CULTURA / ESPECTáCULOS

Un documental que da testimonio de lo que fue el caso Brandazza

El martes se preestrena en Plaza Cívica, "El paradigma Brandazza", película de Gustavo Postiglione. Es un caso testigo de lo que años después iba a ser todo el sistema represivo en Argentina. "Creo que esta realización plantea volver a la discusión sobre la militancia de los 70", dijo el realizador rosarino.

 Por Edgardo Pérez Castillo

En coincidencia con el 34º aniversario del secuestro del militante desaparecido Angel Brandazza, el próximo martes a las 20.30 tendrá lugar en la Plaza Cívica el pre-estreno de El paradigma Brandazza, realización en la que el director Gustavo Postiglione sostuvo un equilibrio entre la labor documental y la ficcionalización del contexto social y político de los años 60 y principios de los 70. Con un surgimiento en la investigación desarrollada por el periodista venadense Mauro Camilatto, el largometraje cuenta con la producción del Instituto Superior Dante Alighieri de Venado Tuerto (ciudad natal de Brandazza), con la participación de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Nacional de Rosario y el apoyo del Gobierno de la Provincia de Santa Fe.

En diálogo con Rosario/12, Postiglione narró su vinculación con un proyecto surgido hace ya algunos años y que, en sus primeras instancias, lo tenía como coordinador de las actividades desarrolladas desde el Centro de Producción de la UNR que él dirige. "El proyecto surge de Camilatto, que hizo una investigación periodística sobre el caso, que fue publicada en los medios, a partir de la cual surge la idea de hacer un documental o algo de esas características, para dar testimonio de lo que fue el caso Brandazza. Se gestó un convenio entre la carrera de Comunicación Social y el Instituto Dante Allighieri, utilizando al estudio de televisión de la UNR como ámbito de entrevista, y de alguna forma para que la carrera participara de esa tarea de investigación y producción. Después se fueron sumando graduados, docentes y alumnos para la primer etapa, la de realización de entrevistas, con la idea de hacer un documental en términos quizás más tradicionales", relató.

Sin embargo, el proyecto pronto "empezó a cobrar una envergadura un poco más grande", según el realizador, que profundizó: Pensamos que convendría hacer algo que no fuera un documental en términos tradicionales, porque de hecho el caso Brandazza es un caso testigo de lo que años después iba a ser todo el sistema represivo en Argentina, entonces había que darle otro volumen. Así se nos ocurrió incorporarle toda una ficción al caso".

"Pero esa ficción no tenía que ser una recreación de lo que se dice --remarcó Postiglione--. Salvo el secuestro en sí y ciertas cuestiones que son más conocidas como que Brandazza se escapó del baúl del auto en Oroño y Córdoba, fuera de eso todo lo que es la ficción no está referido directamente al caso. Es una ficción que, de alguna forma, da cuenta de lo que podría haber sido la discusión militante de los 60 y 70 y lo que sucedía en el contexto en que pasó lo de Brandazza. Es como que nos acercamos, desde la ficción, a Brandazza, pero sin acercarnos al caso puntual".

-No es una ficción ilustrativa.

-Es como complementaria. De alguna forma la ficción complementa todo el relato de los testimonios. Y lo que hace, me parece, entre testimonio y la ficción es dar una síntesis, una lectura de lo que significó con el transcurso del tiempo y tal vez de lo necesario de hablar de estos temas. Todavía falta un recorrido sobre lo que fue la militancia política en los 70, lo que fue la violencia y la represión en los 70, y lo que pasó con todo ese proceso de cambio que se insinuaba a principios de los 70 y que se derrumbó con la dictadura. Todas esas cuestiones están planteadas, o insinuadas, en esta realización, y la idea más que nada es que la película plantee una especie de punta para la discusión, en donde quizás hay planteos bastante duros, desde el lugar de tomar postura. Particularmente yo tomo una postura de lo que pasó en ese momento y no es una postura tímida. Creo que en ese momento quienes participaban y militaban políticamente tenían una idea de cambio y construcción totalmente distinta a la que, obviamente, se puede tener hoy por todo lo que pasó en el medio, pero muchas veces también se ha atacado a esa forma de construcción que tuvo la militancia de los 70 desde una supuesta crítica desde el hoy. Creo que esta realización plantea volver a ese punto de discusión, y me parece que es una de las cosas más interesantes que tiene.

-A partir del peso que fueron ganando tanto la parte documental como la ficción, ¿pensó en llevar adelante dos proyectos por separado?

- Mirá, si uno toma por ejemplo la investigación que hizo del caso Brandazza la comisión del Parlamento entre el 73 y el 74, todo ese periplo de los investigadores, de cómo llegó a Diputados, que metieron presos en su momento a los milicos y a los policías, que después obviamente quedaron en libertad, todo eso es un thriller político. Tiene todo lo que uno espera de un policial político, pero eso sería otra película distinta.

Entonces te diría que toda la reconstrucción que de alguna forma fuimos haciendo con los actores de este tema de las charlas y las discusiones políticas que se podían dar en los 60 y 70, también podría ser otra película aparte. Pero creo que esas otras películas, si se hicieran y me parece necesario que se hicieran, deberían tener un desarrollo mucho mayor en términos de producción, quizás también una nueva investigación.

Compartir: 

Twitter
 

Angel Brandazza, fue secuestrado-desaparecido, hace 34 años en la ciudad. "Tomo una postura de lo que pasó en ese momento y no es tímida", dijo el director.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.