CULTURA / ESPECTáCULOS

Una buena historia de mujeres que también son madres arquetípicas

La comedia "Mamaniáticas" tiene su principal sustento en el
protagonismo de tres actrices que mixturan diferentes estilos
de actuación, capitalizados inteligentemente por la dirección.

 Por Julio Cejas

Una vez más el tema de la mujer en la mira del espectáculo, una vez más producido desde la mujer hacia un público ávido por estas propuestas.

Ahora llega manufacturado por "Rosarioteatro", un grupo teatral creado, compuesto y dirigido por mujeres que vienen abordando diferentes productos teatrales con una óptica muy particular. Para muestra alcanza citar títulos como "La Môme Piaf", "Un tango para mí", "Toda Violeta Parra" y "La vida en pentagrama", donde se puede rastrear esta mirada femenina que no excluye en ningún momento al hombre como co-protagonista y receptor directo de estas historias. En el caso de "Mamaniáticas", obra estrenada en mayo de este año y que retorna a la cartelera rosarina todos los viernes a las 21, en el Auditorio "Club Provincial" de 27 de Febrero y Ovidio Lagos, las madres ocupan el centro de la escena.

Escrita por la actriz y directora Mónica Toquero en colaboración con Mariela Feugeas; la obra intenta reflejar el mundo de tres madres que se encontrarán en una inoportuna reunión escolar donde tendrá lugar la confesión del mundo interior de cada una de ellas.

La autora fijó tres tipos bastante reconocidos de mujeres con las que el público se sentirá identificado o establecerá rápidamente todo tipo de paralelismos con personajes cotidianos.

Rosa es la dueña de una pollería y es la típica trabajadora de un negocio de barrio con un lenguaje frontal y con la simpleza que caracteriza a seres que suelen tener más profundidad que muchos de los que los subestiman. Mabel es la tradicional señora conservadora, con una buena posición económica y una figura impostada que la protege del mundo exterior. Marcela por su parte es la más contemporánea, una mujer joven, separada que ha decidido vivir sola y a la que le interesa su figura y detesta todo lo que esté cargado de mala onda.

El disparador de el encuentro entre estas atribuladas mujeres es la clave para desentrañar ciertas historias que las atraviesan y que irán apareciendo a lo largo del espectáculo.

No es casual que un llamado de la maestra de sus hijos para tratar el tema de la conducta de estos adolescentes, movilice las defensas de estas madres que no acusan responsabilidad alguna acerca de la educación de sus protegidos. Puestas en el incómodo lugar de la espera, las tres irán despojándose de sus escudos protectores hasta sincerarse y reconocer debilidades y frustraciones.

Tres mujeres-cebollas que irán arrancándose interminables capas que las separan hasta poder sentir que están vivas y que pueden respirar mejor sin tanto envoltorio cultural. Las tres recuperarán a partir de ese momento, instancias de sus vidas que han quedado suspendidas en medio de sus roles de madres o esposas.

Una comedia liviana que tiene su principal sustento en el protagonismo de tres actrices que mixturan diferentes estilos de actuación y formación, situación que es capitalizada inteligentemente por la dirección.

Gabriela Bertazzo en el rol de Rosa, la dueña de la pollería "Rosa de Lejos", combina momentos de alta comicidad con pinceladas de una ternura que conmueve.

Mariela Feugeas se carga en sus espaldas un personaje como Marcela, por momentos demasiado cargado de tics reconocibles y que crece en los momentos en que se muestra el otro lado de su máscara.

María Rosa Vazzano pone en Mabel toda una gama de recursos dramáticos que enriquecen y prolongan la contextura de su personaje que oscila entre lo cómico y lo patético.

Mónica Toquero, filtra su condición esencial de actriz en esta forma de dirigir a sus pares, tan atenta a su texto como al espacio de libertad generado para el despliegue de tres exquisitas comediantes.

Un espectáculo pensado y concebido para el regocijo de un espectador que agradece la forma en que se aborda un tema que conoce y el que ha sido bastardeado tantas veces por la televisión.

Compartir: 

Twitter
 

Tres mujeres?cebollas que irán arrancándose capas hasta poder sentir que están vivas. Un humor diferente al que se apoya en los golpes bajos y en ciertos clisés tan de la época.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.