de boyero tejido con técnicas ancestrales a partir de desechos textiles cuelga junto al reloj; óvalos iluminados por la luz solar de tarde simulan abrir portales a sitios paradisíacos, como mimetizados con las caprichosas vetas del mármol. A la izquierda, la simetría del mármol que reviste las paredes es emulada por unos dípticos exuberantes que convidan a sentarse bajo el árbol de Bodhi.

En otra sala, se narran experiencias inefables a través de efectos especiales. El edificio alberga actualmente al ECU, el Espacio Cultural Universitario de la UNR. Allí, entre otras exposiciones, se destaca N Artificial (Naturaleza Artificial) de cuatro artistas rosarinas. Marcela Cattaneo y Marisa Gallo, egresadas y docentes de la Universidad Nacional de Rosario que venían trabajando por separado con una poética similar, presentan sendas instalaciones gráficas. Ellas convocaron a Marina Gryciuk, que aportó un objeto textil de rústica belleza, y a Mabel Temporelli, que colgó fotografías intervenidas.

Marcela Cattaneo (http://marcelacattaneo.com) y Marisa Gallo (www.marisagallo.com) coinciden en que "la naturaleza ya no existe como tal". En la primera década y media de este siglo formaron con otras artistas el grupo La Tormenta, que en el 2000 creó el Festival de barriletes y en 2003 lanzó al cielo una Tormenta de Pájaros y al ciberespacio un manifiesto (hay copia en el sitio web de Cattaneo).

Talleres y barrileteadas quedaron registrados en la bitácora http://artevolante-volar.blogspot.com.ar, dando forma además en la obra de Cattaneo a un sentido matemático de la forma, pensada para volar, lo que implica un cálculo de peso mínimo y máxima resistencia. Sectores de fotografías sacadas por ella misma con el celular en una escapada al Parque Provincial Salto Encantado fueron estampados por la artista en poliamida con la técnica de sublimación (80 a 100 por ciento de transparencia) y montados en estructuras ovales de fibra de vidrio. "Arriba tienen dibujo, lápiz, fibra, Liquid paper, acuarela, de todo. Los portales son como agujeros por donde se puede pasar a otro lugar", contó la ex Rozarte.

Gallo también reelaboró fotografías tomadas en un viaje, en este caso al sudeste asiático, por un par de meses. Allí registró en contrapicado el frondoso árbol de Bodhi, el árbol sagrado de la pagoda Shwedagon en Myanmar (Birmania) bajo el cual, según la tradición budista, Buda obtuvo la iluminación. El árbol, al igual que las otras escenas vegetales de la sala ("paisajes mágicos", los define Gallo), se despliega en un bello díptico de detalles veristas y colores fantásticos, mezclando documentalismo y ensueño. Al pie se extiende un tatami, versión impresa en telas de tapicería de la clásica esterilla japonesa de la ceremonia del té. Aliviando el frío de los primeros días de la muestra, se encendían dos caloventores. "Quise crear un invernadero, un lugar para descansar", relató la artista a Rosario/12.

"Dejé de hacer arte manifiestamente político", cuenta Mabel Temporelli (http://mabeltemporelli.blogspot.com.ar). Sus nuevos Registros en evolución simbolizan una invisible "energía rosa" de amor y paz. "Vivimos años más tranquilos, lo que nos permitió hacer los duelos de lo vivido", dice esta artista, que en obras anteriores expresaba su memoria vivencial como ex detenida política en la cárcel de Villa Devoto y actualmente practica su propia "sanación desde el interior". Con la ayuda de los fotógrafos Popi Fournier y Pedro Angel Yapur, dio un giro impactante a su obra, construyendo escenas místicas donde posan sus amigos, con un trabajo de post producción que añade "espirales dialécticas". "Las manos son mías. Es un homenaje a las manos de mi padre constructor y mi madre modista", evoca Temporelli.

Marina Gryciuk (http://www.marinagryciuk.com) es artista plástica y diseñadora de modas. Propuso y coordina el Proyecto Qomi, que recupera técnicas de cestería de la comunidad Qom/toba del Chaco (originalmente, en fibras naturales) reciclando materiales de desecho de la industria textil local. "En Rosario hay una comunidad migrante muy importante", cuenta. "Las mujeres me enseñaron esta técnica de cestería, que en el entorno urbano se resignifica. Ellas, que son recolectoras, recolectan los materiales; ellas tejen, hacen objetos utilitarios como canastas y posaplatos, y esto se vende. Esta obra, Hábitat, es mi pata artística de este proyecto. Se relaciona con el tejido que hacen los pajaritos, con el hábitat natural. Me gusta ese borde entre lo estético y el diseño. Yo me expreso como quiero".

Compartir: 

Twitter
 

Naturaleza artificial, instalación de Marisa Gallo a partir de una foto del árbol de Bodhi.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.